Iniciar sesión con Facebook

Juan Carlos Monzón, la pieza clave dentro de la red La Línea

Juan Carlos Monzón era la mano derecha de Roxana Baldetti, aunque también se han evidenciado sus vínculos con Otto Pérez Molina. (Foto: Vicepresidencia)

Juan Carlos Monzón era la mano derecha de Roxana Baldetti, aunque también se han evidenciado sus vínculos con Otto Pérez Molina. (Foto: Vicepresidencia)

Con la entrega de Juan Carlos Monzón se completará aún más el rompecabezas por el Caso La Línea. El exsecretario privado de Roxana Baldetti se supone que era una pieza clave dentro de la estructura, quien coordinaba toda la estructura y era el supuesto enlace entre Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti, quienes eran las preguntas cabecillas del grupo.

El exsecretario privado de Roxana Baldetti era el que realmente se movía entre todos los grupos: SAT, Aduanas, operarios, cabecillas. Era el vínculo de todo.

Fue quien llevó a “Eco” ante Pérez Molina y Baldetti y lo recomendó para administrar las finanzas de La Línea. Es la pieza clave para enlace con el Presidente, al igual que González.

Monzón habría logrado escapar al vasto operativo que se desarrolló en la mañan de hoy, 16 de abril de 2015, para desbaratar una estructura criminal anidada en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT). Monzón es acusado por las autoridades de ser la cabeza de la red de contrabando de la SAT y es, a la vez, uno de los allegados más cercanos a la Vicepresidenta Roxana Baldetti.

Dentro de la organización, Monzón, además de ser el enlace con los cabecillas, era quien operaba a todo nivel. Según escuchas, él hablaba con todos: con los agentes aduaneros, con la SAT y con la parte externa.

Un pasado con antecedentes policiacos

Una publicación del 17 de marzo de 2001 de Nuestro Diario lo delata. Según la nota de prensa, Monzón Rojas fue trasladado por los bomberos voluntarios herido de bala cuando la Policía Nacional Civil lo sorprendió tratando de robar un vehículo junto a otras personas.

Fueron capturados también Marlon Moreno Molina y José Moreno Serrano, hermano y primo del capo del contrabando, Alfredo Moreno Molina, quien era juzgado por la evasión de más de 60 millones de quetzales en impuestos.

Curiosamente, a Monzón Rojas se le acusa de liderar una red de defraudación aduanera que fue revelada este jueves por la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público (MP), y que logró la captura de 20 personas, entre ellas Omar Franco, jefe de la SAT, y Carlos Muñoz, su antecesor.

El pasado de Monzón

Esta nota de prensa fue investigada por el diario elPeriódico en noviembre de 2013, la cual detalla hora y lugar en el que se desarrolló la persecución y posterior balacera que culminó con la captura de Monzón Rojas.

En la investigación se detalla que a Monzón se le decomisó un pistola 9 milímetros. Monzón resultó herido en el pecho y fue internado en el Hospital Roosevelt bajo custodia de la PNC.

Según la publicación de elPeriódico (Lee aquí: Una casa a la altura de Juan Carlos Monzón), se tenían sospechas que Monzón se encontraba involucrado en el robo de vehículos cuando formaba parte del Ejército, antes de ser dado de baja en 1998 tras la depuración de las fuerzas castrenses. Monzón, habría ingresado a la milicia guatemalteca en 1992 luego de graduarse de la Academia Militar de Honduras. 

En 1998 salieron a la luz varios escándalos de corrupción en el Ejército, principalmente el de Alfredo Moreno Molina, también vinculado al narcotráfico y robo de vehículos. Se sospechaba que Monzón trasladaba automotores robados hacia México y El Salvador, donde eran usados para el traslado de drogas.

El 20 de marzo de 2001, Monzón fue escuchado por una jueza en el área de Cirugía de Hombres del Hospital Roosevelt, y ahí señaló que su error fue tomarse unos tragos con José Moreno. "Yo estaba tranquilo en mi oficina cuando me llamó el dueño del taller don Mario Orellana Boche, le dije a mi socio que él me conseguiría unos repuestos que necesitaba”, coemntó.

Detalló que se fue al taller, que bebió con sus amigos, pero se les acabó el dinero. Entonces fueron hacia una cafetería llamada “El Gordo y la Flaca” en la zona 11, ya que en ese lugar aceptaban cheques. Al salir, se percataron que eran perseguidos por la PNC, luego fueron agredidos y acabaron en el hospital. 

El 17 de octubre de 2001, los fiscales del MP pidieron el cierre provisional del caso ya que no se encontraron medios de prueba suficientes para abrir juicio. El 6 de noviembre le devolvieron el dinero de la fianza (25 mil quetzales) y su vehículo. El 5 de febrero fue levantado el arraigo y el 11 de enero de 2007 el caso fue sobreseído. 

Juan Carlos Monzón Rojas se encuentra actualmente prófugo de la justicia guatemalteca y se sospecha que salió del país el lunes recién pasado, días antes que se produjeran las capturas que culminaron con 20 aprehensiones.

05 de octubre de 2015, 12:10

cerrar