Fotógrafo canadiense muere en Siria

En una entrevista el año pasado Ali Mustafa, explicó su decisión de cubrir los acontecimientos en Siria, el país más peligroso para los periodistas, por el hecho de que no podía "ignorar esta tragedia humana". (Foto: Ali Mustafa/Facebook)

En una entrevista el año pasado Ali Mustafa, explicó su decisión de cubrir los acontecimientos en Siria, el país más peligroso para los periodistas, por el hecho de que no podía "ignorar esta tragedia humana". (Foto: Ali Mustafa/Facebook)

El fotógrafo canadiense, Ali Mustafa, murió en la ciudad de Alepo, en el norte de Siria, informaron activistas este lunes.

Según un responsable del consejo provincial de Alepo, el joven free lance, que vendía sus fotos a las agencias SIPA y EPA, murió el domingo.

El centro de prensa de Alepo, próximo a la oposición, también anunció su muerte.

"Cuatro miembros de la defensa civil (de la oposición) en Alepo y 10 civiles murieron y decenas más resultaron heridos cuando unos helicópteros lanzaron barriles de explosivos sobre Haydariye, un barrio del este de Alepo, el domingo por la mañana", afirmó el centro.

"El periodista canadiense murió mientras tomaba fotos de la masacre", precisó.

El ministerio de Relaciones Exteriores canadiense afirmó que estaba al tanto de las informaciones sobre la muerte de uno de sus ciudadanos en Siria.

La hermana del fotógrafo, Justina Rosa Botelho, confirmó su muerte en su página en Facebook.

28
periodistas
han muerto en Siria y decenas han sido encarcelados o secuestrados.
Reporteros Sin Fronteras

"Espero que el mundo comprenda que mi hermano era un ángel. Estaba más preocupado por los demás que por él mismo", dijo.

Ali Mustafa trabajaba periódicamente en Siria desde comienzos de 2013, y también en Israel, los territorios palestinos, Egipto y Brasil.