Paso a paso: los hechos que llevaron a la caída de Otto Pérez Molina

Otto Pérez Molina renunció a la Presidencia el 2 de septiembre de 2015.  (Foto: Archivo/Soy502) 

Otto Pérez Molina renunció a la Presidencia el 2 de septiembre de 2015.  (Foto: Archivo/Soy502) 

El terremoto político que sufrió el Gobierno de Otto Pérez Molina alcanzó su cúspide este 2 de septiembre de 2015, una semana después del Paro Nacional y la protesta pacífica más numerosa en la que decenas de miles de guatemaltecos consiguieron que el mandatario renunciara a su cargo luego de ser formalmente acusado de dirigir una red criminal.
 
Días antes, el 21 de agosto, el juez del Tribunal B de Mayor Riesgo, Miguel Ángel Gálvez, ordenó la captura de la exvicepresidenta, Roxana Baldetti, sindicada de encabezar y beneficiarse de ese sofisticado sistema de defraudación en las aduanas que le robó millones de quetzales al Estado.
 
La cronología de los escándalos llevaron a Otto Pérez Molina a renunciar a su cargo.  (Foto: Soy502)
La cronología de los escándalos llevaron a Otto Pérez Molina a renunciar a su cargo. (Foto: Soy502)
 
La credibilidad de Pérez Molina cayó con el paso de los meses, desde aquel 16 de abril de 2015, cuando la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG)  y el Ministerio Público (MP) desarticularan la red conocida como La Línea, y acusaran al Secretario Privado de Baldetti, Juan Carlos Monzón, de coordinar este esquima corrupto, en complicidad con ambos mandatarios. Monzón continúa prófugo desde el mes de abril.
 
Cronología de hechos desde el mes de junio.
Cronología de hechos desde el mes de junio.
 
 
El 25 de abril ocurrió la primera protesta masiva en la Plaza de la Constitución, convocada a través de redes sociales. A partir de entonces, semana a semana, los guatemaltecos se han dado cita frente al Palacio Nacional de la Cultura para exigir la renuncia de los funcionarios corruptos y la reforma del sistema político.
 
Estas movilizaciones cívicas lograron que los ojos del mundo apuntaran sobre Guatemala y ese despertar ciudadano que exige Justicia.
 
Las protestas masivas obligaron, el 8 de mayo, a que Baldetti dejara el poder en medio de un convulsionado sistema político por ser año electoral.
 
 
El 14 de mayo asumió Alejandro Maldonado como Vicepresidente, proveniente de la Corte de Constitucionalidad (CC) en donde fungía como magistrado. 
 
Cuatro días más tarde estalla el escándalo IGSS-Pisa donde capturan a toda la Junta Directiva del Seguro Social incluído el presidente Juan de Dios Rodríguez, a quien Pérez Molina también había colocado a la cabeza de esa institución por se "su hombre de confianza".  
 
 
Renuncian sus hombres de confianza
 
El 21 y 30 de mayo el presidente sufría otras dos debacles. La primera fue la dimisión de su hombre de más confianza, Mauricio López Bonilla, quien fue ministro de Gobernación.  La segunda fue la de Gustavo Martínez, Secretario Privado de la Presidencia y también pareja sentimental de la hija de Pérez Molina. Martínez aseguró que buscaba “oxigenar“ al gobierno y librar al mandatario de las acusaciones que se cernían sobre él. Sin embargo, el yerno presidencial fue capturado después por ser parte de una red de tráfico de influencias.
 
 
 
Los meses de julio y agosto se vieron marcados por múltiples cuestionamientos al sistema político de Guatemala, más allá de la administración de Pérez Molina. El MP y CICIG han solicitado antejuicios contra alcaldes, diputados e incluso contra el candidato a la Vicepresidencia del Partido Libertad Democrática Renovada, Lider.
 
A medida que el MP y CICIG develaban nuevos casos de corrupción, el repudio al gobierno de Pérez Molina siguió creciendo. Una encuesta publicada el lunes 13 de agosto por el matutino Prensa Libre revela que el 88% de los consultados rechaza su gestión, lo que lo convierte en el mandatario con menos sustento popular desde el fin de las dictaduras militares en 1985. La muestra, realizada a nivel nacional y con un margen de error del 3%, revela que la repulsa a Roxana Baldetti alcanza el 92%.
  
El 21 de agosto, el MP y CICIG hicieran públicas nuevas evidencias en el caso de "La Línea", las cuales colocaban a Baldetti y a Pérez Molina a la cabeza de la estructura de defraudación aduanera. Baldetti fue detenida ese mismo día. El clamor popular exigiendo la renuncia de Pérez Molina se incrementó y detonó la renuncia de varios altos funcionarios, entre los que se contaron ministros, viceministros, secretarios y embajadores.
 
El domingo 24 de agosto, el presidente Otto Pérez Molina transmitió un mensaje grabado, en cadena nacional, donde advirtió que no estaba dispuesto a renunciar y donde convocó a "la Guatemala profunda" a apoyarle. Las reacciones de repudio no se hicieron esperar: las redes sociales se llenaron de la etiqueta #YoNoTengoPresidente.
 
El 26 de agosto, luego de que Baldetti fue ligada a proceso y enviada a prisión preventiva a la cárcel de mujeres de Santa Teresa, por el juez B de Mayor Riesgo, Miguel Ángel Gálvez, la Procuradora General de la Nación, Eugenia Villagrán, recomendó la renuncia del todavía mandatario. El Contralor General de Cuentas, Carlos Mencos, secundó la moción y también exhortó públicamente al Presidente a renunciar.
 
La ciudadanía espontáneamente organizó un Paro Nacional, convocado por redes sociales, el 27 de agosto. A la huelga general se sumaron estudiantes, docentes, centros educativos, mercados y pequeños comercios.
 
En la mañana del 27 de agosto, cuando miles de personas invadían las calles, se unieron al Paro Nacional las grandes empresas de Guatemala y las cámaras de empresarios.
 
Nunca antes hubo en la historia democrática de Guatemala una movilización popular de las dimensiones gigantescas que cobró el Paro del 27 de agosto. Se calcula que más de 100 mil personas acudieron a las calles a exigir la renuncia de Pérez Molina.  
 

03 de septiembre de 2015, 02:09

cerrar