Los problemas legales de Siglo 21

Empleados de Siglo 21 tomaron el edificio en demanda a los salarios atrasados. Finalmente, el diario tiene múltiples demandas de sus extrabajadores para que cumplan con sus obligaciones laborales y sus prestaciones irrenunciables. (Foto: Soy502/Archivo)

Empleados de Siglo 21 tomaron el edificio en demanda a los salarios atrasados. Finalmente, el diario tiene múltiples demandas de sus extrabajadores para que cumplan con sus obligaciones laborales y sus prestaciones irrenunciables. (Foto: Soy502/Archivo)

El MP aún está por determinar cómo la red que dirigió Roxana Baldetti mezcló capital lícito con dinero de procedencia ilícita con la que se compró el periódico Siglo 21. Ese habría sido el inicio de su fin, ya que ahora no se imprime, tiene problemas legales y en la web apenas genera información.

Incluso, en un intento por evadir estos problemas, cambió su razón social de Corporación de Noticias S.A. a Los Diarios del Siglo S.A.

El embargo

El Ministerio Público (MP) inmovilizó, el 27 de junio de 2017, de forma precautoria el edificio que ocupa el diario en la zona 1.

La Unidad de Extinción de Dominio secuestró documentación relacionada con las sociedades Inversiones y Proyectos Profesionales Marbella y Arrendamientos, Servicios y Proyectos que compraron las acciones de Siglo21.

Las dos sociedades anónimas forman parte del consorcio creado por Monzón para blanquear el dinero proveniente de los sobornos, de acuerdo con las pesquisas.

Primera edición de Siglo 21.
Primera edición de Siglo 21.

El resultado de la investigación de la Fiscalía de Lavado de Dinero está en marcha y no hay un tiempo determinado para que presente sus conclusiones.

Abelardo Medina, exsuperintendente de la SAT, aseguró que al tener los activos congelados, las empresas que rodean al matutino sí pueden continuar comercializando sus productos. “Lo que no pueden hacer es vender sus activos y la marca Siglo 21 es un activo, intangible, pero es activo”, indicó.

De esa cuenta, los activos de Siglo 21, incluida su marca, no pueden ser vendidos, a menos que un juez lo determine o que la Secretaría Nacional de Extinción de Dominio (Senabed) los administre y decida venderlos, según Abelardo Medina.

Deudas al fisco, laborales y otras

Además, la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) inició un proceso de cobro a Corporación de Noticias y el Juzgado Tercero de lo Económico Coactivo resolvió inhabilitar el Número de Identificación Tributaria (NIT) a la sociedad por un adeudo tributario.

La inhabilitación inició el 27 de febrero de 2017, según consta en el proceso 85-2017, y durará mientras la deuda no sea pagada.

Con esta medida, Corporación de Noticias quedó impedida para cotizar, licitar o celebrar contratos con el Estado. La inhabilitación se hizo pública a través del portal electrónico de Guatecompras.

Respecto a esta disposición, Medina explicó que es una medida que afecta al empresa exclusivamente para participar en eventos en Guatecompras y no para el resto de actividades comerciales.

Un intento desesperado

Luego de que Corporación de Noticias S.A. tuviera todos estos problemas, se decidió registrar otra empresa: Los Diarios del Siglo S.A., cuyos representantes legales son los mismos: William Amílcar Alvarado Nishtal, como presidente, y Sergio Vladimir Alvarado Morales, como gerente.

La sociedad Los Diarios del Siglo se había inscrito de manera definitiva en el Registro de la Propiedad el 2 de mayo de 2002, pero a partir de este año consta en el sitio Web de Siglo 21 que ahora pertenece a esa sociedad.

En total, Siglo 21 tiene relación con cuatro empresas: Corporación de Noticias, Los Diarios del Siglo, Corporación de Medios y By Print, y las cuatro poseen demandas.

Entre las principales se encuentras varias demandas laborales por incumplimiento en el pago de sueldos y prestaciones salariales.

También adeuda al Instituto de Previsión Social del Periodista (IPSP) por concepto de timbre de prensa, Q62,362, según registros de esa entidad, hasta octubre de 2016, tiempo en el que se tuvo la última comunicación con los representantes legales.

El IPSP es la entidad encargada de registrar el timbre de prensa, un impuesto que pesa sobre todo anuncio.

El fin de la edición impresa

La última vez que se imprimió Siglo21 fue el 5 de mayo de 2017, según el registro público de la Hemeroteca Nacional.

Al llegar al edificio donde se ubicaba Siglo 21, el guardián responde: “Nadie trabaja aquí”. Incluso, el mismo empleado niega que esa empresa se siga llamando de esa forma, pese a que no han retirado la identificación de sus paredes como Corporación de Noticias.

Exempleados que laboraban en el periódico hasta el 5 de mayo, refirieron que la mayoría de ellos se ha sumado a las numerosas demandas por pago de derechos laborales irrenunciables.

Al ser consultado el presidente del Consejo Directivo, William Amílcar Alvarado Nisthal, evitó responder por qué dejó de imprimirse. En comunicación vía electrónica respondió que “únicamente se dará a conocer a través de nuestros propios medios, en su momento oportuno”.

Sin embargo, medio año después que se dejó de imprimir, no han dado razones de manera pública.

El 5 de mayo de 2017, Siglo 21 dejó de imprimir y desde entonces ha incumplido con los miles de suscriptores, sin dar razones algunas. Al llamar a las oficinas, simplemente no atienden para escuchar las quejas o exigir la devolución del dinero. (Foto: Archivo/Soy502)
El 5 de mayo de 2017, Siglo 21 dejó de imprimir y desde entonces ha incumplido con los miles de suscriptores, sin dar razones algunas. Al llamar a las oficinas, simplemente no atienden para escuchar las quejas o exigir la devolución del dinero. (Foto: Archivo/Soy502)

La sociedad no ha reembolsado los pagos que recibió por suscripciones que particulares, empresas y oficinas estatales pagaron de manera adelantada.

Según el portal Guatecompras, en 2017 diversas entidades del Estado compraron suscripciones a dos sociedades que aparecen como casa matriz de Siglo 21.

Para Corporación de Noticias, las adjudicaciones ascienden a Q66,871 mientras que para Los Diarios del Siglo, el monto alcanza los Q141 mil.

El caso más curioso es el el pago que realizó el Ministerio de Educación a través de la Dirección de Educación Física (Digef), el 7 de junio de 2017, un mes después que dejara de imprimirse Siglo21.

Digef desembolsó Q1,797 por tres suscripciones anuales que servirían para el monitoreo durante todo el año de eventos y actividades de esa entidad.

En la web

Actualmente, la página web del periódico, publica entre tres o cuatro noticias por día, habitualmente replicando cables internacionales de la agencia AFP o boletines de la PNC, bomberos, Conred u otras instituciones estatales.

Además, simulan una versión impresa en PDF, pero esta solo consiste en una aparente portada, de lo que imprimirían, si no llevasen medio año fuera de las rotativas.

Sin embargo, el contenido que más se comparte en sus redes sociales son las columnas de opinión.

Las columnas

Gabriel Orellana, quien formara parte del consejo editorial de Siglo21 cuando se imprimía, declaró que al momento de dejar de producirse en papel se les dijo “que fundamentalmente había razones y motivos de naturaleza económica que justificaban dejar de imprimirlo por una temporada”.

Orellana confirmó que sigue integrando el consejo editorial para la versión web, en la cual “se ha tratado de mantener la diversidad de opiniones, el equilibrio informativo y tratar de profesionalizar lo más posible la calidad del periódico y llegar a sectores llamémosle de ciertos estratos con mayor formación académica”.

Uno de los columnistas más visibles es Ricardo Méndez Ruiz, presidente de la Fundación contra el Terrorismo, quien al ser consultado respecto al cierre de la versión impresa coincidió indicando que   que se les informó que el diario “tiene problemas financieros muy fuertes”.

Julio Edgar García, presidente de la APG, se mostró sorprendido al conocer del cierre  de Siglo 21 para continuar como medio de comunicación escrito:

“No nos dieron ninguna información de lo que estaba pasando”, al referirse al cierre de la versión impresa.

Con relación en la responsabilidad de los columnistas por posibles difamaciones, el presidente de la APG declaró: “la responsabilidad es de la persona que hace un escrito. Los mismos medios hacen la aclaración de no responsabilizarse por las publicaciones, ya que todos son responsables de su opinión”, enfatizó García.

García especificó que si alguna persona se sienta afectada por alguna difamación debe iniciar el proceso legal donde se inicia un juicio de imprenta.

Informó que actualmente están en desarrollo dos juicios de ese tipo. Uno en Quetzaltenango en contra de un medio local y otro en la capital en contra de Marlon Alfredo Puente Rimola, conocido como “Pirulo”, por supuestas difamaciones proferidas en un programa radial.

14 de noviembre de 2017, 06:11

cerrar