Estos consejos te ayudarán a eliminar el exceso de cera de los oídos

Eres de las personas que tienen dificultades con la cera en los oídos. No te preocupes, no es nada fuera de este mundo, pero no todos los métodos son los adecuados para eliminarla.

El problema ocurre cuando esta se produce en forma excesiva y bloquea el conducto causando molestias como los zumbidos, pérdida parcial de la audición y sensación de picor. Lo más grave es que la mayoría no sabe cómo tratarlo de forma correcta y acude a elementos como las pinzas para el pelo, los hisopos de algodón e incluso los dedos.

La cera o cerumen es una sustancia natural segregada por las glándulas del canal auditivo con el fin de lubricar y brindar protección frente a los agentes externos.

Pero si te molesta esta situación, acá de te mostramos varios consejos para eliminarla de manera natural. 

Solución salina

El agua salada es uno de los mejores remedios para la limpieza de los oídos. Esta ablanda la cera acumulada y facilita su eliminación. Debes utilizar una cucharadita de sal, media taza de agua tibia y un pedazo de algodón. 

Disuelve la sal en media taza de agua tibia hasta que quede bien incorporada. Sumerge un trozo de algodón en el líquido y úsalo para poner unas gotas en el interior del oído. Mantén la cabeza inclinada durante tres o cinco minutos para que el agua llegue hasta el interior.

Luego, ponla en sentido opuesto para que se drene. Limpia la parte exterior con un paño limpio para remover la cera blanda.

Aceite de oliva tibio

El aceite de oliva tibio tiene propiedades antisépticas que reducen el riesgo de infección en los oídos. Su aplicación calma la inflamación y disminuye el exceso de cerumen para destapar el canal auditivo.

Debes utilizar tres gotas de aceite de oliva tibio y un gotero. Primero tienes que calentar un poco el aceite de oliva y aplicar dos o tres gotas en el oído afectado. Espera a que se asiente durante unos 10 minutos para que el cerumen se suavice. Pasado este tiempo, inclina la cabeza hacia un lado y retira el aceite y la cera.

Aceite de almendras

Otro de los aceites esenciales que facilitan esta tarea es el aceite de almendras. Este lubrica de forma natural y remueve el exceso de cera para despejar el oído. Los ingredientes son: cinco gotas de aceite de almendras y un gotero.

Llena el gotero con aceite de almendras a una temperatura baja y aplica cuatro o cinco gotas en el oído obstruido. Mantén la cabeza ladeada para que el aceite llegue hasta el interior del oído. Espera unos 10 o 15 minutos para que la cera endurecida se ablande en su totalidad.

Pasado el tiempo indicado, pon un tejido sobre la oreja engrasada y voltea hacia el lado contrario para drenar el aceite. Limpia los excesos con un paño suave.

Agua oxigenada

El agua oxigenada tiene propiedades efervescentes que ablandan los residuos que se acumulan en el canal auditivo. Sus propiedades antisépticas frenan el crecimiento bacteriano y evitan el desarrollo de una infección.

Utiliza una cucharadita de agua oxigenada, una cucharadita de agua pura y un gotero. Combina partes iguales de agua oxigenada con agua pura. Luego llena el gotero con la solución y aplica cinco gotas en la oreja afectada.

Déjalo actuar 10 minutos con la cabeza inclinada y luego voltea hacia el lado opuesto para removerlo. Quita la cera que queda en el oído externo con un paño limpio.

Aceite de bebé

El aceite de bebé está hecho con sustancias suaves que se pueden aplicar de forma segura en el interior de los oídos con cerumen.

Debes tener a la mano cinco gotas de aceite de bebé, un gotero y algodón. Primero, pon el aceite de bebé en el gotero y aplícate de dos a cinco gotas en la zona afectada. Coloca una bola de algodón en el oído para evitar que el aceite se resbale.

Espera cinco minutos e inclina la cabeza en la dirección apuesta. Limpia la cavidad con un paño suave. Luego elige el método que consideres más apropiado y deshazte del exceso de cera antes de que cause obstrucción en los oídos.

Recuerda que debes evitar el uso de objetos puntiagudos o hisopos de algodón porque pueden ocasionar inflamación e infección.

*Tomado de www.epmundo.com