Captan una imagen de la galaxia enana Escultor

Imagen de la galaxia enana Escultor, captada por el telescopio de la ESO. (Fotografía: ESO)

Imagen de la galaxia enana Escultor, captada por el telescopio de la ESO. (Fotografía: ESO)

El Observatorio Meridional Europeo (ESO) ha logrado captar una imagen de la galaxia enana Escultor, muy cercana a la Vía Láctea pero con una historia y una personalidad muy distinta a la nuestra.

La imagen ha sido recogida por la cámara Wide Field Imager, instalada en el telescopio MPG/ESO de 2.2 metros, situado en La Silla (Chile).

Aunque es muy tenue y difícil de ver, es un objeto muy valioso para los astrónomos, especialmente para los que estudian cómo se forman las estrellas y las galaxias en el Universo.

Esta galaxia es mucho más pequeña y vieja que la nuestra y es, además, una de las catorce galaxias satélite que orbitan cerca del halo de la Vía Láctea, una región esférica que se extiende mucho más allá de los brazos espirales de la nuestra.

280,000
años luz de la Tierra se encuentra la galaxia enana del Escultor está en la constelación meridional del Escultor.

Como su nombre indica, la galaxia enana está en la constelación meridional del Escultor, a unos 280 mil años luz de la Tierra, y pese a su proximidad, no fue descubierta hasta 1937, ya que sus estrellas son débiles y tenues y se difuminan por el cielo.

Se cree que la Vía Láctea, como todas las grandes galaxias, se formó a partir de la acumulación de otras más pequeñas durante los primeros días del Universo, y si algunas de estas pequeñas galaxias siguen existiendo hoy en día, deberían contener muchas estrellas extremadamente viejas.

La galaxia enana Escultor encaja perfectamente, ya que es una galaxia primordial con un gran número de estrellas muy antiguas, visibles en la imagen captada por el telescopio del Observatorio.

Las estrellas que hay en el interior de galaxias enanas, pueden exhibir historias complejas de formación estelar, pero como la mayoría de las estrellas de estas galaxias enanas han sido aisladas unas de otras y no han interactuado durante miles de millones de años, cada colección de estrellas ha trazado su propio curso evolutivo.

Estudiar las similitudes en las historias de estas galaxias enanas y explicar sus ocasionales valores atípicos, ayudará a comprender el desarrollo de todas las galaxias, desde las enanas más modestas hasta las espirales más grandes.

Para los astrónomos, sin duda hay mucho que aprender de los tímidos vecinos de la Vía Láctea

16 de septiembre de 2015, 10:09

cerrar