#20AñosDePaz Las luces y sombras de un día que debía ser histórico

Guatemala conmemoró un día histórico: hace 20 años el país ponía punto y final a un conflicto armado de más de 30 años de duración y que dejó miles de víctimas.

Por ello se organizaron diferentes actividades a lo largo del día, con un broche final protocolario en el Palacio Nacional y el correspondiente cambio de la rosa de la paz.

Mira aquí el momento de la rosa:

Dos jóvenes nacidos en 1996 fueron los encargados de acercar la rosa y dos niños de 9 años la colocaron en el monumento.

  • POR SI NO LEÍSTE:

Sin embargo, otros aspectos opacaron la actividad provocando un gran contraste entre lo que ocurría dentro y fuera del Palacio Nacional.

El pluralismo

La actividad tenía una amplia representación de las culturas guatemaltecas, sin embargo el Consejo Nacional de Autoridades Mayas, Xinca y Garífuna pidieron marcharse alegando que era una burla que no les hubieran dejado un espacio.

Las familias de algunos funcionarios, incluida la del presidente Jimmy Morales, se encontraban al frente de la actividad; otros invitados, incluidos algunos diplomáticos, fueron colocados en los pasillos con sillas provisionales.

Los retrasos

Mientras los invitados al Palacio escuchaban los discursos de Vinicio Cerezo, Álvaro Arzú y Jimmy Morales; cientos de personas esperaban padeciendo el frío a que empezara el concierto de reconciliación. Con una hora de atraso, la Banda Marcial del Ejército dio inicio a las primeras piezas.

Posteriormente fue el turno de la Orquesta de Mujeres Alaíde Foppa, la cual, ya con los atrasos, tuvo poco público.

La banda comenzó a tocar a las 20:00 horas, una hora después de lo previsto. (Foto: Wilder López/Soy502)
La banda comenzó a tocar a las 20:00 horas, una hora después de lo previsto. (Foto: Wilder López/Soy502)

La seguridad

Los fuertes controles de seguridad para entrar al inmueble eran comparables con el importante cerco de elementos de seguridad que acordonaban la zona. Miembros de la URNG incluso se quejaron porque estaban tapando las mantas de protesta que habían colocado por el Parque Central

Prácticamente todo el espacio preparado para los invitados al concierto estaba vacío. (Foto: Wilder López/Soy502)
Prácticamente todo el espacio preparado para los invitados al concierto estaba vacío. (Foto: Wilder López/Soy502)

Sillas llenas, sillas vacías.

En el interior del Palacio Nacional faltaban sillas, incluso se tuvo que habilitar el salón Banderas para que los que llegaron de último siguieran la transmisión. En cambio, la platea improvisada en el frontispicio estaba vacía y se terminó abriendo las vallas para que los curiosos ocuparan los espacios.

29 de diciembre de 2016, 21:12

cerrar