La obra de Carlos Pérez coloca a Guatemala en el ojo del mundo

Carlos Pérez es un talentoso artista plástico guatemalteco radicado en Viena, Austria, con su obra ha colocado a Guatemala en la escena del arte europeo. 

Sus trabajo mezcla arte pop y pintura, con piezas llenas de color y vida.  Famosos personajes de animación invaden sus cuadros: de esta manera reinterpreta la historia y establece una conexión entre la sociedad y sus problemas, además de la forma en que las personas lo afrontan.  

Soy 502 conversó con este irreverente creador a distancia. 

¿Cómo nace la idea de viajar a Austria?

Como dicen muchos amigos: “el avión me dejó tirado” (risas).  Logré ser aceptado en la "Akademie der Bildenden künste Wien", (Academia de Bellas Artes de la ciudad de Viena).  

¿Cuántos años llevas allá? 

Once.  Estudié 5 años y desde entonces me quedé.  Me establecí aquí porque es una ciudad muy bonita. 

¿Saliste de la Escuela Nacional de Artes Plásticas en Guatemala?

Si me gradué de ahí, con artistas como Jorge de león, estudiamos juntos. 

¿Cómo defines el estilo de tu obra?

Es una mezcla de arte pop y pintura. Cuanto llegué a este país mi trabajo era bastante pop y minimalista. Quise actualizarlo con pintura pues la técnica tiene mucho que dar.  Ella se ha utilizado como una expresión artística ha quedado de lado con nuevos medios como video, instalación y otras tecnologías. 

El arte para mí es muy psicológico, si no pudiese pintar no sé que haría
Carlos Pérez
, artista plástico.

¿En qué ciudades has expuesto tu obra?

Al graduarme tuve la oportunidad de conocer un galerista que me llevó a Berlín en 2011, luego viajé a Pekín, China y fue increíble.  También estuve en algunas ciudades de Brasil. 

¿Qué opinan los críticos y espectadores cuando descubren que eres de Guatemala? 

Se sorprenden, también dicen que mi trabajo no se parece al de Guatemala, que es más latinoamericano, es una lucha quitar el estigma que el arte debe ser específicamente con la misma técnica del país de donde viene. 

Las calles de Viena son ahora, el hogar de este creador guatemalteco. (Foto: Carlos Pérez)
Las calles de Viena son ahora, el hogar de este creador guatemalteco. (Foto: Carlos Pérez)

¿Cómo es la vida de un guatemalteco en Austria? 

La distancia es muy difícil al principio.  Es diferente ir de vacaciones que establecerte.  Es un idioma y una cultura distinta, pero ahora me siento bien, tengo buenos amigos, hice mi vida acá desde que tenía 20 años. 

¿Cuál es el platillo que más extrañas de Guatemala? 

Las tortillas y los frijoles 

¿Qué proyectos tendrás este año?

Tengo la posibilidad de hacer una exposición a finales de año en Guatemala espero poder llegar. 

¿Cada cuanto venís al país? 

Casi cada año.

¿Cuál es tu rutina cuando vienes de visita? 

Paseo por la ciudad, también visito Santa Lucía Milpas Altas, de donde soy y me muevo en San Pedro la Laguna, un lugar relajante. 

¿Cuál ha sido la mayor satisfacción que has recibido y qué personalidades del arte has conocido?

Conocí a Ai Weiwei, de China, uno de los artistas más importantes del mundo, también trabajé con Hermann Nitsch, pintor, escritor y compositor austriaco. 

¿Qué hace un artista para renovarse?

Es una lucha fuerte, Viena es un centro artístico, con mucho movimiento, hay muchas propuestas increíbles en todo el mundo, pero creo que es importante que seas auténtico y busques tu propia voz. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

04 de abril de 2014, 12:04

cerrar