¡Llegan los tres Reyes Magos!

Cuenta la Biblia que los tres Reyes Magos visitaron al Niño Jesús en el pesebre para presentarle sus respetos mediante tres regalos. Si bien en las Sagradas Escrituras no se profundizan demasiado en estos tres monarcas, con el tiempo, el Día de Reyes se ha convertido en una festividad que cobra más atención en Guatemala y otros países de América Latina como México, Puerto Rico, Paraguay, Uruguay y Colombia.

La tradicion más conocida en Guatemala es partir una rosca de reyes que es tomada con chocolate, café o atol y dar regalos a los niños. En Guatemala en los últimos años se ha extendido esta práctica en particular en los centros urbanos. En México es usual que los niños se disfracen de reyes y se tomen una fotografía en el centenario parque de La Alameda del Distrito Federal.  En España es la Cabalgata de Reyes la que llama la atención de grandes y chicos. Y en Suramérica se reparten regalos, en especial juguetes a los infantes del hogar. 

La historia más difundida cuenta que vinieron de Oriente, en número de tres, y que iban guiándose por una estrella conocida como "La estrella de Belén" qie les condujo hasta la pequeña población, donde recién había nacido el Niño Jesús.

Y entrando en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, le adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron dones, oro, é incienso y mirra
San Mateo

Allí lo buscaron y lo adoraron.  Le ofrecieron oro que representa su naturaleza real y que es el  presente conferido a los reyes. Incienso que representa su naturaleza divina, empleado en el culto en los altares de Dios y mirra un compuesto embalsamador para los muertos, que representa el sufrimiento y la muerte futura de Jesús.

Poco a poco, la tradición ha ido añadiendo algunos detalles a modo de simbología, como por ejemplo los nombres: Gaspar, Melchior, Balthassar y rasgos físicos que representan los tres continentes: Asia, África y Europa.

En la actualidad los que serían los restos o reliquias de los Reyes Magos están en la Catedral de Colonia en Alemania, en donde en 1248 comenzaron las obras del templo,  una de las más excelsas manifestaciones del gótico. Dichas reliquias están colocadas detrás del altar. Éste no es el único tributo que rinde la catedral a los entrañables Reyes Magos, cuya presencia se observa en todos los rincones de la estructura como la maravillosa vidriera y el increíble retablo de “La adoración de los Reyes”, de Stephan Lochner.

El relicario de los Reyes Magos en la Catedral de Colonia. Foto Google
El relicario de los Reyes Magos en la Catedral de Colonia. Foto Google

 

05 de enero de 2014, 18:01

cerrar