Los niños de La Terminal se quedaron sin escuela

Los padres trabajadores de 150 niños que estudiaban en la escuela del Programa del Niño y la Niña adolescente Trabajador (PENNAT), que funcionaba en el corazón del Mercado La Terminal, tienen un problema más que enfrentar, luego del incendio de la semana pasada: ¿Qué hacer con sus hijos ahora que la escuela también quedó reducida a cenizas?

"Algunos se van a trabajar y otros se quedan en casa", asegura Wendy, una niña que recién salió de sexto grado luego de estudiar la primaria en el PENNAT.

La escuela, que funcionaba en un espacio del área del mercado que terminó totalmente destruida, atiende a niños desde los 8 hasta los 18 años de edad a quienes les brinda capacitaciones en salud, computación, además de tener una escuela primaria acelerada.  La mayoría de los niños que asisten a la escuela parten su día entre el trabajo en el mercado y la escuela a la cual le dedican sólo dos horas.

150
niños
reciben educación primaria y computación en la escuela PENNAT, ubicado en el sector que sufrió más destrozos durante el incendio de La Terminal de la zona 4.

"Se quemaron las computadoras, todo el material didáctico y el mobiliario que nos servía aquí en la escuela", lamenta Sandra Pair de 13 años, una alumna de sexto primaria que ocupaba sus mañanas en la escuela y por la tarde reparte atol y refacciones entre los vendedores del mercado.

Lenina García, directora del programa PENNAT, señala que el equipo y mobiliario fue adquirido gracias al auspicio de entidades como Save The Children Guatemala y la Cooperación Alemana.

Gracias a que el programa funciona en tres sectores del enorme mercado de La Terminal, "La Familia Pennat" no se quedó sin recibir clases y los niños recibieron sus clases en el área conocida como "El Granero", sin computadoras y hacinados pero con la certeza de que no están solos.

31 de marzo de 2014, 16:03

cerrar