Músico guatemalteco narra la historia de su país a través de su violín

El guatemalteco Sergio Reyes ha tenido una relación muy estrecha con la música desde niño. 

Su maestro, Manuel Alvarado, fundador de 13 orquestas guatemaltecas y exdirector de la Sinfónica Juvenil de Guatemala, lo animó a estudiar en el extranjero este arte. 

"Fue mi primer maestro de violín. Me impulsó a estudiar para ser músico profesional, siempre me aconsejó que si quería seguir mi carrera debía salir del país", cuenta a Soy502

Sergio agrega que el arte carecía de apoyo durante la década de 1980, a pesar de que Guatemala contaba con músicos privilegiados que poco a poco encontraron en otras tierras su llamado a las artes.  

El talento del músico a temprana edad le llevó a formar parte del FOCSA (Festival de la Orquesta Sinfónica Juvenil de las Américas) en Puerto Rico

Reyes también grabó un concierto de Johann Sebastian Bach en 4 casete; uno de ellos llegó a manos de los maestros de Interlochen Arts Academy, en Michigan, Estados Unidos, academia que forma a los estudiantes de nivel medio en estudios musicales. 

Su adolescencia estuvo rodeada de arte. En dicho internado vivió además con futuros artistas visuales y entusiastas de danza clásica y contemporánea que ahora son famosos en su ámbito.  

Tuve la suerte de contar con el apoyo de mis padres, eso fue fundamental
Sergio Reyes
, músico y compositor guatemalteco.
 

Durante esta formación recibió conocimientos de orquesta con intensas horas de trabajo. "En la escuela comencé a tomar la composición muy en serio, me apasionaban las clases de armonía (lectura musical) y de teoría de la música aplicada al teclado", agrega. 

Su primera composición hecha en la escuela se llama La Chamusca, pieza inspirada en los partidos de fútbol en el campo, con pelotas hechas anudando bolsas de plástico, jugados luego de una larga jornada de trabajo por los agricultores del interior del país. 

ADEMÁS: 

Su acercamiento con la literatura Europea y discuciones de música clásica y de otros lugares del mundo enriquecieron su vida, llevándolo por otros caminos. 

En 1998, Reyes se mudó a Nueva York: "Llegué a Manhattan School of Music por accidente. Me ofrecieron una beca completa como compositor. Yo quería ir a la Cleveland Institute of Music, pero olvidé enviar mi carta, por lo que perdí mi puesto. En Manhattan me dieron una beca completa por mi idioma materno y el estilo de música que hacía", dice.  

Su adaptación a su nuevo hogar fue difícil, pero poco a poco fue cambiando: "Comencé a relacionarme con músicos de tradición popular que me guiaron a nuevas posibilidades".  

Así conoció el tango y la música tradicional colombiana. Algunos de sus amigos enriquecieron su arte. "Estudié luego en el Brooklyn College, donde estudié violín y composición".

Su acercamiento con el tango fue a través de grandes músicos. En esta etapa grabó dos piezas que le valieron su entrada en la comunidad de tangueros.  

Pronto se formó el grupo Los Chantas, allí realizó la pieza Primer Vuelo, escrita luego de leer del libro Rayuela del argentino Julio Cortazar, que reflexiona sobre la vida y la muerte. "El trabajo evoca a la metáfora, la existencia como un vuelo, el desafío a despegar", apunta. En ella incluye partes hechas para sonidos guturales como el silbido

Mi música está influenciada por la cotidianidad
Sergio Reyes
, músico y compositor guatemalteco.

Sergio formó parte de una fundación llamada Horizon Concerts, donde junto a uno de sus grandes mentores realizaba conciertos en escuelas, hospitales, hospicios, centros de rehabilitación y para pacientes con VIH. 

"Era impactante ver a alguien reaccionar a una pieza clásica, tal vez sufriendo Alzheimer pero teniendo un momento de lucidez al escuchar la música, para luego desconectarse de nuevo al terminar de tocar", afirma.

Ahora, Sergio sigue tocando tango además de crear piezas musicales. En 2015 realizó la pieza llamada 900, que habla del decreto de la Reforma Agraria en 1954 en Guatemala, ella es parte de dos temas más con eventos históricos de violencia ocurridos en China y Chile

Durante tres noches interpretó tres conciertos que se basaban en la sangrienta historia de los países involucrados. 

Además de la gala, se celebró una exposición llamada Guatemala Después, con la artista performance Regina Galindo, el fotógrafo guatemalteco Daniel Hernández Salazar y el profesor y catedrático de ciencias políticas guatemalteco, radicado en Brooklyn, Raúl Molina Mejía.  

La pieza para Guatemala es una cronología de la historia desde la salida de Jacobo Arbenz, el conflicto armado interno, hasta la Primavera Democrática (manifestaciones que llevaron al expresidente Otto Pérez Molina y la exvicepresidenta Roxana Baldetti a la cárcel). 

  • Conócelo en este video:

 

09 de marzo de 2017, 06:03

cerrar