Tras larga deliberación, juez envía a juicio a Barreda por femicidio

Tras una deliberación de tres horas, el juez Miguel Ángel Gálvez ordenó que Roberto Barreda sea juzgado por la muerte de su esposa Cristina Siekavizza. También la expresidenta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Beatriz Ofelia de León, enfrentará debate por el delito de amenazas. 

Gálvez expuso que sí existe femicidio a pesar de la versión de la defensa que argumenta que "sin cuerpo, no hay delito". 

Roberto Barreda se mantuvo serio durante toda la audiencia, donde el juez leyó fragmentos de varios testimonios que a su criterio son indicios de la violencia doméstica que sufría Cristina y de la muerte violenta el 6 de julio de 2011. 

Barreda irá a juicio por los delitos de femicidio, maltrato contra personas menores de edad y amenazas, y no por el delito de obstrucción a la justicia como lo solicitó el MP.  

Los indicios

El juez Gálvez explicó que los indicios de la violencia doméstica son las discusiones que la empleada de la pareja Petrona Say aseguró que mantenían. "Le limitaba el dinero", concluyó el juzgador.

También se dio lectura a varios testimonios recabados por la fiscalía al inicio de las pesquisas, uno de ellos es de Lilian Quiñónez, quien dijo observó dos manchas rojizas en el carro de Barreda y "le pareció que era sangre". 

La declaración de Demetrio Hernández también fue tomada en cuenta como indicio. Él fue quien le prestó el vehículo a Barreda para huír la primera vez. "Lo fui a dejar a Río Dulce, y en el cruce al Castillo de San Felipe, el señor Barrera se parqueó, agarró una gorra, un suéter y una loncherita". 

Barreda pensó en un Plan B

Durante la audiencia, también se reveló un documento que fue localizado en un allanamiento en la residencia de Barreda en México, donde estuvo fugitivo. 

El documento, del cual no se dieron mayores explicaciones, habría sido enviado por Roberto Barreda a colaboradores en Guatemala. 

El juez dio lectura a parte del escrito: "He pensado mucho en el Plan B"; "Es importante que nunca se sepan nuestros nombres y apellidos, sin ellos es como buscar una aguja en un pajar". 

La familia de Cristina Siekavizza se mostró satisfecha por la resolución del juez. El padre, Juan Luis Siekavizza, se mantuvo sereno durante toda la diligencia judicial, mientras la hermana de Cristina, Susana, no logró contener el llanto mientras escuchaba al juez decir que sí existió femicidio. 

El juez Miguel Ángel Gálvez también confirmó que la Fundación Sobrevivientes puede seguir como querellante adhesivo en el proceso. 

El expediente será trasladado a un Tribunal de Sentencia, donde se programará fecha y hora para el inicio del juicio. 

03 de diciembre de 2015, 19:12

cerrar