Las historias detrás del embarazo de niñas guatemaltecas

"Por miedo no le dije a nadie". "Me dijo que me aguantara". "Me lo merecía". Estas son frases que a diario repiten las niñas al momento de presentar una dencuncia por violación.

Hasta marzo de 2017, Guatemala registra al menos 18 mil 279 niñas de entre 10 y 19 años que han quedado embarazadas. Esta es una realidad que se cuenta a través de miles de historias de menores guatemaltecas. En esta nota te presentamos tres casos. 

Su padrastro

Carolina* es una niña de 11 años que vive en Chisec, Alta Verapaz. Su padrastro la violó en varias ocasiones y se dieron cuenta de esto hasta que fueron al centro de salud a enterarse de la noticia de que ella esperaba un hijo de él.

  • RECUERDA...

La comunidad no permitió que colocaran la denuncia, ya que aseguraron que ellos se harían cargo del caso. Carolina vivió en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción por ocho días y luego regresó a su casa en Chisec. Su bebé ahora tiene dos años, la madre de Carolina lo cuida ya que ella trabaja en la capital.

Desterrados

Marta y Amelia* son dos hermanas, de 11 y 13 años, a las que las viola el abuelo materno. “Él le dice a la mamá que le preste a una para que atienda la tienda y allí la viola, a la otra la lleva al mercado y también abusa de ella”, relata Mirna Montenegro, del Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva (OSAR).

En la conferencia de prensa de la OSAR aseguraron que una de cada cinco adolescentes de entre 15 y 19 años ya ha sido madre o está embarazada. (Foto: Manuela Trillos/Soy502)
En la conferencia de prensa de la OSAR aseguraron que una de cada cinco adolescentes de entre 15 y 19 años ya ha sido madre o está embarazada. (Foto: Manuela Trillos/Soy502)

El abuelo las violó durante dos años y se descubrió el abuso luego de que una de ellas resultara embarazada. Por ser el abuelo ancestral, la comunidad desterró a las menores con sus padres. Siguen en la misma condición de pobreza y el bebé tiene un año y medio.

Su hermanastro

María* es una menor de 12 años que era violada por su hermanastro, que solo es hijo de su papá. A ella también la llevaron al Centro de Salud y allí se enteraron de que estaba embarazada. La Procuraduría General de la Nación (PGN) la mandó a un albergue a la capital y allí tuvo a su bebé.

Salió del hogar cuando su bebé tenía un año y dos meses. El hermanastro se fugó y no existe un proceso penal en su contra.

  • PUEDE INTERESARTE...

Según Montenegro, existe en la sociedad guatemalteca el imaginario social de que la mujer es la que provoca, “pero en el área rural es peor”. Incluso muchas madres ven estos casos de violencia sexual como normales “y que por ser su cruz ellas lo tienen que aguantar”, declaró.

Durante 2016 se registraron 79 mil 622 casos de menores de entre 10 y 19 años que quedaron embarazadas. Este año, de enero a marzo, van 18 mil 279 niñas y según Montenegro la tendencia no ha disminuído.

*Nombres ficticios de historias reales.

22 de mayo de 2017, 06:05

cerrar