El Chef de la sonrisa permanente que hoy se desvanece por la violencia

Su optimismo y su carácter bondadoso eran las cualidades que admiraban quienes lo conocían de cerca. El Chef Humberto Domínguez, encontrado asesinado en un camino de terracería esta madrugada, en el kilómetro 14 de la ruta hacia Villa Canales, se definía por encima de todo como un hombre luchador.

Desde niño supo qué es lo quería hacer. Procedente de una familia de escasos recursos, a los diez años dejó su casa por necesidad y decidió venir a buscar mejor suerte en la ciudad capital.

Encontró trabajo en una casa particular como empleado doméstico y allí empezó a formarse en el mundo de la gastronomía. Durante 16 años se empleó en la casa de Don Similiano García y Aurora Valdizán, a quienes acompañaba a sus viajes a Estados Unidos. 

Pasado ese tiempo, decidió volar solo e irse a Miami a profesionalizarse. Allí estudió en la Escuela Culinaria de esta ciudad, graduándose como Chef Ejecutivo Certificado (CEC). Esta titulación le abrió las puertas para trabajar en prestigiosos restaurantes y cocinar para personalidades como Juan Gabriel, Ricky Martin o Chayanne, entre otros.

En 1996 decidió regresar de nuevo a Guatemala y aprender más de la cocina nacional. Viajó por todo el país, aprendiendo recetas ancestrales. Desde Livingston a Petén, desde el kak ik al jocón, para conocer la historia de cada plato. Fue en ese momento que empezó a trabajar en la televisión, durante 17 años y se convirtió en empresario al fundar el restaurante Kacao, en la zona 10. 

Como Embajador de la Cocina Guatemalteca por el Instituto Guatemalteco de Turismo durante 18 años, Domínguez conoció prácticamente todo el mundo y se nutrió de los platos tradicionales de cada cultura para integrarlos a sus creaciones culinarias. Siempre comentaba que compartir la riqueza de la cocina guatemalteca con chefs de todos los rincones del planeta era su mayor orgullo.

Pese a su buena posición económica, Domínguez disfrutaba compartiendo con la gente humilde y solía pasar los fines de semana en su finca de café y ganado en Santa Rosa, cultivando o haciendo quesos. 

También estaba involucrado en diferentes proyectos sociales como Asgachef, una asociación para formar a jóvenes sin recursos que no pudieran pagar sus estudios en cocina, había ganado multitud de premios internacionales y tenía participaciones en otros negocios como la cadena de restaurantes Tacontento.

Hace dos años terminó de estudiar Ciencias de la Comunicación en la Universidad Galileo e inició con su proyecto de producir su propio programa de televisión. Con mil y un proyectos en el bolsillo, su sonrisa permanente se desvaneció de forma imprevista para siempre, este enlutado martes 8 de abril.

Su cuerpo estará siendo velado en Capillas Señoriales zona 9 a partir de las 18 horas de este martes, mientras que el cortejo fúnebre saldrá mañana a las 10 AM hacia Oratorio, Santa Rosa, regresando a la tierra que hace 54 años lo vio nacer.

08 de abril de 2014, 12:04

cerrar