"Más vale lo viejo conocido", así es como Sandra Torres busca el voto

Juan Manuel Vega
Es un camión blanco con una carrocería de madera celeste y llega desde una comunidad llamada Agua Fría. Su destino es el campo de fútbol de Tactic, Alta Verapaz, al igual que otros ocho camiones similares. En su interior, de pie, sin ninguna medida de seguridad, vienen más de 60 personas, en su mayoría niños y mujeres. Van a asistir al mitin de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y los traen para que escuchen a Sandra Torres.  
Las personas que asistieron al mitin de la UNE fueron llevadas en camiones, sin ninguna medida de seguridad. (Foto: Wilder López/Soy502)
 Tactic es un municipio rural de Alta Verapaz ubicado a 196 kilómetros de la ciudad. Tiene 16 mil 885 personas inscritas para votar y el 54% son mujeres. Allí, el partido UNE fue derrotado hace cuatro años y perdió la alcaldía.  Hugo Caal, el alcalde que no logró la reelección y que es ahora candidato, se mueve atento a cada acción en el campo preparado para la ocasión.  
La organización tiene una cuidada logística que llena el lugar con la imagen de Sandra Torres. (Foto: Wilder López/Soy502)
 En ambos lados del escenario, se han instalados dos puestos con señoritas de huipil verde, sentadas frente a varias computadoras. El encargado de animar a las personas es un joven que explica, en q'eqchi, que deben “carnetizarse“ para que sea más fácil recibir los programas sociales cuando Sandra Torres gane la presidencia. Las mujeres, que son anotadas en un listado, deben llevar su Documento Único de Identificación (DPI) y su boleta de empadronamiento.  
Durante el mitin de UNE, las mujeres son “carnetizadas“ para que, según explican, la entrega de los programas sociales sea más fácil. (Foto: Wilder López/Soy502)
 Sandra Torres llega más de dos horas tarde al lugar y la esperan cientos de personas. Los organizadores han hecho un corredor entre la gente para que Torres camine hasta el escenario. El pasillo, de unos 100 metros, lo recorre en más de media hora pues se detiene a cada momento para saludar a las mujeres, abrazarlas, y tomarse fotografías con ellas.  
Un mariachi amenizó la espera de Sandra Torres, que llegó más de dos horas tarde al lugar. (Foto: Wilder López/Soy502)
 Los organizadores han dividido en cuadros el campo de fútbol con lazos y palos y cada uno está numerado. Cada comunidad, como los pobladores de Agua Fría que venían en el camión, tienen un lugar especifico. De esa manera, la organización sabe qué líder local cumplió con llevar a las personas e identifica que comunidad aplaude y participa del mitin.  
La mayoría de los presentes en el mitin son mujeres. A todos, se les entregó banderines verdes. (Foto: Wilder López/Soy502)
 Los discursos empiezan con la intervención de un pastor evangélico, que ora ante la concurrencia y pide sabiduría para Torres. “Solo Dios pone y quita reyes“, sentencia. Luego, habla una representante de la localidad, doña Paula, que pide que construyan un mercado, y lo hace en q'eqchi. Torres no entiende el idioma pero el diputado Haroldo Quej, que está todo el tiempo junto a ella, le traduce.  
Sandra Torres durante el mitin en Tactic, Alta Verapaz. (Foto: Wilder López/Soy502)
 Sandra Torres empieza su discurso y pronto retoma las palabras de doña Paula, que le tradujo Quej, y eso hace que la gente le aplauda.  Su discurso tiene tres temas recurrentes. El primero es Dios: lo menciona repetidamente y se muestra como una mujer “que solo se doblega ante Dios“.  El segundo tema son las criticas al candidato del partido Libertad Democrática Renovada (Lider), Manuel Baldizón y al presidente Otto Pérez Molina.   “Baldizón y Otto Pérez, la misma cosa son“, asegura. Luego, lanza una critica a los presentes: “Ustedes se equivocaron hace cuatro años“. No ha olvidado que en Tactic, la UNE perdió las elecciones, quedó en tercer lugar y obtuvo la mitad de los votos que el Partido Patriota.  
Al finalizar su discurso, un niño entregó un regalo a Sandra Torres. (Foto: Wilder López/soy502)
 Entre las propuestas concretas una llama la atención. Promete crear un programa llamado “Mi Siembra Progresa“ para que los hombres “no se me pongan celosos“. Se trataría de un aporte mensual de Q300, igual al que recibirían las mujeres a través de “Mi Familia Progresa“.  El último de los temas sobre los que gira su discurso es recordarle a la gente que los programas sociales empezaron el gobierno “en el que yo era la Primera Dama“. Asegura que cuando sea Presidenta los programas, como Mi Familia Progresa, llegarán puntuales. “A las pruebas me remito“, asegura y luego, sentencia: “Más vale lo viejo conocido, que lo nuevo por conocer“.  
La gente se retira del lugar y se dirige a los camiones en los que ha llegado. (Foto: Wilder López/Soy502)
 Su discurso tarda más de 27 minutos. Al finalizar, participa de la entrega de sillas de ruedas. También llevan regalos, entre ellos pelotas con los logos de UNE, pero finalmente no fueron entregados. Al bajar, un grupo de mariachis le tiene preparada una canción pero a penas la escucha, pues sube a su vehículo para regresar a donde el helicóptero que la llevó, la espera.  Son las seis de la tarde. La gente camina ordenada hacia el centro del pueblo, allí esperan los camiones en los que llegaron. Deben recorrer el camino a casa de nuevo, sin medidas de seguridad. Todos llevan banderines verdes, y todos llevan playeras de la UNE.  
12 de Agosto 2015, 02:00 pm