Iniciar sesión con Facebook

El presidente Otto Pérez Molina se defiende a lo Manuel Baldizón

El gusto por la presidencia de Guatemala es una coincidencia más entre Otto Pérez Molina y Manuel Baldizón. Al parecer también utilizan el mismo lapicero para redactar sus discursos públicos y de defensa contra los señalamientos de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Público (MP). 

Esta vez el mandatario dijo que no renunciaría a la presidencia luego que la fiscalía y el ente internacional lo señalaran de dirigir la estructura de defraudación conocida como La Línea; Pérez Molina dijo que existen estructuras “intervencionalistas“ que quieren afectar el sistama, al igual que Baldizón, del partido Libertad Democrática (Lider), cuando acudió a Washington a “quejarse“ por el ente internacional. 

Ambos señalaron que los empresarios de Guatemala son los mayores evasores, en primer plano Pérez Molina contradice aquel discurso cuando afirmaba que él mismo pidió la investigación por la cual hoy se le acusa, ya que indica que existe una “Línea 2“; y Baldizón ataca al sector empresarial de estar en su contra para evitar que llegue a la presidencia. Además agrega que las capturas de pequeños comerciantes no han funcionado.  

También aducen que existen instituciones que están intentando evitar las elecciones; Pérez Molina llamó al pueblo a “entender“ que la única solución es el voto. En los discursos se afirma que no se debe renunciar por “rumores“ o señalamientos, sino que hasta el final, cuando se demuestre la culpabilidad. 

Al parecer el panorama y la visión de Pérez Molina con respecto a la CICIG cambiaron en cuestión de meses. El mandatario no se refirió a las renuncias de su gabinete de gobierno, ni a la captura de Roxana Baldetti, quien fuera su vicepresidenta. 

23 de agosto de 2015, 22:08

cerrar