Perdió la "pistocracia"

Jimmy Morales, al centro, con Jafeth Cabrera, el vicepresidenciable de Lider y Rudy Reyes, su jefe de comunicación. (Foto: Wilder López/Soy502)

Jimmy Morales, al centro, con Jafeth Cabrera, el vicepresidenciable de Lider y Rudy Reyes, su jefe de comunicación. (Foto: Wilder López/Soy502)

Más que Manuel Baldizón, este 6 de septiembre los guatemaltecos le dimos una estocada mortal a un sistema: el del financiamiento opaco a los partidos políticos y los "padrinos de campaña" que buscan contratos del Estados e incentivan así una gestión pública corrupta.

A partir del 16 de abril, la sociedad guatemalteca se ha pronunciado de manera inequívoca y contundente en las calles y ahora lo ha hecho también en las urnas, este 6 de septiembre. El mensaje es claro: no queremos más partidos políticos que se financian con recursos de orígenes dudosos.

Jimmy Morales, del partido FCN Nacion, fue el gran ganador de las Elecciones 2015. (Foto: Wilder López/Soy502)
Jimmy Morales, del partido FCN Nacion, fue el gran ganador de las Elecciones 2015. (Foto: Wilder López/Soy502)

El 24% obtenido por Jimmy Morales en las urnas sería imposible si ese sentir no se extendiera al país entero. Ha quedado claro que no se necesitan gastar varios millones de dólares, pasearse en helicópteros y equipos de seguridad dignos de la serie televisiva "Narcos", para ganar una campaña electoral. También se ha demostrado que no es necesario recorrer el país completo regalando láminas, bolsas con víveres y vales de fertilizante para ganar una elección. 

Cierto, Morales no es un desconocido. Detrás de su rostro hay más de diez años de exposición televisiva. Pero era totalmente improbable que el posicionamiento como comediante fuera suficiente para llevarlo a un triunfo electoral, en cuestión de meses. 

Hace un año, cuando el Partido Patriota convocó a un evento multitudinario en la Plaza de la Constitución para presentar a su delfín, el entonces ministro Alejandro Sinibaldi, nadie podría haber previsto el vuelco que daría la situación política en Guatemala. En ese entonces, la idea prevaleciente es que Manuel Baldizón, que pasó los últimos cuatro años en campaña constante, sería el triunfador indiscutible de la campaña electoral. La duda era si el balotaje se disputaría, ya fuera con Sandra Torres y la Unidad Nacional de la Esperanza, o con el Partido Patriota.

Hoy el escenario es completamente distinto. El PP se desmoronó en cuatro meses y sus principales dirigentes, el ex presidente Otto Pérez y la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, ni siquiera pudieron terminar su gestión y hoy están en cárcel preventiva.

Los guatemaltecos han clamado en las calles que sus exigencias políticas no se limitan a los próximos cuatro años, ni a a esta elección.

Lo que los guatemaltecos quieren son cambios sustantivos en el sistema. Estos cambios pasan, como mínimo, por lo siguiente: 1. Garantizar elecciones competitivas, donde el dinero --y menos el dinero de origen ilícito-- sea el factor determinante. 2. Modificar el servicio civil a nivel generalizado en la administración pública, para asegurarnos de contar con cuadros formados y técnicos, en vez de recibir cada cuatro años a las hordas de "recomendados" del candidato ganador 3. Reformar el sistema de compras y contrataciones en el Estado, para que éstas sean transparentes 4. Fortalecer el sistema republicano de contrapesos en la estructura del Estado, para darle mayor fortaleza e independencia a las instituciones.

Cualquiera que sea el resultado de la segunda vuelta, está claro que los guatemaltecos no permitirán más que la gestión pública sea mancillada de la manera en que lo ha sido durante las últimas décadas.

Jimmy Morales llegó hasta donde se encuentra por ser ajeno a la clase política cuestionada. Para ganarse un lugar entre los políticos que Guatemala exige tener de cara al futuro, debe mantenerse ajeno a los vicios que han empañado a la política.

El próximo gobierno, sea de encabezado por Jimmy Morales o Sandra Torres, debe saber que estará sujeto a una fiscalización cercana y sobre todo inclemente, de parte de los ciudadanos.

 

 

 

 

07 de septiembre de 2015, 10:09

cerrar