Jerika, la niña que celebró su última fiesta antes de ser desconectada

Jerika Bolen es una joven de 14 años que vive con una enfermedad en los músculos que le causa dolor a toda hora, todos los días. Es la clásica adolescente que tiene miles de deseos, pero no las capacidades. Lo que nadie se esperaba es que todo está a punto de acabar.

La atrofia muscular tipo 2 que tiene es incurable lo que hizo que Bolen tomara una decisión difícil pero segura: determinó que este fuese su último verano.

  • ESCUCHA SU HISTORIA MÁS ADELANTE...

La niña ha pasado toda su vida con muchas complicaciones y ha decidido que es el momento de finalizar con el dolor. (Foto: Dailymail)
La niña ha pasado toda su vida con muchas complicaciones y ha decidido que es el momento de finalizar con el dolor. (Foto: Dailymail)

Tras el último tratamiento que tuvo, se dio cuenta de que el dolor ya era demasiado y quiere que la desconecten a finales de agosto.

Su familia se enteró que Jerika estaba enferma cuando ella tenía sólo 8 meses. Y desde entonces, la chica lucha. Fue operada más de 30 veces y pasa 12 horas por día enganchada a una especie de ventilador, siempre bajo el cuidado de enfermeras.

Ahora, la única fuerza que le queda la utiliza para mover como puede su silla y el mouse de la computadora para jugar a The Sims, un videojuego que simula la vida real. Dice que esa es la forma en la que logra imaginarse lo que hubiera sido su vida.

Jerika tomó la decisión de terminar con su vida al final de este verano y desde entonces su madre solo piensa en una cosa: conseguir que sean los mejores días para su hija.

Por eso, preparó un baile de graduación para Jerika, lo que ahora se conoce como “el último baile”, una fiesta junto a sus amigos hace un par unos días. Toda la comunidad de su barrio en Wisconsin, Estados Unidos , asistió para disfrutar de buena música y comida.

A finales de agosto Jerika se desconectará del ventilador. Los médicos aseguran que es imposible determinar cuántos días vivirá sin esa ayuda. Pero ella está convencida de que es lo mejor que le puede pasar: “No quiero vivir con este dolor terrible”. “Aún me sigo preguntando por qué Dios me eligió para que tuviera esta enfermedad y no puedo encontrar la razón. Quizás sea porque soy fuerte”, dijo Jerika.

*Con información de www.noticas24.com

24 de julio de 2016, 19:07

cerrar