Los jóvenes con discapacidad que no se rindieron ante la adversidad

Son las 8:00 de la mañana y Josué Aguilar ya está en línea en su computadora para hacer su primera llamada del día. Su cubículo no es distinto al de los cientos que lo rodean en el Call Center, no obstante, su historia destaca entre la de todos los demás colaboradores. Josué es agente de televentas, pero hay algo distinto a sus compañeros: es no vidente.

Mira el video abajo...

Entre las hileras de sillas de oficina y pantallas, Aguilar cuenta: “Cuando tenia 14 años me diagnosticaron un desprendimiento de retina”. Fue el comienzo de un lento proceso que poco a poco le fue arrebatando la vista

“En mis años de diversificado y de universidad fue prácticamente el periodo cuando perdí la vista”, dice mientras sostiene un bastón con la mano. En un lapso de 9 años, Aguilar se sometió a cinco operaciones para intentar reparar el daño en su retina. Sin embargo, los esfuerzos fueron en vano. 

A pesar de las dificultades por las que atravesaba, Josué no se rindió ante la adversidad. Logró terminar su carrera universitaria y se graduó como Licenciado en Mercadotecnia y Publicidad

Oportunidad para los discapacitados

Aguilar trabaja desde hace seis años en el Call Center de Bac Credomatic y es parte de un programa de empleo inclusivo que comenzó en esta institución desde hace nueve años. A decir de Maria Beatriz Maldonado, gerente de Recursos Humanos de dicha institución, lo que se buscan es mejorar la calidad de vida de personas a las que les es difícil obtener oportunidades. 

Si mejoramos la calidad de vida de una persona, estamos mejorando la calidad de vida de una familia y por consiguiente el país
Maria Beatriz Maldonado
, gerente de Recursos Humanos de Bac Credomatic.

Trabajando de la mano con el Benemérito Comité Pro Ciegos y Sordos de Guatemala y otras instituciones, el programa ha logrado colocar dentro de las filas del banco a 35 personas con capacidades distintas. Entre los diferentes puestos se pueden observar a no videntes, personas con discapacidad auditiva y física

Un efecto en dos vías

Según explica Maldonado, hay un efecto positivo en dos vías respecto a los colaboradores discapacitados. El primero es en el empleado mismo, que se siente útil nuevamente y que puede servir a su comunidad. El segundo, y más importante, es en el ambiente laboral del resto de trabajadores

Se intensifica el trabajo en equipo, hay comunicación, liderazgo e incluso reconocimiento entre los colaboradores con la inclusión de estas personas.
Maria Beatriz Maldonado
, gerente de Recursos Humanos de Bac Credomatic

Es el efecto que Gabriel Ramírez de 22 años ha generado en el grupo. Trabaja desde hace seis meses atendiendo el Web Chat  y tiene una discapacidad auditiva. No obstante, no ha tenido problema en comunicarse con sus compañeros de trabajo, pues ellos han optado por aprender lenguaje de señas. 

“Nunca pensé en tener la oportunidad de conocer a alguien como Gabriel en este trabajo”, cuenta Billy Castellanos, compañero y amigo de Ramírez. “Me he convertido en su intérprete en los talleres y capacitaciones que dan acá. Tuve que aprender de cero todo el lenguaje de señas”, explica. Castellanos confiesa que ha sido una experiencia muy gratificante. 

  • MIRA AHORA: 

Josué Aguilar cuenta que al principio los compañeros no sabían exactamente cómo tratarlo, incluso aunque habían recibido charlas de sensibilización, el primer contacto con un discapacitado puede ser algo incómodo

“Yo soy el primero en burlarme de mi discapacidad. Yo suelo decir: ‘Por qué no toman en cuenta mi punto de vista’, eso ayuda a romper el hielo y que la amistad surja más sinceramente”, cuenta. “Luego las cosas mejoran y se normalizan” finaliza. 

15 de diciembre de 2016, 08:12

cerrar