El Congreso regula la tasa de interés que cobran tarjetas de crédito

La regulación de la tasa de interés anual en las tarjetas de crédito desató un intenso debate en el Congreso de la República, que enfrentó a algunos diputados que defendieron a los emisores de tarjetas y otros que los atacaron por “usureros”.

Con 96 votos a favor y 12 en contra, los diputados al Congreso aprobaron un polémico artículo en la Ley de Tarjetas de Crédito, que establece un monto máximo para la tasa de interés anual que se cobra por el uso de tarjetas de crédito.

Según el artículo 10 de la Ley, la tasa de interés no podrá ser más del doble del último valor de la tasa de interés anual activa promedio ponderada del sistema bancario, que publica mensualmente el Banco de Guatemala (Banguat), es decir, la que se utiliza para cobrar intereses por préstamos.  

La tasa de interés anual activa, publicada a finales de septiembre por el Banguat es de 13.33%. Los emisores de tarjetas podrán cobrar el doble de esto, es decir, un 26.66% de interés anual, y este monto podría oscilar hasta un 30% en promedio, dependiendo del comportamiento de la tasa anual que dicte el Banguat.

En la práctica, los usuarios de tarjetas de crédito pagarán menos intereses, ya que según los diputados, los emisores de tarjetas cobran entre un 60 y 70% de interés anual. 

Nuevas regulaciones

La nueva Ley obliga a los emisores de tarjetas a realizar estudios socioeconómicos a todos los solicitantes de tarjetas de crédito para tener acceso al plástico, y el monto de crédito no podrá exceder más de dos veces el salario mensual de la persona. Además, si la deuda del usuario sobrepasa el 150% del total, el emisor de tarjeta queda obligado a reestructurar la deuda y detener el cobro de intereses.

Todas las bancadas del Congreso aprobaron la Ley de Tarjetas de crédito, a excepción de CREO y algunos diputados de PP y Lider. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)
Todas las bancadas del Congreso aprobaron la Ley de Tarjetas de crédito, a excepción de CREO y algunos diputados de PP y Lider. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)

Además, se agregó un artículo nuevo que obliga a los bancos y emisores de tarjetas a implementar programas de educación financiera, cuyo fin es evitar que las personas contraten deuda sin saber cómo pagarla.

Enfrentamiento verbal

Los diputados de la bancada de Compromiso Renovación y Orden (CREO), Álvaro González Ricci, y Emmanuel Seidner, explicaron que regular la tasa de interés es un grave error, pues con esto se reduciría el mercado de tarjetas de crédito, además que la tasa de interés debe ser un contrato entre el emisor y el usuario.

Seidner explicó que actualmente existen más de 2 millones de tarjetas de crédito y que con la nueva Ley se recortarán a menos de 1 millón. “Esto afectará a los usuarios que no podrán acceder al crédito y entonces buscarán un usurero que cobra más”, dijo el legislador.

González Ricci explicó que la ley perjudicará a los bancos. “Esto dañará al sistema financiero. El mercado no debe ser regulado”, señaló.

Los diputados de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), Winaq y Encuentro por Guatemala, respondieron que la Ley regulará un sistema de tarjetas desordenado, que cobra tasas de interés altísimas y que muchas veces engaña a los usuarios. “Estamos ordenando la casa”, detalló el legislador de la UNE, Carlos Barreda.

Sin embargo, cabe desatacar que la Ley de Tarjetas entrará en vigencia tres meses después de su aprobación, es decir que podría tener validez hasta el 3 de febrero de 2016. 

03 de noviembre de 2015, 19:11

cerrar