Las 55 adopciones por las que presiona EE.UU.

(Foto: Jesús Alfonso/Soy502)

(Foto: Jesús Alfonso/Soy502)

Del destino de 55 niños en proceso de adopción depende que el gobierno de Guatemala tenga dinero para sufragar los gastos públicos en el segundo semestre de 2014. 

Así lo ha decidido el gobierno de los Estados Unidos, que acaba de aprobar una ley que amenaza con congelar la cooperación que recibe Guatemala si la actual administración no muestra avances en dos temas: el resarcimiento a las comunidades afectadas por la construcción de la hidroeléctrica Chixoy y los casos de adopciones que quedaron en un limbo jurídico al aprobarse la nueva ley de adopciones en 2007.

Más allá de afectar los fondos de la cooperación, la nueva normativa aprobada pone en riesgo las líneas de crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial que financian el presupuesto guatemalteco, pues la ley conmina a ambas instituciones a exigir y reportar avances de parte de Guatemala en los temas señalados.

Los préstamos en riesgo inmediato son dos del Banco Mundial: el primero por 1 mil 872 millones de quetzales y el segundo por 1 mil 722 millones de quetzales, informó el Ministerio de Finanzas. 

Ante la presión de Washington, el presidente Otto Pérez Molina tuvo una respuesta pragmática y una política. Por un lado instaló una comisión para dar respuesta a las comunidades de Chixoy y por el otro, hizo saber su molestia. “Antes era la crítica de que Guatemala era un país exportador de niños", afirmó el mandatario. "Ahora la crítica es porque no se dan esas adopciones. Aquí no vamos a ser juguete de nadie y las leyes de Guatemala son las que van a decir a qué paso van a avanzar”. 

El analista político Roberto Wagner cree que la reacción del mandatario fue “una muestra de la falta de estrategia diplomática de este gobierno, pues las declaraciones no se debieron dar de esa manera.” 

La prensa nacional ha tratado extensamente el tema del resarcimiento exigido para las comunidades de la región de Chixoy. Es por ello que en este análisis Soy502 se enfocará en las 55 adopciones no resueltas que reclama Estados Unidos.

El problema de las adopciones 

Cuando se aprobó la ley de adopciones a finales de 2007 existían 3,032 procesos de adopción abiertos por ciudadanos estadounidenses que querían integrar a su familia a niños guatemaltecos. 

Debido a las irregularidades encontradas en dichos procesos (adopciones ilegales, niños desaparecidos, niños inexistentes) algunos de ellos no pudieron ser tramitados por un notario, tal y como se acostumbraba entonces. 

Según el Consejo Nacional de Adopciones (CNA), al cabo de un año de trabajo el número de casos pendientes se redujo a 700 que debía investigar la Procuraduría General de la Nación (PGN) para que después un juez decidiera el proceso a seguir: ya sea que los niños regresaran con su familia, siguieran un trámite notarial o empezaran un procedimiento de adoptabilidad a través del CNA. 

A principios de 2013, cuando tomaron posesión las nuevas autoridades del CNA, quedaban ya sólo 116 casos, de los cuales 55 son los reclamados por los Estados Unidos. Éstos son procesos complejos: hay niños cuya papelería presenta inconsistencias graves o algunos cuya familia solicitante ya no los quiere, como sucede con un niño con Síndrome de Down que fue rechazado por la pareja que en un principio ofreció adoptarlo.

Actualmente la PGN ya terminó la investigación de los 55 casos por los que presiona Washington. De éstos hay 16 pendientes de una resolución de juez. Existen otros 38 casos en proceso de adoptabilidad que están siendo revisados por el CNA. De éstos cinco ya fueron resueltos y los niños se encuentran con sus familias en Estados Unidos. 

A pesar de la presión de Estados Unidos, el 40% de los casos manejados por el CNA se encuentran en pausa por los trámites en ese país del Norte. Según el CNA, hay que esperar de 1 a 2 meses para que las autoridades de Estados Unidos entreguen los papeles necesarios para continuar con el proceso. 

¿De dónde vienen las presiones? 

Desde septiembre de 2013 la vicepresidenta, Roxana Baldetti, conformó una comisión especial para tratar el tema de las adopciones pendientes. 

El canciller, Fernando Carrera, dice que Guatemala se ha esforzado para cumplir con las exigencias de Estados Unidos. En varios comunicados de prensa, la Embajada de Estados Unidos en Guatemala ha reconocido el trabajo del CNA y la PGN afirmando que los avances han sido rápidos en los últimos dos años. 

Pese a ello, Washington incluyó el tema de las adopciones para condicionar la cooperación y líneas de crédito a Guatemala. 

Desde hace 3 años, la senadora estadounidense Mary Landrieu, demócrata por el estado de Luisiana, dirige la comisión de adopciones en el senado, hasta la fecha el más grande "caucus" bipartidista. 

Esta comisión es la mediadora entre el Departamento de Estado y los Servicios de Ciudadanía y Migración de Estados Unidos. Landrieu, quien tiene dos hijos adopotados, ha viajado tres veces a Guatemala en los últimos años para supervisar los procesos de adopción estacados en el país. 

Como explica Roberto Wagner, estas presiones responden a un lobby político poderoso y si Guatemala no muestra avances, el financiamiento del Estado corre riesgo de verse afectado. 

Aunque en números los casos parezcan pocos y quede pendiente el 1.61% de las adopciones de las cuales el 40% se encuentra detenido por trámites en Estados Unidos, la presión puede provocar problemas diplomáticos y financieros a Guatemala. 

*Con información de Alexis Batres

10 de febrero de 2014, 11:02

cerrar