Llega con 5 helicópteros, habla 8 minutos: así es un mitin de Baldizón

Juan Manuel Vega
Muchos candidatos han optado por llevar a cabo mitines en lugares cercanos y cabeceras departamentales por costos, pero ese no es el caso de Manuel Baldizón, el candidato a la presidencia por el partido Libertad Democrática Renovada (Lider), quien sin problemas lleva a cabo sus mítines en zonas rurales, alejados de la ciudad, donde otro contendiente difícilmente llegará. Se moviliza en helicóptero, no se acerca a la población y es acompañado por una comitiva de seguridad que también llega vía aérea, armada con fusiles Tavor de fabricación israelí. Su mensaje a la población, en este caso, dura a penas 8 minutos, pero le bastan para decirse perseguido por los ricos y declararse "el candidato del pueblo".  
Baldizón es acompañado por una comitiva de seguridad bien organizada y equipada con armas de grueso calibre. (Foto: Wilder López/Soy502)
 Lejos, donde no llega ni la tele ni la radio, dice Baldizón La aldea Nicá se localiza en Malacatán, San Marcos, a 283 kilómetros de la ciudad. El municipio tiene 107 mil habitantes y hay 47 mil 257 personas empadronadas y habilitadas para votar en las eleccionde del próximo 6 de septiembre. Tiene un índice de pobreza extrema de 0.70 según el Instituto Nacional de Estadistica (INE). Allí se realizó el mitin de Manuel Baldizón el sábado 1 de agosto, en una calle de unos seis metros de ancho por aproximadamente 70 metros de largo, los cuales lucían llenos de personas. Todas recibieron una playera roja, también recibieron un tamal y bolsas de agua pura.  
Al finalizar la actividad, los organizadores repartieron tamales y bolsas de agua pura a los asistentes. (Foto: Wilder López/Soy502)
 "¡Es insólito!", dijo transmitiendo en directo un reportero de una radio local de Malacatán, San Marcos. Algo como eso no se ve con frecuencia en una aldea y por ello la expresión describía el momento en el que aterrizaba el cuarto helicóptero de los cinco que conforman la comitiva aérea de Manuel Baldizón.  En el quinto helicóptero, el rojo más grande, llegó el candidato. 
La gente llegó hasta al mitin de distintas maneras. Varias de ellas en carros particulares contratados para ello. (Foto: Wilder López/Soy502)
 Baldizón no interactúa con la gente, al menos no fuera del estricto protocolo que su equipo de logística y de seguridad le preparan a la llegada a una comunidad rural como la aldea Nicá: baja del helicóptero, da dos pasos y sube al vehículo blindado que le espera. Luego, el carro recorre unos 50 metros para que vuelva a bajar, otros dos pasos y sube las gradas de la tarima. Ni un abrazo, ni un estrechón de manos con la gente del pueblo. Semblante serio y transpirar intenso en los más de 35 grados centígrados en aquella comunidad.  
Baldizón se seca el sudor después de terminar de dar su discurso en Malacatán. (Foto: Wilder López/Soy502)
  “Vinieron lejos, muchá“, diría el vocero de Lider, Fridel De León, y esas fueron las únicas palabras a los medios, mientras el candidato ha optado por no hablar con quienes quieran cuestionarlo. Este mitin no fue la excepción. Un guión estudiado que se repite siempre “Cuando me dicen que venimos a una aldea lejana, el corazón se me pone feliz“, dice Baldizón para empezar su discurso. Se ha secado el sudor, a penas ha cruzado unas palabras con el candidato a alcalde de la localidad. Antes, cumplió con el preámbulo que se nota estudiado y ensayado.  
Baldizón no interactúa con las personas pero en el escenario su equipo prepara niños y mujeres que suben para las fotografías. (Foto: Wilder López/Soy502)
 Vestido con una camisa blanca y detalles celeste con el logo de Lider, camina y llega hasta el extremo de la tarima. Allí, su equipo de logística ya tiene preparados a dos niños, uno de ellos con camiseta roja de Lider, que suben al escenario. Baldizón, entonces, los carga, se da la vuelta para que el público quede a su espalda y se hace las fotografías con ellos. Al finalizar su discurso también vendrá otro punto de libreto: alza a una anciana en brazos y la coloca en una silla de ruedas roja, con los logos de Lider. Luego, frente de todos, en una posición que permite que la gente lo mire y que las cámaras de televisión que le acompañan en los helicópteros puedan grabarle, se arrodilla, le coloca los pies sobre la base de metal, le da un beso en la frente y le saca el sudor.  Esa escena marca el final del espectáculo: levanta la mano, dice "hasta pronto" y lanza un beso. Se retira del escenario para bajar las gradas, da dos pasos y sube al vehículo blindado que lo lleva de nuevo a su helicóptero. Desde que aterrizó, hasta que se marcha, han pasado solo 35 minutos. Para verlo, la gente espero cerca de tres horas bajo el sol, alentados por poder participar en las rifas y recibir "los regalos que manda el doctor Manuel Baldizón". Incluso, cuando los asistentes no aplaudían, los animadores les decían: “Si no aplauden, no les vamos a dar los regalos que traemos“.   
Una mujer toma una fotografía del candidato Manuel Baldizón mientras el da su discurso. (Foto: Wilder López/Soy502)
 Ocho minutos de contrastes: los ricos y el pueblo, la pena de muerte y papá Dios El discurso de Baldizón se basa en un principio básico. Él se autodenomina el candidato del pueblo, de los pobres. “Yo vengo de un pueblo y se lo que se siente. Nos dicen pueblerinos, nos quieren humillar pero yo logré salir adelante y ahora quiero que todos ustedes salgan adelante“, enfatiza en el discurso.  Le resta importancia a la corrupción y dice que “los ricos“ no quieren que haya elecciones porque saben que él va a ganar.  
Baldizón aseguró que es el candidato del pueblo y dijo que "los ricos" no quieren que haya elecciones. (Foto: Wilder López/soy502)
 Sus propuestas concretas son pocas: ofrece aumentar la cantidad de fertilizantes que se entrega, mantener y ampliar los programas sociales y  hacer valer la pena de muerte contra asesinos, ladrones y violadores.  Después de 8 minutos y 37 segundos de discurso utilizará 2 minutos con 10 segundos para hacer una oración. Pide que se descubran la cabeza y cierren las sombrillas para que "papá Dios pueda oirnos", pero casi nadie le hace caso. Son las 3 de la tarde y el sol quema.  Baldizón se marcha pero el mitin no ha terminado. Mientras el sube de nuevo al helicóptero, en la tarima se rifan licuadoras y radios. Antes, en su discurso, Baldizón ha dicho que en aquellos lugares tan alejados "no llega la televisión, ni la radio. Solo una radio que se escucha mucho: Radio Sonora".  
Luego de que Baldizón se fue del lugar, los organizadores rifaron licuadoras y radios. (Foto: Wilder López/Soy502)
 Cuando se agotan los premios, las personas se retiran del lugar. Hay buses esperando y la música también se apaga. La fiesta terminó. Hasta entonces, a media cuadra empieza una boda que ha tenido que suspenderse porque no lograban escucharse, entre sí, los novios. Se celebra en una casa pintada con los logos de otro partido político, que no es el de Baldizón. 
06 de Agosto 2015, 12:52 pm