El mismo propósito de siempre: hacer ejercicio. Pero ¿cómo lo cumplo?

Los gimnasios se llenan en enero pero para marzo ya lucen vacíos. 

Los gimnasios se llenan en enero pero para marzo ya lucen vacíos. 

Cada vez más cerca, la cuenta es ahora regresiva para culminar el presente lustro. Como en todos los anteriores, nos enrolamos en las fiestas, los gastos, los viajes de vacaciones y cuando pasa la tormenta algunos meditamos en los planes para el 2014. Inevitablemente muchos hacemos el balance del año y tratamos de cuantificar lo más cerca o lo más lejos que estamos de nuestros objetivos a corto, mediano y largo plazo, (o al menos eso deberíamos de hacer).

¿Qué cambios positivos queremos ejecutar en los siguientes 12 meses? ¿Qué inquietudes nos quedan por materializar? Es clásico que muchos digamos que vamos a empezar a ejercitarnos pero no ha llegado marzo ya hemos faltado al gym por más de dos meses y lo peor de todo, ¡pagamos el año por adelantado! ¿Que estrategias podemos adoptar en el 2014 para por fin cumplir con este objetivo que vamos arrastrando desde hace varios años?

Se dice que para integrar o eliminar un hábito el ser humano necesita adherirse o restringirse de una rutina de forma consistente por un mínimo de 3 semanas, pero ¡por Dios santo! esas 3 semanas parecen una eternidad y muy pocos tenemos el temple para soportarlas. El hombre es un animal de costumbres y por lo mismo es sumamente duro cambiarlas.

El momento de comenzar no es enero, ¡fue ayer!
El momento de comenzar no es enero, ¡fue ayer!

El primer paso para lograr integrar una rutina de ejercicios a nuestra rutina y hacer la transición más amigable, es buscar una actividad que disfrutemos. Por ejemplo para una persona que sufre de germenofobia, (obsesión por la higiene y la limpieza), no le recomendaría que se inscriba en un gimnasio de MMA, donde tendría que batírselas contra otros alumnos revolcándose por un matt lleno de gotas de sangre, sudor, mugre y en la que los pies (y otras partes) del adversario pasan frecuentemente por toda la cara del luchador durante un encuentro. Sería un martirio mientras esta persona piensa en la población de millones de gérmenes reproduciéndose con tremenda facilidad sobre toda su epidermis, imaginando como ingresan por sus fosas nasales los vapores infestados de microbios llenando sus pulmones y viajando por todo su torrente sanguíneo! Cuando menos lo siente solo de imaginarlo esta persona entra en estado de shock.

Debemos encontrar una actividad que se adapte a nuestros gustos, intereses y que nos lleve a los objetivos que estamos buscando. Por ejemplo, si sos un hombre que busca tener un 8% de grasa corporal y subir 10lbs de músculo magro, no tiene sentido que te inscribás en la federación de ajedrez.

Elegir una actividad que te guste, escribir tu meta con precisión y hacerla pública en tu círculo cercano son tácticas útiles para cumplir con el propósito de hacer ejercicio y tener una vida más saludable.
Andrés Fonseca
, triatleta

Otra estrategia para lograr cumplir con la nueva rutina es escribir el objetivo en papel, pero de una forma detallada y concisa. "Hacer más ejercicio" no sirve, debemos tener una descripción detallada de nuestra meta, mientras más exacta mejor, por ejemplo logar un porcentaje específico de grasa, lograr correr cierta distancia de forma sana o en un tiempo definido, etc. No debemos enfocarnos en el peso: el porcentaje de grasa en el cuerpo es el parámetro en el que debemos enfocarnos si lo que deseamos es mejorar la imagen y salud de nuestro cuerpo.

Un paso que ayuda a que nos apeguemos a la rutina es hacer público nuestro target con personas cercanas, en el trabajo, familia, amistades y demás. Les aseguro que cada vez que los vean ir al miércoles de lady’s night, noche de jueves o viernes de locura, en lugar de ir al gym al salir de la oficina, van a tener a más de una persona burlándose de ustedes y recordándoles que no están cumpliendo con su palabra. Buscar grupos que entrenan en conjunto o reclutar aliados en nuestros círculo cercano también nos impone más presión y nos dificulta alejarnos del plan de ejercicios programado.

Incorporar el deporte a tu vida puede transformarte. No sólo cambiará la forma en que te ves --¡y que te ven!-- sino la forma en que te sientes.
Incorporar el deporte a tu vida puede transformarte. No sólo cambiará la forma en que te ves --¡y que te ven!-- sino la forma en que te sientes.

Si desean integrar la carrera a su nueva vida el 2014, es bueno hacerlo de forma progresiva y adecuada a sus capacidades actuales. No se olviden que más del 90% de personas que inician en este deporte sufren de alguna lesión en el proceso. Y no dejen a un lado de la condición física, no es necesario ir a un gimnasio para lograr reforzar sus articulaciones, mejorar la estabilidad estructural y fuerza para evitar una lesión.  Ya sé que van a pensar que es propaganda personal pero la verdad es que lo mejor es contratar a un experto que diseñe un plan personalizado específico para sus aspiraciones y condiciones actuales.

En la medida que encuentren una actividad que disfruten y los acerque a sus metas personales de forma progresiva y efectiva, será más fácil seguir con la rutina de ejercicios, hacer nuestros deseos públicos genera un compromiso. Atrévanse a ser la mejor versión de ustedes mismos en el nuevo año y el momento de empezar no es en enero ¡fue ayer! 

29 de diciembre de 2013, 13:12

cerrar