Brad Pitt, la madurez de uno de los más deseados

El próximo 18 de diciembre Brad Pitt cumple 50 años, aunque nadie lo diría. Y su trayectoria, cada vez más alejada de la imagen de símbolo sexual.

Probablemente, es el actor más famoso sobre la faz de la tierra. Poco queda por escribir sobre William Bradley Pitt (1963), el chico estadounidense de Oklahoma que llegó a convertirse en el hombre más deseado del mundo. Un título que, aunque le acompaña de manera inevitable, cada vez se atenúa más, eclipsado por una brillante trayectoria profesional que le ha dado un puesto entre los grandes nombres de Hollywood.

Si hay una etiqueta que se ha ganado a pulso, esa es la de "versátil". Comedia, acción, drama, suspenso... Aparentemente, ningún terreno cinematográfico se le resiste al actor, que ve cómo su trabajo suele venir acompañado del aplauso de la crítica y público, además de una atractiva recaudación, para regocijo de la industria.

Cuesta imaginar a Pitt en sus comienzos, cuando se disfrazaba de pollo para publicitar el restaurante mexicano en el que trabajaba. Como también es difícil evocarlo en la Universidad de Missouri estudiando Periodismo, carrera que abandonó para dedicarse de lleno al mundo de la interpretación.

Después de un matrimonio fallido con Jennifer Aniston, que duró entre los años 2000 y 2005, Pitt decidió embarcarse en una relación que le cambiaría la vida, con la que es su compañera sentimental desde que se divorció: Angelina Jolie. Con ella ha formado su familia, que supone un pilar básico para él y a la que tiene muy en cuenta a la hora de elegir sus trabajos en el cine.

Juntos forman una mediática pareja que hace correr interminables ríos de tinta y para la que se acuñó un curioso nombre: "Brangelina". Las noticias sobre sus intimidades llenan las revistas del corazón y la prensa sensacionalista, que desbordan sus páginas con rumores de supuestas infidelidades y extravagancias de los actores.

Otro hervidero constante de rumores es su futura boda, de la que todavía se desconoce la fecha, aunque su compromiso se hizo oficial en abril de 2012 después de que Jolie fuera vista con un lujoso anillo diseñado por Robert Procop.

La pareja tiene seis hijos, tres de ellos biológicos; los mellizos Vivienne y Knox y Shiloh Nouvel Jolie-Pitt y tres adoptados: Maddox, Zahara y Pax. Ser padre ha hecho que todo lo que no esté relacionado con su familia se convierta en algo secundario, como no se cansa de repetir en sus encuentros con la prensa.

Está en la cima como actor, pero Pitt también ha desarrollado otras vertientes que hacen de él un hombre polifacético. Destaca su tarea como productor, a través de la compañía Plan B Entertainment. Aunque fue creada conjuntamente con Aniston, ahora la lleva en solitario.

El actor no solo hace publicidad para otras marcas sino se ha apuntado a la moda de crear su propio vino, de la mano de su inseparable Jolie. El resultado no podría haber sido mejor: su vino, llamado Chateau Miraval Rosé, ha sido nombrado recientemente como el mejor rosado del año 2013 por la publicación "Wine Spectator".

A estas alturas, cuesta imaginar qué le queda por alcanzar. Quizá su mayor cuenta pendiente sea obtener un premio Óscar que redondee su filmografía y ponga en relieve la madurez que ha alcanzado como intérprete. 

Por ahora, felices 50 años a uno de los actores más deseados.

15 de diciembre de 2013, 12:12

cerrar