Las 5 contradicciones del mensaje de Pérez Molina a la Nación

El presidente Otto Pérez Molina "dio la cara" como lo afirmó el viernes, pero en un mensaje pregrabado donde anunció que no renunciará. (Foto: Archivo/Soy502) 

El presidente Otto Pérez Molina "dio la cara" como lo afirmó el viernes, pero en un mensaje pregrabado donde anunció que no renunciará. (Foto: Archivo/Soy502) 

Pese a que su mandato presidencial pende de un hilo, Otto Pérez Molina se puso la corbata celeste de dirigir mensajes a la nación y grabó un discurso plagado de contradicciones. Aquí un recuento de las más evidentes:

1. Se declara inocente, pero pide perdón

El general Otto Pérez Molina rechazó los señalamientos que existen en su contra y aseguró que "tiene la conciencia tranquila" frente a las acusaciones presentadas contra él por el Ministerio Público, MP y la Comisión Internacional Contra la Impunidad, CICIG. No es culpable, no ha recibido dinero, las sindicaciones son infundadas afirmó, pese a que reconoció que es justo que los ciudadanos protesten por la apropiación indebida de los recursos públicos, que se han convertido en botín.

Describió la corrupción intentando condenar los hechos con elocuencia, pero luego dijo que "le nace de lo más profundo del corazón" pedir perdón a la ciudadanía por esa corrupción de la que responsabilizó a sus colaboradores más allegados. 

2. Se someterá a la ley, pero con antejuicio

El general Otto Pérez Molina también enfatizó que asumirá su responsabilidad y se someterá a la justicia. Sin embargo, con lujo de gestos y ademanes, reiteró que NO va a renunciar.

Si el mandatario en realidad estuviera dispuesto a enfrentar los procesos legales que penden sobre su cabeza, tendría que separarse de su investidura inmediatamente, para perder la inmunidad que protege a la Presidencia, y enfrentar las acusaciones formuladas contra él en los tribunales correspondientes. En esto ya va tarde: desde que se destapó el escándalo de La Línea, hace un mes, su renuncia hubiera facilitado la investigación.

Dado que la ex vicepresidenta Roxana Baldetti fue detenida ya el viernes 21 de agosto, lo más probable es que al renunciar Otto Pérez Molina se dictaría orden de captura en su contra y las fuerzas de seguridad deberían proceder a su aprehensión. 

3. Con "fortaleza y carácter", pero le echa la culpa a otros

Retomando el talante de sus discursos de campaña, como si tuviera que volver a convencer a los guatematlecos, Pérez Molina intentó mostrarse fogoso y repitió que actúa "con fortaleza y carácter". La intención del general del Partido Patriota era hacer creer que su decisión de mantenerse en el cargo es valiente, digna de un kaibil que ni se rinde ni se entrega al enemigo. Sin embargo, su discurso también adjudicó a otros la responsabilidad del escándalo descubierto por el MP y CICIG.

El mandatario utilizó el tiempo en televisión nacional para echarle la culpa a otros. Con un tono que también se asemeja al utilizado en sus últimas intervenciones por el candidato Manuel Baldizón, señaló en primer lugar al empresariado, al asegurar que "no hay una Línea" sino que "son dos: una que recibe y una que paga". También acusó a los empresarios de dirigir la corrupción aduanera. En su lista de señalados también estuvo presente la comunidad internacional, a quien sindicó de perseguir sus intereses particulares, en lugar de los del pueblo de Guatemala. 

4. Ignorar las demandas de la población es un riesgo

El general Otto Pérez hizo lo posible por mostrarse empático con la población que se ha movilizado para exigir transformaciones profundas y la depuración de la clase política. También afirmó que ignorar el clamor de la sociedad representa un "grave riesgo". Sin embargo, no mencionó que una de las principales exigencias del movimiento ciudadano es su propia renuncia. Lejos de ello, dijo que en la actual coyuntura, lo principal es "resguardar la institucionalidad".

5. Quiere una "Guatemala más justa y segura", pero pide apoyo

El mensaje de Otto Pérez Molina pretendía transmitir calidez y cercanía con los guatemaltecos, pero la expresión facial y la gesticulación mecánica del funcionario no lograron comunicar esa sensación. El aún mandatario sostuvo que había aspectos positivos en el movimiento ciudadano y que "Guatemala ya cambió". No obstante, también hizo un llamado "a la Guatemala profunda, la Guatemala rural" donde según él, ha concentrado sus esfuerzos, para que el pueblo salga a apoyarlo.

Este último llamado resulta tan inquietante como incoherente. Ante todo porque demuestra una pérdida de contacto con la realidad. La Guatemala rural nunca fue la prioridad del gobierno Patriota. De hecho, la administración se ha caracterizado por una agudización de los conflictos con el mundo rural. Resulta por demás irónico que en su hora más baja, Pérez Molina llame a esa Guatemala a defenderlo.

El peligro tácito de ese llamado es que es esa invitación degenere en violencia, precisamente contra ese movimiento ciudadano que ha salido a las calles, que pide la renuncia de Otto Pérez Molina y que el domingo en la noche, declaró en redes sociales que siente que ya no tienen Presidente.

 

 

23 de agosto de 2015, 22:08

cerrar