“Muchas veces fui violada”, continúan testimonios por caso Sepur Zarco

La audiencia por el juicio del caso Sepur Zarco, tiene lugar en la Sala de Vistas de la Corte Suprema de Justicia. (Foto: Jesús Alfonso)

La audiencia por el juicio del caso Sepur Zarco, tiene lugar en la Sala de Vistas de la Corte Suprema de Justicia. (Foto: Jesús Alfonso)

El silencio inundó la Sala de Vistas Públicas de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) al escuchar que una mujer de avanzada edad y con semblante cansado, declaró con la voz entrecortada en idioma q'eqchi que fue violada en reiteradas ocasiones por militares, al igual que su hija, como parte de los testimonios del juicio que se lleva a cabo contra los acusados de cometer atrocidades en el destacamento militar Sepur Zarco y sus alrededores.

La valiente mujer, identificada como Petrona Choc, relató cómo en 1982 tras empezar un proceso de legalización de tierras, su esposo fue asesinado en San Marcos, situación que la motivó a huir junto a sus hijos y refugiarse en las montañas.

Sin embargo, no paso mucho para que la mujer fuera aprehendida y trasladada al destacamento militar Sepur Zarco, donde fue obligada a cocinar y lavar para los soldados y además, fue abusada sexualmente en reiteradas ocasiones.

Vayan a bañarse nos decían y luego venían a violarnos. El primero era un hombre gordo y después eran otros delgados
Petrona Choc
, testigo del caso Sepur Zarco.

La mujer mostró su rabia y dolor al comentar que cuando al fin fue liberada, regresó a su hogar y ya no quedaba nada, ni los cultivos, por lo que tuvo que dormir junto a sus hijos a la intemperie y empezar de nuevo a cultivar para subsistir. 

Sin embargo, los seis testigos que declararon este 2 de febrero ante el Tribunal de Alto Impacto A, presidido por la jueza Jazmín Barrios, también revelaron violaciones de otro tipo, como el caso de Manuel Cu, quien era dirigente comunitario en San Miguelito.

Me trataron como un coche, amarrado con una soga en el cuello y orinaban sobre mí
Manuel Cu
, testigo del caso Sepur Zarco.

Cu, comentó que fue capturado en 1982 y a golpes lo trasladaron al destacamento Pataxte, ubicado a unos kilómetros de Sepur Zarco.

La víctima que en ese entonces también formaba parte de un comité que buscaba legalizar las tierras de su localidad, permaneció 45 días atado mientras escuchó cómo otros eran obligados a trabajar para los militares y además proveerles de alimentos.

Cu, quien por momentos sonaba acongojado, destacó que pese a que su esposa tenía unos días de haber dado a luz, fue violada sexualmente por soldados.

Los asistentes guardaron un silencio incómodo de nuevo cuando Mariano Caal relató lo ocurrido con Dominga Choc y sus dos hijas.

Caal dijo que Dominga, quien fue violada y asesinada junto a sus pequeñas y posteriormente encontrada en cercanías del Río Rojquipur, fue obligada a cavar la fosa en la que fueron depositados sus cuerpos.

Por su parte, Manuel Ical, Santos Bé Xol y Arturo Choc confirmaron las agresiones, secuestros, violaciones y la esclavitud a la que fueron sometidas varias comunidades q'eqchies por parte de militares que permanecían en el destacamento de Sepur Zarco, en El Estor, Izabal.

Los testigos han hecho referencia al teniente Esteelmer Reyes Girón, como el que daba las órdenes en Sepur Zarco, y al excomisionado militar Heriberto Valdez Asij, como uno de los participantes en las atrocidades referidas. 

Se prevé que este 3 de febrero continúe el debate oral y que la Fiscalía presente los anticipos de prueba que consiste en las declaraciones de las 11 víctimas de esclavitud sexual. 

 

02 de febrero de 2016, 20:02

cerrar