Así gastó Q3 millones el IGSS en 6 máquinas que no usan como deberían

El Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) realizó un pedido de equipo médico para la sala de operaciones del Hospital de Enfermedades de la zona 9, por 25 millones 582 mil 790 quetzales. En total compraron 32 equipos diferentes, de los cuales seis máquinas no se utilizan como deberían.

De las plataformas electroquirúrgicas de alta frecuencia, se solicitaron seis de 590 mil quetzales cada una, que suman un total de Q3 millones 540 mil.

  • OTRO CASO...

El médico encargado de hacer la orden de compra de este equipo lo hizo en 2011, pero la adquisición se agilizó en la época navideña de 2014, cuando Juan de Dios Rodríguez era presidente de la Junta Directiva del IGSS.

La compra se realizó por excepción a la Compañía de Equipo Médico-Hospitalario, S.A., más conocida por su nombre comercial Casa Médica.

El 15 de diciembre de 2014, siete empresas presentaron sus ofertas para participar en este concurso. Al día siguiente determinaron que Casa Médica era el único oferente que tenía “las especificaciones técnicas mínimas requeridas por la Unidad solicitante”.

De acuerdo con un médico del IGSS, que prefiere el anonimato, estas máquinas son de muy buena calidad, pero para lo que fueron compradas no se utilizan por falta de unas pinzas que nunca se adquirieron.

Para obtener estas pinzas, se debía hacer una nueva orden de compra que nunca se efectuó porque, según el médico, es un procedimiento muy administrativo y extenso. “Solo es de colocarle un número de código a las pinzas, oficinas centrales lo tiene que autorizar y eso se lleva dos años aproximadamente”, explicó.

¿Cómo funcionan estas máquinas?

Estas plataformas tienen dos funciones: para operaciones con video (para lo cual sí se utilizan en el IGSS) y para coagular en operaciones abiertas. Para esta segunda opción, que sería para lo que más les serviría, no pueden usarlas porque no tienen las pinzas adecuadas que se adapten a la máquina.

Los médicos que las utilizan no se quejan de su funcionalidad. El problema es que fue una compra de millones y los doctores continúan coagulando con el equipo anterior.

Estas son las pinzas que utilizan actualmente para coagular en operaciones abiertas.
Estas son las pinzas que utilizan actualmente para coagular en operaciones abiertas.

  • RECUERDA...

El proceso de la compra

A pesar de que el equipo se quería obtener desde 2011, el 16 de mayo de 2014 el IGSS hizo la solicitud de compra para la sala de operaciones. Y fue hasta diciembre de ese mismo año que la institución agilizó todos los trámites para realizar la compra millonaria.

En época navideña fue que se hizo todas las gestiones de esta adjudicación de 25 millones de quetzales, cuando la mayor parte de los jefes están de vacaciones.

Además, para evaluar la compra utilizaron una comisión receptora inexperta para el tipo de compra, ya que las tres integrantes son del área de enfermería y de la unidad de hemodiálisis.

También nombraron a otras tres trabajadoras suplentes en caso de que alguna de las empleadas citadas tuviera un impedimento. De nuevo, se eligió a una auxiliar de enfermería, a una enfermera graduada y a una analista.

Aparte de las encargadas de la comisión receptora, quienes firmaron y estuvieron enterados de las compras fueron: Oscar Armando García Muñoz, gerente del IGSS y capturado por el caso Negociantes de la Salud el 15 de junio de 2016; Byron Humberto Arana González, subgerente del IGSS; Byron Daniel Hernández Pichiyá, gerente en funciones del IGSS en 2014.

Se llamó a Casa Médica para hablar con Edward Horacio de Marino, uno de sus representantes legales, pero su secretaria Amelia Escobar indicó que le mandaría un correo con las preguntas porque él ha estado en reuniones. “Como ya es fin de año hay reuniones... yo llevo aquí cuatro meses y aún no sé si él vendrá la otra semana”, indicó Escobar.

28 de noviembre de 2016, 07:11

cerrar