Conoce los mitos en el Día Mundial de la Leche

En un producto tan consumido a lo largo de la historia no es de extrañar que hayan surgido numerosas creencias falsas.

En un producto tan consumido a lo largo de la historia no es de extrañar que hayan surgido numerosas creencias falsas.

Cada uno de junio, se celebra el día del primer alimento del ser humano, la Leche, fecha instaurada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Es una herramienta de gran valor por sus incomparables características nutricionales. No solo contiene proteínas de alto valor biológico, también diversas vitaminas y minerales imprescindibles para la nutrición.

Mito # 1. “La leche animal estimula al cuerpo a producir mucosidad, es por esto que cuando se padece un resfriado, los doctores recomiendan no tomar leche.” Falso.

Cuando existe inflamación, se puede estimular la producción de mucosidad a partir de las glándulas corporales, pero de forma natural, no a causa del consumo de lácteos. 

Mito # 2. “La caseína, proteína presente en la leche y que es utilizada para manufacturar pegamento, produce en un gran número de niños, que los tejidos blandos se hinchen. Estos tejidos blandos se encuentran comúnmente en la garganta, cavidades nasales y senos paranasales.” Falso.

Estudios científicos han revelado que la caseína es una proteína que se encuentra en la leche de los mamíferos y tiene un rango amplio de aplicación. Por ejemplo, en la leche materna, se ha visto que está presente un 40% de caseína, por lo que no es ajena a la alimentación de los humanos.

Mito #3.  “La leche animal está llena de bacterias, por lo tanto es un excelente medio para hacer que las bacterias crezcan en el cuerpo. Es por esto que los niños que no toman leche animal o productos lácteos de procedencia animal, se enferman menos, sufren de menos caries y de menos infecciones de oído”. Falso. 

El Centro de Control (CDC) de Estados Unidos, indica que existe un alto riesgo de enfermedad ante el consumo de leche cruda, pero no así de leche procesada adecuadamente para el consumo. 

Mito #4. “La pasteurización utilizada por la industria de la leche generalmente dura 15 segundos pero para que las bacterias malas de la leche se inactiven, es necesario que el proceso dure por lo menos 15 minutos.” Falso.

La pasteurización y ultrapasteurización son procesos comprobados eficaces para reducir el conteo de bacterias.  La temperatura es importante, en el caso de la pasteurización, se utilizan  78ºC por 15 segundos, lo que garantiza que todas las bacterias patógenas se eliminen al 100%. Incluso la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), por sus siglas en inglés, señala adecuada una temperatura de 72°C, por 15 segundos. Por otra parte, el producto pasteurizado debe mantenerse bajo refrigeración, pues al ser un alimento perecedero, podría deteriorarse si no se conserva adecuadamente.

* Con información de Dos Pinos

01 de junio de 2016, 12:06

cerrar