El río Oxec: los tres sabios que buscan resolver una polémica

Oxec es el nombre del proyecto hidroeléctrico que tiene en vilo a la industria energética de Guatemala. El programa está actualmente suspendido por la Corte de Constitucionalidad, pese a que representaría la producción de 86 megavatios (MW) y en él se invirtieron 300 millones de dólares.

La polémica radica en si se hizo o no una consulta popular a las comunidades que lo rodean para autorizar los trabajos y si esta fue válida. El fallo definitivo de la Corte de Constitucionalidad (CC) es clave, pues sentará un precedente para toda la industria energética y las propuestas hidroeléctricas.

La mayoría de comunidades se encuentran a favor de la idea: de las once que están alrededor, ocho han mostrado su apoyo y tres se encuentran divididas.

Oxec es el proyecto hidroeléctrico que está sirviendo como el centro de discusión sobre este tipo de generación de energía, sobre todo por las consultas comunitarias que se deben realizar previo a que entren en funcionamiento.

Aunque el Convenio 169 fue ratificado por el país y con él se asumió la responsabilidad de realizar este tipo de consultas, el Estado de Guatemala no ha establecido el mecanismo correcto para llevarlo a cabo y con Oxec ese es el punto central.

Oxec I y II son dos proyectos hidroeléctricos que se encuentran sobre la región q'eqchi' de Santa María Cahabón y toman parte del cauce del río Oxec y Cahabón, previo a desembocar al río Polochic.

Vista 360º de la presa Oxec I:

Su nombre, Oxec, en q'eqchi' significa: "tres sabios que vinieron". Los pobladores, la empresa y los opositores esperan que el debate encuentre una solución jurídica adecuada, no solo para este proyecto en particular, sino para todas las hidroeléctricas del país, ya que esto sentará un precedente.

La empresa

La idea surgió hace más de cinco años cuando un grupo de inversores crearon la empresa Oxec S.A., filial del grupo Energy Resource Capital Corporation (ERCC), y realizaron los estudios para poder usar el río en su paso por el municipio de Santa María Cahabón.

Sin embargo, ese proyecto se mantiene en un punto muerto. En la entrada de Oxec, un cartel dice: “La operación de esta hidroeléctrica está suspendida”, con lo cual advierte la situación que atraviesa esta zona del río Cahabón.

La decisión temporal de la Corte de Constitucionalidad (CC) a los proyectos hidroeléctricos Oxec I y II, el pasado 17 febrero, dejó en paro la generación de energía, como respuesta a los que argumentan que no se realizó consulta comunitaria para autorizarlos.

Semanas después de su resolución, la CC avaló que se continúen los trabajos de aseguramiento, con el objetivo de que no se arruine la obra con el río y las lluvias, tal y como lo había solicitado la empresa propietaria para evitar mayores pérdidas durante la suspensión de la generación de la energía eléctrica. Solo por eso se observa personal y maquinaria trabajando del otro lado de la valla perimetral.

La situación se remonta al 2012, cuando la empresa, según asegura, realizó una consulta al entregar unas papeletas a las comunidades conforme les requería el Estudio de Impacto Ambiental (EIA). Sin embargo, Valeria Prado, directora de Sostenibilidad y Comunicación de la compañía, diferencia dos tipos de consulta: la que exige EIA y la que viene establecida en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Según Prado, Guatemala ratificó este acuerdo en los años 90, pero nunca ha existido una regulación y, por tanto, no existe una metodología para su ejecución. "Lejos de ser una consulta puntual a mano alzada con las comunidades afectadas, busca establecer un espacio de diálogo permanente entre el Estado, la empresa y las comunidades", señaló durante una entrevista en las oficinas de la empresa.

Para solventar este proceso, el Ministerio de Energía y Minas solicitó información a otros países para revisar cómo realizaban el proceso en naciones vecinas y así diseñar un método de siete fases apropiado para Guatemala y así lo hicieron durante el 2016.

Pero, ante la duda, la CC suspendió temporalmente las operaciones para evaluar este caso en particular que reviste de mucha importancia, ya que esto podría sentar una base para otros proyectos hidroeléctricos.

La suspensión en sí misma no significa que la CC haya dictaminado en contra de Oxec, sino que considera que el proceso merece el análisis jurídico, por lo que determina suspender los procesos a fin de que, en caso la parte interponente tenga la razón, no se siga infringiendo un daño en los derechos contenidos en la Constitución Política de la República de Guatemala.

No hay regulación de cómo se tiene que implementar la consulta
Valeria Prado
, directora de Sostenibilidad de ERCC.

Así son Oxec I y II

Desde las faldas de la sierra Santa Cruz, el río Oxec atraviesa la boscosa vegetación de Alta Verapaz en busca de alimentar al río Cahabón. Unos kilómetros antes de su desembocadura aparece el embalse de 350 mil metros cúbicos, el cual se encarga de regular el agua que más adelante se convertirá en energía.

El río atraviesa las montañas hasta llegar al embalse. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)
El río atraviesa las montañas hasta llegar al embalse. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)

En época húmeda, cuando el nivel del líquido rebalsa, este cae por un salto y continúa su curso natural. En época seca no es así, pero el caudal ecológico que establece la ley es el encargado de que al menos circule el mínimo de agua por el área.

Otra parte del afluente baja hasta el río Cahabón por un canal de 7 kilómetros construido dentro de la finca que adquirió la empresa.

El canal trasporta el agua siguiendo la topografía de la montaña hasta lo que se conoce como cámara de carga, una gran piscina que almacena el líquido antes de que caiga por la tubería de alta presión durante un salto de 110 metros en dirección a las turbinas que generan la electricidad.

En la sala de máquinas ahora se da mantenimiento para no perder los equipos, pero antes las turbinas generaban 25 MW entre las dos.

Esa energía se traslada a la subestación de elevación que alza la potencia de 13.8 kW a 69 kW y directamente se dirige hacia la subestación de Panzós. A su vez, se reparte en dos redes, una de El Estor y otra en Telemán. Finalmente el agua se devuelve al río Cahabón. 

Así ha sido la evolución del embalse de Oxec I.

En la segunda parte del proyecto, el río Cahabón alimenta al Polochic, pero antes de fundirse se encuentra Oxec II, aún en construcción.

Una de las diferencias con el primer proyecto es que las turbinas generarán electricidad con el salto de la presa y no se requerirá un canal como en el caso anterior.

El plan tenía que estar listo para 2017. A partir de esa fecha, empezaría a generar hasta 62 MW de energía que es la capacidad que tiene instalada.

Sin embargo, ahora se está viendo si los inversores conceden una prórroga hasta que se esclarezca la situación legal.

El proyecto Oxec III, que en algún momento sonó en las salas de reuniones, ahora casi es mejor ni mencionarlo. "Preferimos solucionar este problema primero", comentó Valeria Prado.

Y así ha sido la evolución del río Cahabón sobre Oxec II

Los pobladores

Una tensa calma invade el municipio de Santa María Cahabón, principalmente en las zonas cercanas al proyecto, donde ahora no han tenido problemas, pero recuerdan que en alguna ocasión los opositores se han acercado a manifestar frente a las puertas.

En total, son once comunidades las que se benefician económicamente de la actividad de las hidroeléctricas, no solo por la generación de empleo, sino porque han firmado convenios de pago que les benefician, los cuales van desde los 125 mil quetzales hasta los 150 mil quetzales. El 50 % de estos se otorgan en efectivo y el restante en proyectos, sumando 2 millones de quetzales al año.

De estos poblados, Las Tres Cruces, Sepoc y Salac se encuentran divididos y han mostrado alguna oposición. Hay quienes siguen los consejos del sindicalista del magisterio, Bernardo Caal, y del Colectivo Madre Selva.

Según los opositores, "los proyectos de Oxec son construidos sin el requisito indispensable para establecerse en un territorio indígena q'eqchí, sin la consulta", explicaron en marzo.

Entre sus reclamos, los inconformes señalan que el agua embalsada trastorna los ecosistemas originales del río y que el agua debajo de la represa se seca y pone en riesgo a todos los seres vivos de la zona.

Sin embargo, en las otras ocho comunidades que se muestran a favor, al ser consultados sobre la figura Bernardo Caal, oriundo de la región y que abandera los recursos legales contra Oxec, señalan que no lo reconocen como líder y que saben que desde hace algunos años no es habitante de la zona.

Caal es prófugo de la justicia luego de que se le girara una orden de captura por un caso especial de estafa, ya que se le acusa de cobrar 104.5 mil quetzles por salarios de enero de 2012 a agosto de 2013 sin llegar a trabajar como maestro.

Las consecuencias de la suspensión

En la industria, un proyecto de esta magnitud con capacidad para 86 MW tienen una inversión aproximada de 300 millones de dólares en la que participan diferentes colaboradores, contratistas y financistas. ¿Qué ocurre ahora que no puede operar?

La empresa señala que la situación que está atravesando es complicada. Por el momento cerca de 1 mil 400 colaboradores se han quedado sin empleo y han tenido que reducir programas de salud. Además pospusieron un plan de seguridad alimentaria que establecerían pronto.

A nivel tarifario, la suspensión también tendrá un impacto significativo. Según explicó el ministro de Energía y Minas, Luis Chang, el proyecto ya cuenta con un contrato a largo plazo con una distribuidora a nivel local y su salida supone que "el Administrador del Mercado Mayorista (AMM) convoque en la subasta a otras plantas que necesariamente no son las más baratas".

Eso tendrá un efecto también sobre el ajuste tarifario que se da trimestralmente por parte de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE).

Aunque aún no hay una fecha en firme, la CC deberá conocer en breve este tema y ofrecer una resolución definitiva. Su decisión marcará un precedente en la industria hidroeléctrica y determinará cómo podrían ser los procesos de consulta comunitaria de estos proyectos.

Próximas entregas

El tema de esta hidroeléctrica es tan extenso como el poderío de las aguas de los ríos de Alta Verapaz, por lo que hemos dividido estos reportajes en cuatro:

1. El río Oxec: los tres sabios que buscan resolver una polémica

2. Las comunidades apagadas por el desarrollo de un país

3. El convenio 169 de la OIT, ¿hubo o no consulta?

4. El alcalde de Cahabón que no quería el proyecto

02 de mayo de 2017, 06:05

cerrar