Las lecciones para Guatemala del maestro con 100 años de edad

En 1942 el expresidente Jorge Ubico entregó personalmente un diploma de magisterio a un joven oriundo de Guastatoya, El Progreso. Estrechó su mano y le dijo: “Con este diploma viene el reconocimiento del Estado como profesor, pero no viene con el respeto de los alumnos, ese se lo tiene que ganar”. Esas palabras quedaron grabadas en José Antonio López que cumplió en mayo 100 años, convirtiéndose en el profesor registrado más longevo de Guatemala.

A pesar de su avanzada edad, López aún recuerda su trayectoria de más de 72 años como docente. Evoca sus estadía en Puerto Rico, donde estudió la universidad, sus viajes a Brasil, Argentina, Ecuador, Perú, Venezuela y España. Ya fuese para impartir clases o sacar cursos, López siempre estaba aprendiendo.

Lo principal es la vida de los maestros, no tanto lo que saben. Porque si su vida es buena los profesores van a enseñar justamente lo que debe ser
José Antonio López
, Profesor

Desde que comenzó su carrera se preocupó por la formación de los alumnos más allá de las materias. “Les hemos enseñado a los niños a vivir, pero no a convivir”, comenta muy decidido López. Opina un hombre que considera que un profesor debe ayudar a sus alumnos a superar sus dificultades y salir de sí mismos.

La mejor reforma educativa no está en los libros, ni en las actas ni en los acuerdos. La principal reforma educativa está en el corazón de los maestros, que no solo enseñen la instrucción, sino además ayudan a formar a los hombres
José Antonio López
, Profesor
 

¿Qué opina un hombre con tanta experiencia de la educación moderna? Está convencido que aunque las cosas han cambiado mucho, hay una cuestión que se mantiene: uno es profesor por vocación. López opina que los directores no deberían emplear a profesores que ven el oficio como “de paso en lo que llega a la universidad” o para ganar dinero.

Los valores se han perdido por una sencilla razón: No se puede dar lo que no se tiene, no se puede enseñar lo que no se sabe.
José Antonio López
, Profesor

Aún está preocupado que en las aulas no se enseñen los valores. Que los profesores no se preocupen por formar hombres de bien.

Para vivir 100 años

¿Y cual es la receta para vivir por tanto tiempo?, López tiene una respuesta igualmente simple: estar contento. “Sonreir, si tan fácil que es. Lo difícil es respaldarlo con el amor”, comenta. Lo dice un hombre que a sus 100 años no le hace falta el sentido del humor.

Aunque ya está retirado, el profesor aún sigue impartiendo lecciones. Quizás no son clases magistrales, pero si instrucción para la vida que cualquiera puede aprender.

25 de junio de 2016, 09:06

cerrar