La impresión en 3D es el futuro de la medicina

La impresión 3D es una de las áreas de investigación con más futuro en el ámbito de la medicina. (Foto: Google)

La impresión 3D es una de las áreas de investigación con más futuro en el ámbito de la medicina. (Foto: Google)

La medicina tiene su vista puesta en la impresión 3D para solucionar el problema del abastecimiento de órganos y otros tejidos, de cara a un futuro no muy lejano. El abaratamiento de los costes, unido a los avances en esta técnica que permite crear objetos de la nada, han permitido a los investigadores ser optimistas respecto a su uso en humanos.

El mayor problema al que se enfrentan las impresoras 3D en la actualidad es la incapacidad de crear estructuras que no sean capaces de aguantar su propio peso y se deformen al construirlas. 

Se han impreso en 3D objetos creados con metales o cerámicas durante muchos años pero imprimir materiales que se deforman con su propio peso se han convertido en un reto
Adam Feinberg
, ingeniero biomédico.

El negocio de la impresión 3D en medicina supuso en el año 2014, 537 millones de dólares en los Estados Unidos, un aumento del 30% respecto al 2013, siendo piezas de titanio para reparar caderas dañadas y huesos de polimero para reparar estructuras óseas dañadas los elementos más demandados

Organovo, una firma especializada en la impresión de tejidos humanos, trabaja en materiales que permitan regenerar órganos como el hígado aunque Jennifer Lewis, una bioingeniera licenciada en Harvard, duda respecto al prometedor futuro de la impresión 3D: "Me encantaría que fuera cierto aunque hablamos de estructuras muy complicadas" dice.

La realidad asegura que todo lo relativo a estructuras rígidas es factible, ya sean prótesis, dentaduras o dispositivos para mejorar la capacidad auditiva.

*Con información de lainformación.com

26 de octubre de 2015, 12:10

cerrar