“Game Over” para Nintendo genera pérdidas que suman US$257 millones

Las pérdidas que tuvo el gigante japonés de los videojuegos sobrepasaron los 257 millones de dólares; una pérdida nunca antes vista desde su fundación en 1975. (Foto: AFP)

Las pérdidas que tuvo el gigante japonés de los videojuegos sobrepasaron los 257 millones de dólares; una pérdida nunca antes vista desde su fundación en 1975. (Foto: AFP)

El pionero japonés de los videojuegos, Nintendo, lentamente pierde la batalla en el mercado mundial que fundó desde 1975, debido a una creciente competencia no solo de otras consolas, sino a los miles de juegos que pueden descargarse en los smartphones  a un bajo precio o de forma gratuita. 

Este viernes, el gigante de las consolas, advirtió por me dio una conferencia de prensa que cerrará este ejercicio fiscal en números rojos debido a una estrepitosa caída en las ventas de las consolas y los juegos. 

Para este año fiscal (abril 2013-marzo 2014), el creador del famoso juego de  Mario Bross y Pikachu espera una pérdida neta de 257 millones de dólares muy lejos de los 527 .1 millones de dólares en réditos esperados con anterioridad.

Nintendo prevé un déficit operativo de 335.4 millones de dólares y un volumen de negocios que rondará los 5 mil 654 millones de dólares  muy por debajo de los 8 mil 817 millones de dólares calculados con anterioridad. En cinco años, sus ingresos por ventas se han dividido por cuatro.

En 2008-2009, el grupo, entonces en la cumbre de su gloria amplificada por la debilidad del yen, registraba un beneficio de explotación cercano al volumen de negocios que prevé para este año.

Nintendo ha justificado esta revisión de sus previsiones por la imposibilidad de cumplir sus objetivos comerciales.

Las ventas de consolas durante las fiestas de fin de año no llegaron al nivel previsto y por tanto el volumen de negocio de los juegos ha sido muy inferior a lo esperado
Satoru Iwata
, presidente de Grupo Nintendo

Dado el entorno económico internacional favorable, con una recuperación confirmada en particular en Estados Unidos y Japón, así como la pérdida de valor del yen que ha beneficiado a las exportaciones, el golpe a Nintendo es más duro.

Pérdida de atractivo

Las consolas de Nintendo han pasado desde el clásico modelo ochentero hasta el revolucionario Wii. Sin embargo, la consola Wii U ha sido un rotundo fracaso por su modalidad considerada poco práctica y la salida de fuertes competidores como el PS4 o Xbox One y los Smartphones. (Foto: Nintendo).
Las consolas de Nintendo han pasado desde el clásico modelo ochentero hasta el revolucionario Wii. Sin embargo, la consola Wii U ha sido un rotundo fracaso por su modalidad considerada poco práctica y la salida de fuertes competidores como el PS4 o Xbox One y los Smartphones. (Foto: Nintendo).

La historia y tradición no han favorecido en las ventas a Nintendo, pues lejos quedaron aquellas consolas y videojuegos que con cada salida llenaban de asombro la mente de  los miles de los usuarios. 

Nintendo pensaba vender 9 millones de consolas de salón Wii U este año pero se quedarán en unos 2.8 millones. Y el número de juegos asociados se quedará en 19 millones, dos veces menos de lo previsto con anterioridad.

Estos datos reflejan el fracaso de la Wii U lanzada a finales de 2012, en la que la empresa de Kioto había puesto todas sus esperanzas.

Los resultados tampoco serán buenos para la consola de bolsillo 3DS, de la que se venderán en el mejor de los casos 13.5 millones de unidades en todo el mundo y no 18 millones como se esperaba, y 66 millones de juegos Nintendo para esta máquina diminuta de dos pantallas, 14 millones menos de los esperados.

Competencia "Smartphone"

La competencia de los teléfonos inteligentes  es la culpable de las dificultades que ha atravesado en los últimos años esta empresa centenaria, especialista en juegos de cartas antes de lanzarse a los videojuegos hace tres décadas.

Estos pequeños aparatos multimedia sustituyen muy bien a las consolas para los jugadores ocasionales. Y además, los juegos para los teléfonos son más baratos y a menudo incluso gratuitos.

En Japón, las ventas de consolas y los juegos vídeo para ellas han caído 9% el año pasado en comparación con las de 2012 y el 40% en los últimos cinco años.

Al mismo tiempo, Japón se convirtió el año pasado en el primer mercado mundial de aplicaciones para smartphones, por delante de Estados Unidos, gracias a los juegos.

En otros lugares, las aplicaciones para smartphones arrasan en detrimento de los juegos para consolas, sin contar con que Nintendo tardó en reaccionar para proponer contenidos descargables.

También contrastan con el excelente inicio de la consola de salón PlayStation 4 de Sony lanzada fuera de Japón a finales de 2013, desmarcándose de Wii U y de otras plataformas lúdicas gracias a su mayor poderío técnico.

Nintendo anunciará un nuevo plan estratégico a finales de mes para reintegrarse a la competencia de la que ya fue desbancado. 

 

17 de enero de 2014, 13:01

cerrar