Los Lorenzana se quedan sin Patriarca. ¿Quién tomará su lugar?

La orden de extradición de Waldemar Lorenzana, el Patriarca, hacia los Estados Unidos, se hará efectiva hoy 18 de marzo, ha anunciado el Ministerio de Gobernación. (Foto: Nuestro Diario).

La orden de extradición de Waldemar Lorenzana, el Patriarca, hacia los Estados Unidos, se hará efectiva hoy 18 de marzo, ha anunciado el Ministerio de Gobernación. (Foto: Nuestro Diario).

Waldemar Lorenzana Lima está donde ningún jefe del narcotráfico quiere estar: extraditado a Estados Unidos a los 74 años y con el negocio en manos de sus tres hijos prófugos.

Se acabaron las diligencias judiciales en Guatemala para Waldemar Lorenzana, quien aparece aquí conducido a un juzgado. Ahora tendrá que enfrentarse a la justicia norteamericana. (Foto: Nuestro Diario).
Se acabaron las diligencias judiciales en Guatemala para Waldemar Lorenzana, quien aparece aquí conducido a un juzgado. Ahora tendrá que enfrentarse a la justicia norteamericana. (Foto: Nuestro Diario).

Este golpe a la estructura (que dirige desde 20 años) es más moral que físico. El peor garrotazo simbólico lo recibió hace tres años, en la aldea El Jícaro (El Progreso): su captura, en compañía de su nieto (Geobany Lorenzana Morales), y a manos de la Policía Nacional Civil (PNC), sin una refriega de balazos, ni escapatorias de leyenda, le arrebató a su familia el aura de intocable.

Durante muchos años, la familia Lorenzana fue intocable. Luego las autoridades de EE.UU. empezaron a presionar por la captura de sus dirigentes. A sus 74 años, el Patriarca perdió poder. (Foto: Nuestro Diario).
Durante muchos años, la familia Lorenzana fue intocable. Luego las autoridades de EE.UU. empezaron a presionar por la captura de sus dirigentes. A sus 74 años, el Patriarca perdió poder. (Foto: Nuestro Diario).

Para 2008, tan seguro estaba de su autoridad en Zacapa que se paseó sin titubeos en una escena de crimen cundida de policías y militares. Ocurrió el 25 de marzo, después que los Zetas ejecutaron a Juan León, alias “Juancho”. Fue un asesinato que tenía la venia de los Lorenzana, según fuentes de inteligencia militar de Guatemala y Honduras, porque Juancho presuntamente robó droga y mató a dos Zetas en Honduras. La ejecución, una venganza, supuestamente no dejaba del todo molesto a Lorenzana Lima, a quien le fastidiaba la manía de Juancho de robar cocaína a otros grupos. Esa aparente aprobación y falta de hostilidades entre los Zetas y los Lorenzana hizo creer al Ministerio Público (MP) en 2009 que tenían un pacto de no agresión, que luego sobrevivió a la captura de Lorenzana Lima y las posteriores irrupciones de los Zetas en el nororiente del país.

Aseguran que Waldemar Lorenzana intentó sacar el cadáver de Juancho León del siniestro escenario de la matanza de Río Hondo, donde lo mataron por venganza en 2008. Aquí una imagen de ese macabro crimen. (Foto: Nuestro Diario).
Aseguran que Waldemar Lorenzana intentó sacar el cadáver de Juancho León del siniestro escenario de la matanza de Río Hondo, donde lo mataron por venganza en 2008. Aquí una imagen de ese macabro crimen. (Foto: Nuestro Diario).

Un funcionario de la Fiscalía de Narcoactividad en esa época dijo que escuchó a un policía en la escena del crimen decir que Lorenzana Lima, y otro sujeto que le acompañaba, quisieron cargar con el cadáver de León. El finado había sido pareja de Marta Julia Lorenzana Cordón, hija de Lorenzana Lima. Cuando el policía les dijo que no se podían llevar el cuerpo porque era evidencia, registraron todos los bolsillos de León y se llevaron una pistola y una billetera, lo único que encontraron. El policía no se atrevió a impedirlo.

Hace seis años, no había hecho alguno que produjera una orden de captura contra los Lorenzana hasta que EE.UU. pidió la extradición de Lorenzana Lima y sus hijos Waldemar, Elio y Haroldo Lorenzana Cordón (de los tres, sólo el tercero está prófugo). Los acusaban de trasladar cocaína entre El Salvador y México. Esta operación requería el transporte de la droga sobre suelo guatemalteco, pero el MP aseguraba no tener evidencias contra los Lorenzana.

En 2009, fuerzas militares y policiales guatemaltecas, con apoyo de la Agencia Federal Anti-Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), encabezaron tres intentos de captura con fines de extradición que fueron un chasco: pobladores de La Reforma, Zacapa, frustraron el gran operativo que hasta involucró helicópteros Chinook. Las manifestaciones callejeras, presuntamente al mando de un familiar de los Lorenzana, bloquearon calles principales. En otro intento, las autoridades llegaron a seis casas de la familia, pero no encontraron a extraditable alguno. Quien sí estaba era Ubaldino (u Ovaldino) Lorenzana Cordón (otro hijo de Lorenzana Lima), y un arsenal de armas cortas—algunas labradas en oro—todas, registradas legalmente. Los prófugos lograron huir, quizá con la pericia que les daba la experiencia en el negocio, dejando intacta la leyenda de la familia.

En 2009 un operativo conjunto de fuerzas locales y estadounideneses allanó la residencia de los Lorenzana en la Reforma, Zacapa, pero el operativo fracasó debido a la intervención de la población y no lograron detener a nadie. (Foto: Nuestro Diario).
En 2009 un operativo conjunto de fuerzas locales y estadounideneses allanó la residencia de los Lorenzana en la Reforma, Zacapa, pero el operativo fracasó debido a la intervención de la población y no lograron detener a nadie. (Foto: Nuestro Diario).

Los inicios

Ubaldino Lorenzana Cordón dice que la fortuna familiar salió del cultivo del tabaco, verduras y la ganadería. Un ex asesor del Ejecutivo, en cambio, afirma que Lorenzana Lima—como algunos narcotraficantes en México—presuntamente se inició en el contrabando en los años 70. La progresión hacia el trasiego de drogas fue casi natural, con el boom del narcotráfico en Colombia y México.

La familia Lorenzana en sus inicios, antes de que iniciara la leyenda. (Foto: Nuestro Diario).
La familia Lorenzana en sus inicios, antes de que iniciara la leyenda. (Foto: Nuestro Diario).

Los vacíos de poder que el Estado dejó en Zacapa, como en otras zonas del país, facilitaron la construcción del feudo Lorenzana, y su carácter benefactor, que les garantizaba lealtades. Algunos pobladores todavía recuerdan que los Lorenzana les construyeron casas después que la tormenta tropical Mitch los dejó a la intemperie en 1998, que les dieron empleo, o atención médica. Pero también hay antecedentes oscuros. De 1999, data la desaparición de Carlos Coc Rax, miembro de la Asociación para el Desarrollo Maya Queqchí, quien presuntamente recibió amenazas de muerte de Lorenzana Lima por una disputa de tierras en Izabal, de acuerdo con una denuncia del Centro de Acción Legal de Derechos Humanos (CALDH). Lo dice el autor mexicano Tomás Borges, en su libro “Maquiavelo para narcos” (2008): “un buen capo ‘debe ser generoso y cruel’ para ser respetado”.

Mientras en Guatemala el sistema de justicia no estableció si los delitos atribuidos a los Lorenzana eran comprobables, EE.UU. probó que tener una memoria y brazos largos y mucha paciencia da resultados. El 26 de abril de 2011, Guatemala reportó la captura de Lorenzana Lima. Casi siete meses después la policía capturó a su hijo, Elio Lorenzana Cordón. En septiembre de 2013, siguió su hermano Waldemar.

Ahora, después de casi tres años de torpedear su extradición, Lorenzana Lima se quedó sin armas para luchar. Su traslado a EE.UU. es un hecho. Una vez en suelo estadounidense, el septuagenario estará entre los cinco miembros encarcelados de una estructura de al menos 12 sujetos que el Departamento de Justicia persigue desde 2003. Entre los extraditados y sentenciados están dos colombianos, un salvadoreño, y el guatemalteco Otto Herrera García.

En Guatemala, Lorenzana Lima y su familia eran un eslabón en la cadena de transporte de cocaína entre Sudamérica y México que lideraba Herrera García (capturado en Colombia en 2007 y extraditado a EE.UU. en 2008). La fiscalía de Washington, DC, lo identificó como una bisagra entre el mexicano Cartel de Sinaloa (o del Pacífico) y el colombiano Cartel de Cali. Pero este sólo era uno de los nexos de los Lorenzana.

En 2012, autoridades colombianas reportaron que una ramificación sobreviviente del Cartel de Medellín, vinculada con guerrilla y paramilitares colombianos, enviaba cocaína hacia el norte de Honduras y, luego, a los Lorenzana en Zacapa. Sus rutas de transporte hacia México surcaban Huehuetenango y Petén.

Negocio de familia

La fortuna de los Lorenzana es comparable a las de otros guatemaltecos capturados con fines de extradición a EE.UU., por narcotráfico. Un vistazo a las fotografías de las propiedades de Mario Ponce (capturado y extraditado desde Honduras en 2012) en Izabal, o de Juan Ortiz, alias “Chamalé” (capturado en 2011 en Quetzaltenango, y pendiente de extradición), en San Marcos, develan un poder económico comparable.

Propiedad de los Lorenzana en Huité. (Foto: Nuestro Diario).
Propiedad de los Lorenzana en Huité. (Foto: Nuestro Diario).

Como Ortiz y Ponce, Lorenzana Lima no dirigía un castillo de naipes. Su extradición no cambia el negocio familiar más que su captura. Clanes familiares como estos trazan sus estrategias a largo plazo en caso de capturas o muertes. Por algo Borges explica en su libro que las estructuras familiares tienen mayor estabilidad que los grupos cuyas lealtades no descansan en lazos consanguíneos.

La extradición de Lorenzana Lima confirma un cambio generacional, que deja el negocio en manos de sus hijos Haroldo, Ubaldino y Marta Julia Lorenzana Cordón—estos dos últimos, señalados por el Departamento del Tesoro de EE.UU. de narcotráfico y lavado de dinero. Pero hay otros síntomas: (1) la captura en junio de 2013 en San Marcos de Hans Breiner Lemus Lorenzana (hijo de 17 años de Marta Julia Lorenzana), con 50 kilos de cocaína con el sello del Cartel de Sinaloa (según la policía); y (2) la presunta participación de los hijos de los Lorenzana Cordón (que rondan los 12 años) en el transporte de drogas desde un punto hacia otro, para que puedan argumentar que fueron secuestrados si son capturados y salir libres sin problemas por ser menores de edad. El mismo Lemus Lorenzana fue liberado seis semanas después de su captura.

Mientras tanto, información extraoficial da cuenta que Marta Julia Lorenzana ordenó la entrega de al menos dos cargamentos de cocaína en 2012, desde Zacapa hacia Escuintla, pero que su hermano Haroldo es quien ahora lidera el negocio. Ubaldino, en cambio, ha sido el rostro más público de la familia. Dio declaraciones a la prensa en 2009 después de los fallidos operativos de captura y abogó por la libertad de su padre en 2011, que incluyó una visita a la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado (ODHA). Una de las pocas extravagancias que se le conocen fue la propiedad de un helicóptero.

La leyenda de Lorenzana no está inmortalizada en corridos o videos en Youtube. Sus extravagancias no llegan a tanto, según personas cercanas a la familia. Las grandes celebraciones son a puerta cerrada, entre gente de confianza, aunque no es un secreto en Zacapa que famosos grupos mexicanos como Los Tigres del Norte, Los Tucanes de Tijuana y Los Temerarios, amenizaban sus fiestas, o que durante el cumpleaños de Lorenzana Lima cada 19 de febrero una canción infaltable era “Jefe de Jefes”. Desde un puesto de honor, el jefe de la familia escuchaba a los mexicanos cantar “Muchos creen que me busca el gobierno, otros dicen que es pura mentira, desde arriba no más me divierto, pues me gusta que así se confundan”.

Ahora Lorenzana Lima lleva tres cumpleaños en la cárcel, sabiendo que para él todo se vino abajo, pero que el negocio continúa afuera. De acuerdo con informes extraoficiales de inteligencia, las capturas de “El Patriarca” y dos de sus hijos no interrumpieron la vida de la familia, aunque ahora la generación joven deba cargar con los pecados de los mayores. Para la fiesta de quinceañera de una hija de Marta Julia Lorenzana Cordón, en un hotel sobre la costa del Pacífico, en Escuintla, que amenizaría el cantante puertorriqueño de reggaetón Tito “El Bambino”, la agasajada debió buscar otra opción, porque el cantante canceló su asistencia supuestamente cuando se enteró de las capturas en la familia.

No fue posible corroborar la versión con el cantante. Sin embargo, las capturas dominan los videos de los Lorenzana en Youtube, cargados por terceros. Uno de ellos es una mujer que agradece la ayuda económica de la familia, que permitió que su sobrino sobreviviera la leucemia. El video está calzado con la música de un grupo que le canta a “El Capo de los Pobres”, al extraditado que, como Lorenzana Lima, se sabe un capítulo cerrado en el narco. Más no uno olvidado.

18 de marzo de 2014, 08:03

cerrar