De millonario a prófugo: la caída del imperio de Roberto Montano

Jorge Roberto Montano Pellegrini enfrenta acusaciones por lavado de dinero. (Foto: You Tube) 

Jorge Roberto Montano Pellegrini enfrenta acusaciones por lavado de dinero. (Foto: You Tube) 

Jorge Roberto Montano Pellegrini era considerado, hasta hace poco, un empresario brillante: el motor de al menos tres consorcios que proyectaban generar ventas millonarias, no sólo en Guatemala, sino a nivel global.

A través de la empresa "Green Millenium", Montano manejaba la plantación de árboles de teca más grande del mundo: 300 caballerías en La Libertad, Petén. Asimismo, Montano había creado otra empresa en San Diego, California, "SG Biofuels", dedicada a la investigación genética para biocombustible. Por último, Montano lanzó "Grupo Dar", el cual debía producir contenidos de televisión para América Latina.

Hoy el imperio de Montano está a punto de colapsar, pues el Ministerio Público lo acusa de lavado de dinero y asociación ilícita y lo considera prófugo de la justicia.  

Para la Fiscalía Contra el Lavado de Dinero, Montano Pelligrini sería el artífice de una pirámide financiera que habría captado entre 10 y 15 millones de dólares de inversionistas locales. Tres de los afectados se han adherido al MP en el proceso, pero se sospecha que los perjudicados pueden ser muchos más.

Adicional a ello, según el MP, Montano obtuvo también financiamiento en el extranjero. Existen reclamos contra él porque entre sus inversionistas internacionales se encuentran fondos de inversión de jubilados que contienen recursos federales del gobierno de los Estados Unidos.

Desde diciembre de 2014, Montano enfrenta un litigio en una corte de New Hampshire, por incumplimiento de contrato con fondos de inversión de los que obtuvo sumas millonarias para proyectos forestales. 

Datos de la demanda que enfrentada por Montano en New Hampshire. (Foto: Justia, Dockets and Filings)
Datos de la demanda que enfrentada por Montano en New Hampshire. (Foto: Justia, Dockets and Filings)

Después de meses de investigación, el MP no logró ubicar a Montano en su residencia de Encinos de Cayalá, zona 16, para ejecutar la orden de captura que pesa en su contra. En el lugar solo se encontró a su esposa, Anaité Alvarado Sánchez, a quien el MP detuvo bajo el cargo de asociación ilícita.

Jorge Roberto Montano Pellegrini era conocido por su lujoso estilo de vida. (Foto: Facebook)
Jorge Roberto Montano Pellegrini era conocido por su lujoso estilo de vida. (Foto: Facebook)

Cómo operaba

El expediente contra Montano Pellegrini se encuentra en reserva, pero el MP explicó que el empresario se agenció de capital por medio de tres fuentes distintas: fondos de inversión extranjeros, inversionistas locales (las autoridades sospechan que entre éstos puede haber fondos de origen ilícito) e hipotecas obtenidas sobre 128 fincas de los proyectos forestales. Según el MP, bajo las dos primeras figuras Montano captó cerca de 11 millones de dólares, mientras que con las hipotecas recaudó más de cuatro millones de dólares.

La Fiscalía contra el Lavado de Dinero acusa a Montano de levantar capital a través de al menos dos empresas vinculadas a los proyectos de Montano, "Forestales Ceibal" y "Forestal Chaklun",  y luego traspasar los fondos a "Green Millenium". También lo señala de haber falsificado documentos para hipotecar las fincas, una facultad que le estaba vedada, y de haber entregado a los inversionistas pagarés y otros instrumentos que resultaron falsos.

Según el MP, mucho del dinero que Montano obtuvo no aparece registrado en los estados financieros de las empresas.

El sueño comenzó con un bosque

Roberto Montano es ingeniero en sistemas pero se inició como empresario desde joven. Sus primeras empresas fueron de desarrollo informático. Luego, se lanzó a ofrecer servicios de lavandería industrial para maquilas de ropa. En ese negocio, donde llegó a generar muy buenos ingresos, quebró debido a cambios de condiciones en la industria.

Mientras su negocio de lavandería industrial se desplomaba, Montano inició los ambiciosos proyectos forestales que hoy lo tienen hundido en problemas con la ley. 

Según explica el propio empresario en el video de una conferencia dictada en la Universidad Francisco Marroquín, echó a andar su proyecto con 700 mil dólares que le dieron familiares y amigos. Ya con el proyecto en marcha, gracias a contactos internacionales y banqueros de inversión, Montano logró conseguir 25 millones de dólares para darle a la plantación las dimensiones requeridas para hacerla apetecible a importantes fondos de inversión forestal en el extranjero. De esta manera, Montano siguió levantando recursos, con los que pudo plantar cerca de 40 caballerías de madera de teca. No se detuvo ahí: el proyecto creció para abarcar 300 caballerías de teca.

Se suponía que los bosques de teca sembrados por Montano debían convertirse en una lucrativa operación de exportación de madera dentro de una década. La teca es una madera muy resistente, utilizada en la fabricación de barcos, muebles y construcción.

Un segundo proyecto: el biocumbustible

A finales de la década de 2000, cuando los precios del petróleo se dispararon, Montano incursionó en otro negocio: el biocombustible. Esos planes lo llevaron a fundar una compañía de investigación genética en la ciudad de San Diego, para estudiar el potencial energético de una especie llamada Jatropha, un arbusto conocido popularmente como "piñón", utilizado para cercos de fincas. 

Los planes de Montano eran crear un bosque energético de Jatropha, que supuestamente es superior en rendimiento a la palma africana y es más amigable con el medio ambiente. 

La acusación

Según el Ministerio Público, Montano aprovechó sus contactos con empresas, entidades financieras y personas acaudaladas para solicitarles diversas cantidades de dinero. Los inversionistas no recibieron la remuneración ofrecida y cuando intentaron recuperar su capital, Montano no pudo cumplirles.

El viernes 18 de septiembre fue la audiencia de primera declaración del proceso en el Juzgado Cuarto de Primera Instancia Penal. Ahí la jueza Jisela Reynoso escuchó a la esposa de Montano, quien quedó ligada a proceso, arraigada y bajo arresto domiciliario.

Se fijó al Ministerio Público un plazo de seis meses para culminar la investigación, previo a que se realice la próxima audiencia y a la espera de que la Fiscalía logre la captura de Montano Pellegrini.

20 de septiembre de 2015, 00:09

cerrar