7 puntos que definirán la relación con la nueva Casa Blanca

Según los empresarios, más que dictar instrucciones, Pence invitó a lo centroamericanos a participar de las soluciones. (Fotografía oficial)

Según los empresarios, más que dictar instrucciones, Pence invitó a lo centroamericanos a participar de las soluciones. (Fotografía oficial)

Siete meses después de que Donald Trump ganara la presidencia de Estados Unidos, Guatemala acaba de tener su primer acercamiento con la nueva administración republicana.

Una delegación oficial, conformada por gobierno y empresarios, se reunió la semana pasada en Florida con la plana mayor de la Casa Blanca: el vicepresidente Mike Pence, el Secretario de Estado Rex Tillerson, el secretario del Tesoro Steve Mnuchi y el de Homeland Security John Kelly, entre otros altos funcionarios. 

Después de esta Conferencia sobre Prosperidad y Seguridad en Centroamérica, al fin podemos decir qué se puede esperar de Washington con mayor certeza. Para entenderlo, hablé con cuatro empresarios que participaron  y su principal impresión es que los objetivos son los mismos, pero que han cambiado el tono y el enfoque.

Sus percepciones se resumen alrededor de estos siete puntos:

1. “Cambio de tono”

Las últimas reuniones entre guatemaltecos y la administración de Barack Obama fueron tensas, incluso hostiles. “Esta vez fue 100 por ciento distinto”, dijo el presidente de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala, Fundesa, Felipe Bosch.  En el anterior encuentro en Washington, los empresarios salieron regañados: el ex vicepresidente Joe Biden les dijo que no pagaban impuestos, no invertían en su país y prácticamente, que eran cómplices de la corrupción. 

Ahora eso no sucedió .“Las reuniones fueron muy calurosas y amables”, dijo Guillermo Castillo, de Cervecería Centroamericana, aunque reiteró que “el contenido de las mismas fue casi el mismo”.

Más que llegar a “escuchar instrucciones”, los empresario percibieron un ambiente de respeto donde se les invitó a aportar. Salvador Paiz, de Empresarios por la Educación, destacó una mayor disposición a reconocer que las soluciones implican una “responsabilidad compartida”.

El ex funcionario de Tigo y responsable de la Agenda Nacional de Competitividad, Acisclo Valladares, indicó que “el tono es positivo, de ‘trabajemos en equipo’, en forma conjunta”.

En otras palabras, la administración Trump no empezó peleando. O al menos, en Florida se apropiaron de la máxima diplomática que recomienda “mano de hierro en guante de seda”. Los funcionarios podrán haber sido cordiales, pero lo cierto es que Washington está fortaleciendo activamente su presencia militar en la región, con reuniones conjuntas de los comandos sur y norte en Guatemala y el envío de un contingente de marines a Petén.

2. Una “visión más practica”

Los empresarios guatemaltecos escucharon con agrado el énfasis que la administración Trump le asigna al desarrollo económico para lograr su principal objetivo: menos migración y más control de las fronteras, tanto para personas, como para drogas y armas.  

“Fueron muy directos”, relata Bosch. “Nos dijeron que ellos no serán exitosos para lograr mayor seguridad si nosotros no somos exitosos para generar empleo”.

El plan de los demócratas para el Triángulo Norte, “La Alianza para la Prosperidad”, también planteaba la necesidad de atraer inversiones para la generación de empleo, pero privilegiaba las acciones en el altiplano occidental de Guatemala, donde se concentra la mayor pobreza rural.

Como era de esperarse de un gobierno republicano, los funcionarios de Trump mostraron mayor disposición a escuchar los criterios de los empresarios, como la factibilidad o rentabilidad de las acciones. “Hay una visión más práctica”, resumió Bosch.

Para Acisclo Valladares, el abordaje de la problemática se resume así: “generar la atmósfera y el ecosistema necesario para que existan inversiones masivas que tengan como consecuencia la generación de empleo a un ritmo bastante mayor del que han sido capaces de generar los países del Triángulo Norte”.

Cabe mencionar que a diferencia de ocasiones anteriores, a esta cumbre las organizaciones de sociedad civil ni siquiera fueron invitadas. Varias de ellas enviaron un documento consensuado manifestando sus puntos de vista para combatir la pobreza, pero según lo reportado por los empresarios, prevaleció un enfoque proclive hacia el sector productivo.

3. Un fondo de inversión para infraestructura

En la conferencia se discutió la necesidad de generar un ambicioso plan de inversión en infraestructura, un punto en el que los empresarios manifestaron especial interés.

Durante las deliberaciones, surgió la idea de generar un fondo de inversión en el que puedan participar la iniciativa privada y entidades multilaterales. “Se necesitan unos 6 mil millones de dólares para todo lo que hay que hacer”, indicó Felipe Bosch.

En palabras de Guillermo Castillo, hablaron “de la necesidad de un enfoque serio en el desarrollo de carreteras, puertos, energía eléctrica y otros, así como en la generación de oportunidades de trabajo para la gente joven”.

Salvador Paiz aseguró que el vicepresidente Pence les dijo que estaban solicitando más dinero al Congreso para canalizar al Triángulo Norte. Sin embargo, para generar las inversiones de infraestructura, aseguró Paiz, será necesario hacer uso de recursos propios. “Nos toca a los guatemaltecos hacer esas inversiones”, dijo.

4. ¿Y los impuestos?

El tema fiscal, que ha dominado el debate con Estados Unidos y la comunidad internacional en años recientes, estuvo presente, pero no ocupó un lugar central. 

“Se volvió a discutir sobre la carga tributaria”, indicó Bosch. “Nos hablaron de la responsabilidad fiscal del Estado”, reportó Valladares.

El más específico en este punto fue Castillo. Según él, se planteó “la necesidad de una reforma fiscal que permita tres cosas: un Estado con suficientes fondos, reducir la enorme informalidad del país y simplicidad para facilitar los negocios”.

5. Mismo apoyo a la CICIG

Donde no hay cambios es en apoyo de Washington a la labor desempeñada por el Ministerio Público, MP, y la Comisión Internacional Contra la Impunidad, CICIG.

En cuanto a este punto, Guillermo Castillo expresó: “el énfasis en la lucha contra la corrupción es el mismo y el apoyo y admiración hacia el trabajo de CICIG y MP es el mismo o más alto. La corrupción es el tema central y la consideran la causa principal de todos nuestros problemas sociales y económicos”.

En este sentido, los estadounidenses manifestaron su interés porque haya “reformas estructurales”, indicó Castillo, “mayor seguridad jurídica y que el sistema funcione para todos”, no solo para quienes tienen dinero o influencia.

Salvador Paiz reportó: “MP y CICIG no están en duda. Se recibieron múltiples mensajes sobre la importancia de la lucha contra la corrupción. En lo personal, yo envié un mensaje sobre la importancia de ese combate, pues creo que debemos fortalecer la capacidad judicial y no solo la acusatoria”.

Por su parte, Acisclo Valladares fue rotundo en su apreciación: “En cuanto a CICIG y MP, el discurso ha sido de total apoyo, como siempre”.

6. ¿Quién sucederá a Todd Robinson? 

Las respuestas son lacónicas en ese punto. “Solo sabemos que el embajador se va en septiembre. De hecho, se van los principales cuadros, la embajada entera está cambiando”, explicó Bosch.

Valladares aseguró que “el nuevo embajador será de carrera, no un nombramiento político”.

En ese punto, Salvador Paiz contestó con humor: “Above our pay grade, esa información”.

7. Entre México y Colombia

Un aspecto que no hay que olvidar es la presencia de México y Colombia en la cumbre.

Sobre este punto, Guillermo Castillo indicó que se habló “de la necesidad de abordar en forma conjunta el tema de seguridad, que está enfocado en maras y narcotráfico principalmente como un desestabilizador social”.

Por su parte, Salvador Paiz añadió lo siguiente: “un elemento nuevo fue el énfasis al rol de México, como un actor muy importante, y de Colombia, por sus aprendizajes”.

¿Significa esto que México y Colombia tendrán ahora un rol tutelar sobre el Triángulo Norte? Paiz no lo interpretó de esa forma: “nosotros debemos diseñar nuestras soluciones pero contamos con el apoyo de países amigos”.

Más de Dina Fernández:

18 de junio de 2017, 15:06

cerrar