Jimmy Morales, un fenómeno con precedente

Jimmy Morales llega al poder con un respaldo de más del 70% de los votantes, pero con una bancada débil y poca fuerza en el poder local. (Foto: Wilder López/Soy502).

Jimmy Morales llega al poder con un respaldo de más del 70% de los votantes, pero con una bancada débil y poca fuerza en el poder local. (Foto: Wilder López/Soy502).

Desde el retorno a la democracia, existe un antecedente similar al triunfo de Jimmy Morales: el de Jorge Serrano Elías, en 1990.

Igual que Morales, Serrano obtuvo un triunfo inesperado. Ninguno de los dos era el candidato favorito pero en la última recta de la campaña, las circunstancias los catapultaron a la presidencia.

Igual que ocurrió después de los comicios de 1990 con Serrano Elías, Morales tomará posesión en medio de una profunda crisis económica.  Serrano heredó el deplorable entorno macroeconómico que le dejó el gobierno de la Democracia Cristiana. La inflación, por ejemplo, había crecido en 1990 a un ritmo de 59.81%, y puso a Serrano contra las cuerdas desde el principio.

El 14 de enero de 2016, Jimmy Morales se estrenará como presidente en medio de una crisis fiscal como no se ha visto en los últimos años. Tendrá que enfrentar el problema del déficit en condiciones especialmente difíciles pues desde que se destapó el escándalo de ‘La Línea”, que hizo sucumbir al gobierno de Otto Pérez Molina, la moral tributaria del país zozobra. Es comprensible: nadie quiere pagar impuestos, sabiendo que se los roban impunemente.

Lo económico es sólo para empezar, pues hay otro paralelismos comunes. La diferencia es que hoy las dificultades son más apremiantes que hace 25 años.

Tal y como le pasó a Serrano Elías, Jimmy Morales llega al Ejecutivo sin un apoyo legislativo importante. De hecho, en este punto, la situación del actual presidente electo es más apremiante que la de Serrano.

En 1990, el Movimiento de Acción Solidaria, MAS, obtuvo 18 escaños de los 116 que existían entonces, es decir, el 15% de las curules. El FCN Nación será mucho más débil: contará, posiblemente, con 11 de los 158 escaños, es decir el 7% de un congreso más corrupto y fragmentado.

Los problemas para lograr acuerdos en el Congreso fueron cercando a Jorge Serrano, al punto que en mayo de 1993 decidió desconocer al Congreso y a la Corte Suprema y ahí selló su suerte. Pocos días después, la Corte de Constitucionalidad obligaba a Serrano a abandonar la Presidencia y el defenestrado mandatario salía al exilio hacia Panamá.

El principal desafío para Jimmy Morales será terminar su período presidencial y evitar correr la misma suerte que Serrano.

Para lograrlo, Jimmy Morales necesita hacer tres cosas, primordialmente: 1) Impedir que las finanzas gubernamentales colapsen; 2) Asegurar que los indicadores de violencia e inseguridad no se disparen hacia arriba, fuera de control, como sucedió en el gobierno de Óscar Berger y el primer año de Álvaro Colom; 3) Cumplir con su principal promesa “ni corrupto ni ladrón”.

El primer punto está conectado al tercero. Morales deberá apretarle el cincho al gobierno, refundar o reformar hasta el tuétano a la Superintendencia de Administración Tributaria, SAT y demostrar honestidad, para que los guatemaltecos quieran volver a pagar impuestos.

Para lo segundo debe integrar un equipo que conozca los problemas y los pueda enfrentar, sin violar los derechos humanos y las garantías vigentes en toda república democrática. Es crítico no caer en prácticas represivas ni en los vicios siniestros del pasado, que no solo no resuelven sino que empeoran por mucho la situación.  Sino, que se lo cuenten Berger y todo su gabinete, aún manchados por el fracaso de Carlos Vielman y su equipo.

Y ahí volvemos al tercer punto: los guatemaltecos decidieron votar por Jimmy  Morales porque lo consideraron la opción más distinta a la política tradicional, que se ha caracterizado por marrullerías.

El presidente electo debe tener muy en cuenta que la ciudadanía no va a tolerar las mafias del pasado. Si decidieron darle el beneficio de la duda a Morales, es para que sea honesto. En ese punto no puede fallar.

*Las opiniones publicadas en las columnas son responsabilidad de su autor, no de Soy502

26 de octubre de 2015, 01:10

cerrar