Otto Pérez Molina reprobado: la foto que resume el día

Una vez más, una fotografía, captada por el lente del corresponsal de la agencia EFE, Esteban Biba, condensa la situación que ha vivido el presidente Otto Pérez Molina, en un día histórico y amargo: el que marcará el momento en que fue detenido su yerno y ex Secretario General de la Presidencia, Gustavo Martínez.

Citado por una delegación del gobierno de los Estados Unidos, integrada por funcionarios de alto nivel de las áreas de seguridad y justicia, el presidente acudió a Puerto Barrios a una reunión bilateral con su equipo de trabajo. El mandatario llegó a la cita a las 8 de la mañana, pero tuvo que esperar durante casi una hora para entrevistarse con los funcionarios estadounidenses, algo inusual en el protocolo de un Jefe de Estado.

Luego de la reunión, el líder de la delegación venida de Washington, el embajador Thomas Shannon, Consejero del Departamento de Estado, tomaba el podio y el micrófono. El presidente quedó relegado a un segundo plano.

Al tiempo que Shannon respondía a los periodistas, el lenguaje corporal del presidente de Guatemala, era elocuente: con el gesto adusto y resignado, la angustia y la tensión del mandatario era evidente desde la rigidez de los hombros a las falanges. Las piernas, igualmente tiesas, podían ser las de un militar en formación o de un baletista.

Otras fotos que hablan

Desde que inició la crisis institucional en el mes de abril, otras fotos han sido igualmente reveladoras. Inolvidable es la imagen que congeló el momento en que se oficializó la prórroga del mandato de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), por ejemplo.

Otra imagen histórica: el apretón de manos de un jefe de Cicig triunfal, Iván Velásquez, ante un derrotado Otto Pérez Molina. (Foto: Wilder López/Soy502).
Otra imagen histórica: el apretón de manos de un jefe de Cicig triunfal, Iván Velásquez, ante un derrotado Otto Pérez Molina. (Foto: Wilder López/Soy502).

Asimismo, fue elocuente la imagen que ilustró el día en que Pérez Molina acompañó al embajador de los Estados Unidos, Todd Robinson, en una conferencia de prensa donde se anunció que los empleados de la Superintendencia de Administración Tributaria, SAT, serían sometidos a una prueba de polígrafo.

De esta fotografía se hicieron "memes". El presidente de Guatemala escucha, atento e incómodo, mientras el Embajador de los Estados Unidos, Todd Robinson, explica que los funcionarios de la SAT serán sometidos a una prueba de polígrafo. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502).
De esta fotografía se hicieron "memes". El presidente de Guatemala escucha, atento e incómodo, mientras el Embajador de los Estados Unidos, Todd Robinson, explica que los funcionarios de la SAT serán sometidos a una prueba de polígrafo. (Foto: Jesús Alfonso/Soy502).

Al límite del desgaste

Consultado al respecto de la situación que enfrenta el presidente Otto Pérez Molina, luego de que sus dos hombres de más confianza, quien fue su Secretario Privado, Juan De Dios Rodríguez, y ahora quien fungió como su Secretario General, además de ser la pareja sentimental de su hija, Gustavo Martínez, se encuentren arrestados, acusados de cometer actos de corrupción, varios analistas aseguraron que el mandatario está debilitado al extremo.

“Esta es la tapa del pomo”, dijo el director de Acción Ciudadana, Manfredo Marroquín. “Vemos al presidente en la misma posición que la vicepresidenta Roxana Baldetti cuando estalló el escándalo de “La Línea”. El destino debe ser el mismo”.

Yo veo más un zombie que un presidente
Manfredo Marroquín
, director Acción Ciudadana

Con Manfredo Marroquín coincide el abogado constitucionalista Alejandro Balsells, quien aseguró que el presidente no tiene más que renunciar. “Institucionalmente es inviable mantener al general Otto Pérez en la presidencia”, afirmó el jurista. “Su permanencia provoca más desgaste institucional de lo que provocaría su salida”.

Por su parte, el politólogo y catedrático universitario Carlos Mendoza, analista del centro de pensamiento CABI (Central American Business Intelligence), indicó que existen dos teorías que explican porqué la Embajada de los Estados Unidos ha evitado que caiga el mandatario.

“La primera hipótesis es que la Embajada quiera evitar un escenario como el de Honduras en el 2009, donde el vacío de poder fue aprovechado por las mafias”, indicó.

“La otra posibilidad es que estén ‘comprando tiempo’ mientras se preparan casos fuertes en contra de Roxana Baldetti y otros funcionarios, con fines de extradición”, especuló.

En cuanto a la permanencia de Pérez Molina en el cargo, Mendoza opina que el presidente debería renunciar. “El mandatario debe dar un paso al lado para permitir que haya una investigación seria sobre las acusaciones que ha iniciado la Cicig, con apoyo del Ministerio Público”.

El politólogo concluyó  que los casos de corrupción develados hasta el momento deberían ser un precedente político y jurídico. “Le haría un beneficio al país que el presidente renunciara, porque debe quedar claro que nadie, ni el presidente, es superior a la ley. Y para la población que se ha movilizado y que ha protestado pacíficamente, sería un golazo, porque falta limpiar el Legislativo y el Judicial”.

Esta nota fue elaborada por Dina Fernández y Juan Manuel Vega

 

09 de julio de 2015, 20:07

cerrar