Guatemaltecas denuncian violación por agentes de migración de EE. UU.

Las hermanas buscaban reunirse con su madre, pero en el camino vivieron uno de los momentos más terroríficos de su vida. (Foto: ACLU Of Northen California)

Las hermanas buscaban reunirse con su madre, pero en el camino vivieron uno de los momentos más terroríficos de su vida. (Foto: ACLU Of Northen California)

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) declaró que dos hermanas guatemaltecas que cruzaron la frontera de Estados Unidos fueron ultrajadas sexualmente por un oficial fronterizo.

Las jóvenes, entonces de 17 y 19 años, estaban perdidas cuando fueron rescatadas por agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos en julio del 2016. Las trasladaron a una oficina de campo en El Presidio, Texas, las encerraron en una habitación y les ordenaron quitarse la ropa, según reclama la ACLU.

CONFLICTO CON LA LEY...

“Lo que pasó en ese armario me ha causado mucho dolor y tristeza”, dijo Clarita, la hermana mayor, en un comunicado difundido por la entidad denunciante. 

“Les cuento mi historia porque no quiero que nadie más pase por esto. Espero que el oficial sea honesto sobre lo que hizo y asuma su responsabilidad por sus acciones. Es la única forma que podemos hacer para que esto no vuelva a pasar”, expresó. 

Las hermanas denunciaron el hecho casi de inmediato a otro agente, fue así que se inició una investigación por parte del Departamento de Seguridad Nacional. Las autoridades federales aún no han levantado cargos en contra del funcionario señalado, detalló la ACLU

INCERTIDUMBRE...

Clarita escribió recientemente en su blog que ellas estaban decididas a escapar de Guatemala en busca de una mejor oportunidad. Comprendían el riesgo que tomaban de ser deportadas si eran capturadas. “Pensábamos que nadie nos haría daño por primera vez en muchos años”, relata. 

Después de ser agredidas sexualmente, el supuesto responsable les dio chocolates y papas fritas en su intento para calmarlas.  

“Pensábamos que habíamos dejado un mundo de violencia y opresión en Guatemala, pero nos dimos cuenta de que los agentes de inmigración de Estados Unidos no eran diferentes a los de nuestro país, abusando de su poder y la responsabilidad que tienen en sus manos”, siguió relatando Clarita. 

Mientras el proceso toma su curso, las muchachas viven con su mamá en Fresno, California, a la espera de deducir responsabilidades del autor del hecho.

Puedes leer el relato completo en este enlace

*Clarita es un nombre ficticio

*Con información de NY Daily News

23 de marzo de 2017, 17:03

cerrar