PGN recomienda detener operaciones de petrolera que funciona en Petén

Tuberías dentro de la planta de Perenco en la Laguna del Tigre (Foto: Perenco)

Tuberías dentro de la planta de Perenco en la Laguna del Tigre (Foto: Perenco)

Investigación realizada por Sebastián Escalón, de Plaza Pública 

La Procuraduría General de la Nación (PGN) recomendó detener las operaciones de la empresa Perenco Guatemala Limited, que desde hace cinco años opera sin Estudio de Impacto Ambiental (EIA) debido a un entramado de desapariciones y omisiones en instituciones del Estado.

El funcionamiento de la empresa contradice la ley de Protección y Mejoramiento del Medio Ambiente, que exige que toda obra o industria debe tener un estudio de impacto ambiental, por lo que, a criterio de la PGN, deberá reiniciar sus operaciones hasta que cuente con un EIA otorgado por el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales.

Perenco extrae petróleo en el campo Xan, dentro del parque nacional de la Laguna del Tigre, en Petén, desde 1985, cuando le fue otorgado un contrato de 25 años imporrogrables para extraer el "oro negro". Aún así, el expresidente Álvaro Colom, en 2010, amplió por 15 años más el permiso de explotación

Según el exministro de Ambiente y Recursos Naturales, Andreas Lehnhoff, la empresa "no debería continuar operando, pues tiene que regularizar su situación primero”. La PGN, que se encarga de velar por los intereses del Estado, coincide con Lehnhoff. El 29 de enero emitió un dictamen en el que recomienda al Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) que Perenco "se abstenga de continuar el proyecto" hasta que cuente con el estudio. 

Dos gobiernos huyen de la responsabilidad

Perenco se comprometió a realizar nuevos estudios ambientales después de la prórroga que el expresidente Colom le otorgó. La empresa los entregó, pero ni el gobierno de Colom ni el de Otto Pérez Molina decidieron asumir la responsabilidad de validarlos o desaprobarlos. 

Durante los cinco últimos años, el MARN, el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap) y el Ministerio de Energía y Minas (MEM) han evitado enfrentarse al gigante petrolero, creando problemas burocráticos y desapareciendo documentación que permite que el petróleo guatemalteco se extraiga sin control ambiental. 

Desde que Perenco entregó los estudios de impacto ambiental esto ha sucedido:

1. El Centro de Acción Legal y Ambienta (Calas) accionó en 2012 para que Pérez Molina declarara lesivo el contrato suscrito en 2010 por desarrollarse en un área de máxima protección ambiental, el parque nacional de la Laguna del Tigre. 

2. Pérez Molina afirmó que estudiaría el caso y el Ministerio de Energía y Minas (MEM) lo retuvo durante más de tres años, justo el tiempo que se necesitaba para que no se pueda rescindir el contrato. Según la PGN este retraso podría denunciarse ante el Ministerio Público.

Erick Archila, ministro de Energía y Minas en esa época, no contestó las llamadas o mensajes para opinar sobre el caso y Luis Aroldo Ayala, director de hidrocarburos del mismo ministerio, se abstuvo de opinar. 

3. La PGN pide a representantes del MARN y el MEM que investigen sobre el estatus de Perenco. 

4. Las averiguaciones del MARN desvelan un proceso de desaparición de documentos y omisiones que podrían ser delitos penales. 

5. El estudio de impacto ambiental desapareció cuando el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales se lo envió al Consejo Nacional de Áreas Protegidas para que emitiera su opinión en 2012, bajo la administración de Erick Cabrera. Las autoridades actuales del Consejo, encabezadas por Enma Díaz, aseguran haberlo buscado tanto como pudieron. 

6. En noviembre de 2015 el MARN y el Conap interpusieron una denuncia ante el Ministerio Público por la desaparición del documento. 

7. En 2011, el Conap recomendó, debido al diagnóstico de impacto ambiental, que analiza daños ambientales por actividad pasada, que no se aprobara. El Ministerio de Ambiente tuvo que rechazarlo, esto no sucedió y enviaron el expediente al "archivo muerto" donde acumulan los documentos que ya nadie necesita.

El ministro de esa época, Luis Ferraté, dijo no recordar el documento y se exculpó. Ferraté se opuso a la ampliación del contrato durante el gobierno de Álvaro Colom. 

8. El equipo de Andreas Lehnhoff resolvió no aprobar el diágnostico de impacto ambiental por "deficiencias e inconsistencias". 

9. Perenco se declaró inconforme ante la resolución del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales e interpuso un recurso de revocatoria. Ahora será el nuevo ministro, Sidney Samuels, quien deberá decidir si aprueba en definitiva el diágnostico ambiental de la empresa. Se intentó contactar con Samuels y se enviaron preguntas a la institución, pero no han sido contestadas. 

10. El exministro Lehnoff envió una visita de campo a las instalaciones de Perenco, ya que asegura que en "cualquier lugar del mundo la explotación petrolera genera desechos" y el Ministerio debe saber qué pasa con ellos ya que "una gota de hidrocarburos puede contaminar una gran cantidad de metros cúbicos de agua". El informe de la visita no ha sido publicado y no fue terminado antes de que Lehnoff dejara el cargo. 

Durante la investigación, se intentó en repetidas ocasiones hablar con personeros de Perenco. Se llamó por teléfono y se escribió en repetidas ocasiones al asesor legal de la empresa, Fredy Gudiel Samayoa, así como a la encargada de comunicación social, Zoraida Jordan, pero no se logró obtener ninguna declaración por parte de la multinacional. 

03 de febrero de 2016, 19:02

cerrar