Inacif: Baldetti se rehusa a que le tomemos sus signos vitales

Roxana Baldetti, en foto de archivo cuando el juez Miguel Ángel Gálvez le notifica que está capturada por el Caso La Línea. (Foto: Archivo/Soy502)

Roxana Baldetti, en foto de archivo cuando el juez Miguel Ángel Gálvez le notifica que está capturada por el Caso La Línea. (Foto: Archivo/Soy502)

La exvicepresidenta Roxana Baldetti será trasladada del Hospital de Especialidades, ubicado en Mixco hacia la Cárcel de Mujeres Santa Teresa el próximo viernes 22 de enero, ordenó el juez de Mayor Riesgo B, Miguel Ángel Gálvez, al concluir una audiencia donde se informó que Baldetti se encuentra bien de salud. 

Pedro Ciani, el médico del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), hizo una serie de revelaciones sobre el estado médico de la exfuncionaria que ha permanecido hasta este lunes, 74 días internada de manera consecutiva. 

Ciani expuso ante el juez que Baldetti en ocasiones se ha rehusado a ser examinada. "Ella se rehusa a que le tomen sus signos vitales; eso para mí es un signo de sentirse bien".

6
de noviembre
ingreso Baldetti al hospital

Baldetti ahora se queja de un dolor lumbar, sin embargo el médico considera que ese padecimiento se debe al tiempo que ha permanecido en reposo. 

El médico del Inacif también revela que los medicamentos que se le suministran a Baldetti "se pueden tomar ambulatoriamente". 

Considero que ella (Baldetti) puede recibir un tratamiento ambulatorio, clínicamente tiene bastante tiempo de estar bien
Pedro Ciani
, médico Inacif

Catéter 

Baldetti ha logrado permanecer internada y evitar la prisión debido a las reiteradas infecciones del catéter que tiene colocado para suministrarle los medicamentos. 

El médico particular de la exvicepresidenta, Rodolfo Díaz, justificó que lo ha mantenido porque "tiene un antecedente de una cirugía gástrica” lo que le complica la ingesta de medicina.

El abogado de Baldetti, Mario Cano, intentó infructuosamente aplazar el traslado para el lunes 25. 

18 de enero de 2016, 12:01

cerrar