Nuevo jefe de la SAT: "Voy a limpiar la institución"

En una esquina del despacho del nuevo jefe de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), Juan Francisco Solórzano Foppa, hay una librera. Ahí, el nuevo titular de la institución ha colocado en un lugar importante unas figuras simbólicas: unos camiones de bombero. El funcionario ha trabajado como socorrista durante varios años, atendiendo accidentes e incendios como bombero municipal, como el reciente del mercado La Terminal.

Esa experiencia deberá aplicarla ahora en el rescate de la entidad que recauda los tributos de los guatemaltecos. El funcionario confía que su trayectoria en el Ministerio Público le servirá para enfrentar el reto. Solórzano dice que participó en la investigación de todos los casos penales ligados a la red de defraudación conocida como "La Línea". Desde su posición de fiscal, investigó el funcionamiento de la SAT y sus deficiencias, se especializó en auditorías forenses y en construir bases de datos para generar inteligencia sobre actividades criminales, además de escuchar personalmente unos 1 mil 600 audios ligados a los casos de defraudación.

Soy502 entrevistó al nuevo jefe de la SAT para establecer si ya tiene un diagnóstico de la entidad y un plan de acción para rescatarla. 

1. "El contrabando sigue igual o peor"

Según el nuevo jefe de la SAT, desde que se destapó el caso de "La Línea" en abril de 2015, el contrabando sigue igual o ha aumentado. Dos causas hay para esta situación. La primera es que la mayor parte del contrabando no pasa por aduanas, sino por puntos ciegos en las fronteras. La segunda, que la SAT estaba controlada por autoridades que deliberadamente se encargaron de detener cualquier avance.

2. "Hay gente que quiere reivindicar a la institución"

Solórzano Foppa dice que muchos trabajadores sienten vergüenza de trabajar en la SAT después de lo que se ha ventilado por el caso "La Línea" en los tribunales. Eso tiene un lado positivo: el nuevo jefe ha encontrado a "mucha gente con ganas de reivindicar el nombre de la SAT y el de todos sus trabajadores". El nuevo titular de la entidad recaudadora asegura que los colaboradores ahora entienden cuáles eran "los intereses oscuros" que les impedían trabajar.

3. "La SAT colapsó por la corrupción"

Según Solórzano Foppa, la entidad se desnaturalizó cuando la utilizaron para pagar favores, otorgar plazas, favorecer a ciertos contribuyentes, perjudicar a otros y crear esquemas de enriquecimiento ilícito. Al quedar "presa de la corrupción", la entidad colapsó. Pese a ello, el nuevo Superintendente considera que es más fácil tratar de rescatarla que crear una entidad nueva, pues ya hay lecciones aprendidas y camino recorrido.

4. Los 3 principales problemas de la SAT

Los tres problemas están relacionados. Solórzano Foppa indica que en primer lugar, la SAT carece de medios para fiscalizar, de tal forma que se hacen devoluciones fiscales sin auditorías adecuadas. El segundo problema crítico es la incapacidad de realizar cruces de información entre las distintas intendencias, pues no cuentan con las plataformas ni las bases de datos para compartir y comparar la información de los contribuyentes. Y por último, la carencia de inteligencia fiscal y de auténtico análisis de riesgo hace que los procedimientos sean parcializados y arbitrarios.

5."Voy a sacar a quien haya que sacar"

El nuevo Superintendente asegura que la situación actual de la SAT exige de él una tarea primordial: "limpiar lo que haya que limpiar y sacar a los malos elementos que haya que sacar".  

6. "La prioridad es recuperar la confianza"

El objetivo es ganar la confianza del contribuyente. El nuevo titular de la SAT dice que "la población tiene razón cuando duda de la credibilidad de los funcionarios y de la institución".  

7. "El reto más difícil es cultural"

Generar un cambio cultural será lo más difícil, tanto a lo interno de la organización, como en los contribuyentes. Los trabajadores de la SAT tendrán que cambiar su dinámica y métodos de trabajo. Los contribuyentes, por su parte deberán entender que "ya no es a través de una mordida, un soborno, una influencia política, económica o de otro tipo" que resolverán su situación, sino que "es un tema legal, de tributación, de cumplir con las obligaciones que están establecidas en las leyes". 

8. "Tengo el apoyo del Presidente"

En los primeros días de la administración de Jimmy Morales, se anunció que Solórzano ocuparía un alto cargo en el Ministerio de Gobernación. Ese nombramiento se abortó y la teoría más difundida es que el ahora titular de la SAT no contó con el visto bueno del partido oficial, por ser descendiente de una conocida familia que militó en la izquierda revolucionaria. El Superintendente rechaza esa versión y asegura contar con el apoyo del mandatario. Indica que fue él mismo quien decidió tomar otro reto en el MP.

9. "No tengo un sesgo ideológico"

Solórzano Foppa indicó que ejercerá su función sin cargas políticas o ideológicas, pues el trabajo de la SAT es eminentemente técnico. Aseguró que usará un único criterio para perseguir a los contribuyentes: no será cuestión "de un tema ideológico ni de a qué sector pertenecen o no, eso se va a tratar simplemente de si cumplen o no con sus obligaciones tributarias en la forma en que lo deben hacer".

10."Al Embajador lo conocí el día de mi juramentación..."

El Superintendente informó que conoció al Embajador de los Estados Unidos, Todd Robinson, el día de su juramentación. Antes de ello, sólo había ido a esa Embajada para sacar su visa. Sin embargo, considera crucial aprovechar la cooperación técnica que pueda proveer la comunidad internacional y forjar una relación de trabajo cercana con el MP y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). Solórzano indicó que si la SAT detecta la comisión de ilícitos, los denunciará al MP y colaborará con los fiscales para llevarlos ante la justicia con el debido respaldo.

06 de abril de 2016, 09:04

cerrar