La excesiva velocidad acabó con la vida de Paul Walker

Finalmente, lejos de especulaciones sobre carreras o posibles efectos de alcohol, se determinó que la causa del accidente fue la excesiva velocidad. (Foto: Archivo)

Finalmente, lejos de especulaciones sobre carreras o posibles efectos de alcohol, se determinó que la causa del accidente fue la excesiva velocidad. (Foto: Archivo)

No fueron drogas ni alcohol,  tampoco fueron fallas mecánicas en el vehículo ni carreras clandestinas como se especulaba: fue la alta velocidad la que acabó con la vida del actor estadounidense Paul Walker.

Así lo dio a conocer Mike Parker, jefe de la oficina del alguacil de Los Ángeles, quien indicó que las investigaciones determinaron que la causa del choque fue la insegura” velocidad para las condiciones de la carretera donde el automóvil de Walker circulaba el año pasado. 

Sin embargo, la conclusión final no es ninguna sorpresa ya que el informe forense destacó inicialmente que el automóvil viajó a 160 kilómetros por hora al momento del accidente; el reporte, no obstante, aclara ahora varios interrogantes sobre los dos tripulantes del vehículo. 

CNN en español tuvo acceso al informe final sobre el accidente en donde el actor de las cintas “Rápido y Furioso” perdió la vida en diciembre del año pasado. 

De acuerdo con éste, el automóvil Porsche Carrera GT iba a “entre 128 y 150 kilómetros por hora en el momento en el que se impactó contra un poste y varios árboles”. El límite de velocidad en Santa Clarita, California, es de 72 kilómetros por hora.

Walker, de 40, y su amigo Roger Rodas, de 38, no tenían drogas ni alcohol en la sangre. Ambos tripulantes llevaban puestos sus cinturones de seguridad y las bolsas de aire se desplegaron cuando debían.

Ninguna falla mecánica causó que el Porsche se saliera de la carretera y los investigadores tampoco encontraron “condiciones pre existentes que pudieran haber causado la colisión”, según el reporte.

Una teoría, considerando las películas de Walker, es que Rodas estuviera compitiendo contra otro automóvil, pero no fue apoyada, según el reporte.

Ningún testigo contactó al Departamento del Alguacil de Los Ángeles para decir que hubo un segundo vehículo involucrado en el choque. Los videos grabados por cámaras de seguridad en edificios cercanos ayudaron a los hábiles investigadores a determinar la causa del choque y a resolver que no se llevaba a cabo un concurso de velocidad
Informe final sobre el caso Paul Walker

La oficina forense del condado de Los Ángeles publicó un informe de 15 páginas en enero en el que se concluye que los hombres aparentemente no vivieron mucho tiempo después del choque.

Cronología del accidente

Walker y Rodas abandonaron un evento de caridad en una tienda de automóviles, de la que ambos hombres son copropietarios, para dar un paseo en Santa Clarita.

La autopsia reveló escaso hollín en la tráquea de Walker, lo que sugiere que su vida terminó antes de que el humo y las llamas envolvieran al coche.

El cuerpo del actor resultó severamente quemado y golpeado. Su muñeca derecha y brazo izquierdo resultaron fracturados, mientras que Rodas también fue descrito en una escena similar. 

Walker sufrió facturas de mandíbula izquierda, clavícula, pelvis, costillas y columna vertebral, según el informe.

27 de marzo de 2014, 18:03

cerrar