Elecciones sin legitimidad

En la Huelga Extraordinaria se mencionó que ¡hasta Washington! ha pedido al gobierno que escuche el clamor popular. (Foto: Alejandro Balan/Soy502).

En la Huelga Extraordinaria se mencionó que ¡hasta Washington! ha pedido al gobierno que escuche el clamor popular. (Foto: Alejandro Balan/Soy502).

El candidato de Libertad Democrática Renovada, LIDER, Manuel Baldizón, tuvo una mala semana en los centros urbanos que se informan a través de las redes sociales.

Decidió concederle una entrevista al periodista mexicano Fernando del Rincón, de CNN, y le salió el tiro por la culata, cuando lo desmintió primero el periodista Martín Rodríguez Pellecer y luego, el propio Iván Velásquez, jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, CICIG.

A eso hay que añadir que mientras Baldizón hacía su ronda de cabildeo en Washington, el representante de Massachusetts, Jim McGovern, presentaba ante el Congreso de los Estados Unidos su postura acerca de Guatemala, la cual quedó registrada en el Diario de Sesiones de esa institución.

Lee aquí: Congresista de EE.UU. elogia a CICIG y defiende marchas ciudadanas

El señor McGovern, del partido demócrata, un observador de Centro América con larga trayectoria en el campo de los Derechos Humanos, informó a sus colegas, en términos rotundos, acerca del grave momento que vive Guatemala.

Muchos celebramos las aclaraciones de Rodríguez Pellecer y la determinación, serena pero firme, del Comisionado Velásquez en la pantalla de CNN. Eso está bien para el ruido mediático, pero las palabras del diputado McGovern, han resonado con mucho peso entre los mármoles blancos del Capitolio.

Entérate: Aquí la intervención orginal del congresista James P. McGovern sobre la corrupción en Guatemala

El representante del segundo distrito de Massachusetts elogió el movimiento ciudadano guatemalteco que ante la evidencia de corrupción en el gobierno y los partidos políticos, ha pedido la renuncia del presidente Otto Pérez Molina y otros funcionarios, y ha clamado por reformas profundas a varias leyes, para rescatar la confianza ciudadana en las instituciones.

El legislador también elogió el trabajo “excelente y valiente” que ha realizado la CICIG, en apoyo al Ministerio Público, para combatir  “el saqueo masivo y desvergonzado”, que realizó la administración de Pérez Molina.

Pero más que señalar los casos de corrupción que conocemos, McGovern también mostró su preocupación por el ambiente en el que se pretenden realizar las elecciones generales. El congresista dijo que existe un temor justificado de que ocurra un “fraude electoral por financiamiento ilícito” y que sea posible “amenazar e intimidar” a los votantes.

Sí, el congresista usó esa expresión: habló de “fraude por financiamiento ilícito”.  Sabemos que esas palabras, pronunciadas ante el Congreso de los Estados unidos, tienen una gravedad insoslayable.

La verdad es que cualquier analista que conozca la situación de Guatemala diría lo mismo: es una locura pensar en ir a las urnas en estas condiciones.

Sin embargo, aquí queremos caminar con los ojos vendados sobre la cuerda floja, en lugar de buscar una solución más sensata. Las elecciones se adelantan y se atrasan en otras latitudes con democracias más sólidas, pero aquí violamos los principios constitucionales mañana tarde y noche, pero ¡Dios guarde! vamos a fallar en una formalidad como una fecha.

Sabemos que los partidos políticos se financian con dinero del crimen organizado, lo constatamos en campañas ostentosas, escuchamos conversaciones entre altos funcionarios y narcotraficantes, vemos antejuicios paralizados en tribunales sin explicación alguna y sabemos que todas las listas al Congreso llevan a “impresentables” de miedo… ¿Y cuál es la respuesta?

Que vamos a respetar la fecha de elecciones, aunque sepamos que los comicios son una mascarada y por una vez, nadie ¡ni siquiera los candidatos!, parecen tener ganas de salir a pedir el voto.

¿Qué podemos hacer en estas condiciones? Para comenzar, asegurarnos de que la CICIG y Velásquez se quedan a combatir la corrupción, al lado del MP, como lo han hecho público desde el 16 de abril. Y luego, seguir exigiendo justicia y reformas, pero reformas genuinas y profundas, no maquillaje.

Con las elecciones lidiaremos si eso es lo que hay, pero ya sea ahora o en 12 meses, el panorama es convulso porque nos guste o no, carecen de legitimidad.

02 de agosto de 2015, 18:08

*Las opiniones publicadas en las columnas son responsabilidad de su autor, no de Soy502
cerrar