Así reaccionará un bebé según lo que su madre coma durante el embarazo

Lo que una mujer embarazada consuma afectará mucho los gustos alimenticios del futuro bebé. (Foto: madreshoy.com)

Lo que una mujer embarazada consuma afectará mucho los gustos alimenticios del futuro bebé. (Foto: madreshoy.com)

Lo que una madre embarazada coma puede ayudar a "configurar" la manera en que un bebé asimile los sabores que probará cuando ya haya nacido.

Según estudios científicos, el feto, incluso en sus primeras semanas de formación, puede ir percibiendo sabores y esto creará recuerdos que definirán sus gustos durante toda la vida.

Desde las siete semanas el feto ya tiene papilas gustativas, las cuales terminan de formarse entre la semana 13 y 15, por lo que este tiene la capacidad de saborear el líquido amniótico, empezando a generar gustos y memoria.

Aquí te presentamos algunos ejemplos que pueden marcar mucho la vida de tu bebé:

SABOR A ANÍS

Durante la investigación, se formó un conjunto de madres, unas habían consumido a menudo este dulce típico durante su embarazo, mientras que las otras no lo habían hecho en absoluto. Justo después de que nacieran los bebés, se les sometió a una prueba, que fue repetida cuatro días después del nacimiento (sin que hubieran probado nada fuera del vientre a excepción de la leche materna).

Las reacciones de los recién nacidos frente al anís estaban fuertemente polarizadas entre los que tenían madres aficionadas a ese dulce típico y los que no: los bebés ya familiarizados con el sabor al anís mostraban preferencia por el mismo, sacaban la lengua y se relamían. Los bebés que no estaban familiarizados con ese sabor, mostraban indiferencia o rechazo.

AJO Y ZANAHORIA

Otro sabor que se ha demostrado que los bebés recuerdan de su paso por el embarazo es el ajo. En un estudio publicado en 'Pediatrics' en 1993, un grupo de mujeres tragó una cápsula de ajo unos 45 minutos antes de que les practicaran una amniocentesis, una prueba prenatal común en la cual se extrae una pequeña muestra del líquido amniótico que rodea al feto para analizarla. El líquido extraído olía a ajo.

  • IMPERDIBLE:

Los bebés que estuvieron flotando en líquido amniótico con olor a ajo durante los nueve meses de gestación mostraron una clara preferencia por este condimento. También ha tenido lugar un fenómeno parecido con las madres que consumían zumo de zanahoria durante el último trimestre del embarazo y los dos primeros meses de lactancia.

HUELLA TEMPRANA DEL SABOR

Prácticamente todos los experimentos realizados han dado como resultado que la exposición de los sabores a los bebés desde edades tempranas sirve como una especie de huella y define en gran parte sus preferencias culinarias futuras.

Los estudios también fueron realizados en ratas, una especie animal que respondió de la misma manera, ayudando a definir los gustos futuros de sus crías a partir de lo que comían durante la etapa de la gestación.

  • INSÓLITO:

Así que si conoces a alguien que está embarazada o tú lo estás, piensa dos veces antes de comerte el siguiente bocadillo y regálale a tu bebé una diversa sensación de sabores.

* Con información de Tecnoxplora

17 de noviembre de 2016, 16:11

cerrar