Leo Messi: lesión…¿y Balón de Oro?

Messi se lesionó el 26 de septiembre, cuando Barcelona recibió a Las Palmas. Estará de baja aún unas cuatro semanas más. (Foto: Agencias)

Messi se lesionó el 26 de septiembre, cuando Barcelona recibió a Las Palmas. Estará de baja aún unas cuatro semanas más. (Foto: Agencias)

El FC Barcelona no se cambia el nombre a FCH Barcelona (Fútbol Club y Hospital de Barcelona) porque seguramente la FIFA no se lo permite, porque aparentemente, la máxima entidad del fútbol no quiere hacer nada que favorezca al club azulgrana. Lo vimos con la reciente lesión de Rafinha y la petición de inscribir a Arda Turan como reemplazo (permitido por la Liga española), pero negada totalmente por la FIFA con todo y amenaza. La respuesta fue que "recomendaban" no inscribir al jugador turco. 

Así pues, el equipo de Luis Enrique quedó sin Rafinha, un futbolista que daba aire en el medio campo y en la delantera. Antes, ya se habían lesionado Dani Alves y Thomas Vermaelen, el central belga que había empezado muy bien esta temporada por la suspensión de Gerard Piqué de cuatro partidos.

Cuando parecía que la situación no podía ser peor, Jordi Alba tuvo molestias y después sucedió la pesadilla en el Camp Nou: se lesionó Leo Messi. Rotura del ligamento lateral de la rodilla para el argentino, y dos meses de baja. De alguna forma, Luis Enrique logró mantener el positivismo entre la afición, aunque este Barça nunca había afrontado una etapa con tan pocos jugadores del primer equipo. 

Y entonces sucedió la catástrofe; se lesionó Andrés Iniesta. El capitán venía haciendo de "jefe" en el campo. Junto a Sergio Busquets era quien mantenía el orden, la calma y la inteligencia en los partidos. Iniesta estaba atacando y defendiendo al mismo tiempo, hasta que volvió su calvario personal, las lesiones musculares. Luis Enrique se quedó con la plantilla más corta del Barça y solo le queda rezar para que no se lesione alguno más. 

El vaso medio lleno

Es complicado sacar algo positivo de esta situación, pero siempre hay alguno que ve el vaso medio lleno. Para el Barça sirve de consuelo que Leo Messi no se pierde partidos contra rivales demasiado fuertes. Ya se perdió uno contra el Leverkusen, y con Sevilla, donde su equipo cayó. Después toca el Rayo Vallecano, BATE Borisov, Eibar, Getafe, BATE Borisov de nuevo y Villarreal, para volver el 21 de noviembre ante el Real Madrid. (Iniesta se perdería los primeros 4-5 de esa lista). 

Así que, si se puede ver todo esto de una forma "menos negativa", es que todos esos choques son "accesibles" para el Barça, aunque no hay que dar nada por sentado. Y, entre esas fechas, tienen la suerte de que se juegan dos jornadas de eliminatorias mundialistas, lo que evita que Messi se pierda más partidos de azulgrana. (Con Argentina no estuvo contra Ecuador (0-2 en contra) y no estará ante Paraguay, Brasil y Colombia). 

Y ahora, para ver el vaso exageradamente lleno, esta lesión podría haberle garantizado el Balón de Oro a Leo Messi. El argentino ya era el máximo favorito por haberlo ganado todo con el Barça y haber llegado a la final de la Copa América con su selección. Si algo podía cambiar esa situación, es que hiciera un final de 2015 bastante regular, mientras Cristiano Ronaldo marcara goles a placer. 

Ahora, por más que CR7 anote 5 goles en cada partido desde hoy hasta enero, no hay manera de saber si Messi también lo hubiera hecho. No habrá comparación y no será por culpa del jugador del Barça, así que lo que queda en la memoria son sus grandes logros de la temporada pasada. De alguna forma, el desastre de estos momentos por culpa de las lesiones y la sanción de la FIFA, tiene algo positivo. Cuesta muchísimo verlo, y hay que dar por hecho que a Luis Enrique no le hace nada de gracia todo el asunto. Como decía un usuario de Twitter: "a mí el ligamento lateral ese no me sirve para nada, le regalo el mío a Messi". 

 

 

 

10 de octubre de 2015, 10:10

cerrar