¿Por qué los niños deberían crecer con una mascota?

Crecer junto a una mascota es saludable. (Foto: 1zoom.me)

Crecer junto a una mascota es saludable. (Foto: 1zoom.me)

Seguramente muchos recuerdan con amor a las mascotas con las que compartieron su infancia. 

Las aventuras, travesuras y los juegos dibujan una sonrisa en el rostro a quienes tuvieron en su vida a un perrito o gato, seres mágicos que alegraron el corazón y que además, fueron fieles compañeros.  

Integrar a la familia a un ser de cuatro patas es un gran compromiso, ya que hay que tomar en cuenta que estará por lo menos 20 años compartiendo vida. 

Crecer con una mascota es muy sano para la salud emocional, los niños aprenden sobra la tenencia responsable observando a sus padres, explica la doctora Sara Griffin, profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Texas. 

Es muy importante que los adultos tengan afecto hacia los animales si deciden llevar un perro o gato a casa. 

Las ventajas de crecer con mascotas son: 

1. Los animales fomentan la unión familiar. 

2. Convivir con ellos en casa ayuda a reducir el hábito de ver televisión o internet. 

3. Ayuda a los niños a adquirir responsabilidades cuidando de otro ser. 

4. Ayuda a los niños a socializar. 

5. Los niños con perros se enferman menos y desarrollan menos alergias. 

6. Su corazón es más saludable ya que ayudan a reducir la presión arterial, la frecuencia cardíaca y disminuyen el estrés. 

7. Les ayuda a hacer más ejercicio. 

8. Los perros y gatos reducen el nivel de estrés en niños con autismo.

9. Los perros y gatos ofrecen compañía, seguridad y apoyo emocional.  

¿Cómo sabes si la familia está lista para tener una mascota?

Es importante considerar si la situación económica de la familia es estable, ya que es necesario cubrir los gastos de alimentación, agua, vacunas y atención veterinaria. 

También es necesario la supervisión constante de los adultos, supervisando a los hijos durante el cuidado de su mascota.

"La participación de los padres es fundamental para que los niños aprendan a cuidar de su nuevo amigo", afirma la experta.  

La edad también es importante, un infante de 3 años no comprende mucho de las responsabilidades que se requieren para cuidar a un perro. 

Teniendo en cuenta estos puntos, los niños tendrán una hermosa vida al lado de un compañero inseparable, este será un impacto positivo que enseña paciencia, responsabilidad y compasión. 

ADEMÁS: 

* Con información de Infobae

29 de septiembre de 2017, 15:09

cerrar