Los incansables músicos que acompañan a los cortejos procesionales

Son las 8 de la mañana cuando el sonido de los timbales marca el inicio de la Procesión de Jesús Nazareno Justo Juez del templo de Capuchinas. La Granadera interpretada por un grupo de filarmónicos marca el paso lento y cadencioso de los cargadores que con luto llevan en hombros las imágenes. 
 
El grupo de músicos pone atención al director que con su guía marca los tiempos con los que deben seguir al pie de las partituras las marchas fúnebres que acompañarán uno de los tantos cortejos de la Cuaresma y Semana Santa. 
 
 
Quienes asisten para participar o a presenciar el paso de los cortejos procesionales más importantes de la época se sumergen en un ambiente místico, entre volutas aromáticas de incienso, que se elevan al cielo junto con las oraciones de los creyentes; un silencio solemne, instantes mágicos que dejan a los sentidos percibir en su plenitud las marchas fúnebres, acompañantes infaltables en los cortejos procesionales propios de la Semana Santa guatemalteca.
 
Según el historiador Miguel Álvarez, las marchas fúnebres interpretadas durante la Cuaresma y Semana Santa, constituyen “el mayor aporte de Guatemala a la música occidental”, composiciones musicales que “surgieron a finales del siglo XVI, y debido a que el país es un pueblo muy religioso, son el segundo género musical más escuchado después de la marimba”.
 
Las marchas fúnebres constituyen un género particular de la música guatemalteca, con identidad propia (...) Según estudios realizados, la más antigua marcha fúnebre procesional de que se tenga noticias en este país fue la compuesta para la procesión del Cristo de los Reyes de la Catedral de Santiago de Guatemala, en el año del Señor de 1595
Miguel Álvarez
, historiador
 
Una incansable profesión
 
Sergio Tzic un trompetista egresado del Conservatorio Nacional de Música, comenta que su carrera lo llevó a integrarse a las filas de los músicos, todos los años se integran para acoplarse a los cortejos procesionales, para finalmente recibir una remuneración económica por hacerlo. 
 
 
Algunas veces el terreno no es tan hostil como salir a la calle y recorrer hasta 12 horas tras el anda procesional bajo los rayos del sol, la fuerte lluvia o el frío y aún así continuar interpretando casi de manera perfecta el instrumento, sino que también son invitados a conciertos en eventos privados donde los espacios son controlados. 
 
Este es el programa de marchas que deben interpretar durante la procesión.
Este es el programa de marchas que deben interpretar durante la procesión.
 
Esta expresión cultural es tan difundida y popular en Guatemala, que en el año 2008 fue declarado Patrimonio Cultural Intangible de la Nación, por quien entonces fuera el presidente en Guatemala, Álvaro Colom.
 
El Acuerdo Gubernativo 362-2011 señala que las marchas fúnebres son “un ícono guatemalteco que enriquece los cortejos procesionales y celebraciones religiosas durante la Semana Santa”.
 

20 de marzo de 2016, 10:03

cerrar