Cactus, los nuevos protagonistas de tu jardín o escritorio

Luego de adentrarnos en el mundo de las suculentas, ahora conoceremos a los miembros estrella de su familia: las cactáceas, conocidas como cactus.

Estas plantas son originarias del continente americano, aunque hay otras especies en áreas de África, llevadas por aves migratorias que usaron sus semillas como alimento y las dispersaron. 

Crecen en lugares áridos y poseen espinas para protegerse de depredadores en los desiertos. No requieren mayor cuidado, ya que su carnosidad les permite conservar agua por mucho tiempo. 

Ariane de López, de vivero Botanik, nos contó un poco más acerca de los cuidados y variedades de esta maravilla de la naturaleza, adaptada para sobrevivir en los lugares más inhóspitos

1. Riego: si nuestro cactus está en el interior, debemos regarlo dos o tres veces por mes (debemos mojar solo la tierra y no la planta). Si está en el jardín, hay que calcular el nivel de humedad al que está expuesto y regarlo lo menos posible. 

2. Luz: el cactus necesita por lo menos 6 horas de luz solar. Los espacios luminosos hacen que crezca a lo ancho y que esté saludable. 

3. Tierra: el suelo necesita ser abonado de vez en cuando. Acude a un vivero y pide abono especial para esta especie. 

4. Floración: evita regar los cactus en invierno, esto facilitará su floración a su tiempo.

5. Cuidado especial: es importante que en tiempo de lluvia los traslades a lugares techados, siempre iluminados, ya que la planta se puede pudrir por el agua. 

6. Plagas: la cochinilla y la araña roja son sus enemigas, presta mucha atención a su ataque. 

Variedades:

Mammillaria: es una especie de tubérculo redondo. Posee un tipo de corona o areola de flores.

Echinocactus: son redondas, con espinas que cubren su piel y su flor crece en la punta. 

Astrophytum: tiene forma de estrella, no posee puntas, tiene pequeños puntos blancos peludos y es una de las más exóticas. 

Opuntia: la tuna es las más común de esta especie y es comestible. 

Cereus: son arbustos alargados y sus flores nacen en la areola. Entre ellos está el cactus monstruoso, que, además de ser muy bello por su originalidad, absorbe la radiación.  

Si deseas conocer más acerca de los cactus puedes visitar el vivero Botanik aquí

23 de febrero de 2017, 06:02

cerrar