La realidad de un hospital que agoniza por problemas presupuestarios

Nuevamente, los hospitales nacionales enfrentan la crisis por falta de insumos. El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social solicitó ya recursos, pero para este lunes solo se había trasladado lo requerido para el pago del personal y esperan que en este día se deposite para los insumos, según confirmó Israel Lemus, viceministro de Atención Primaria.

Médicos, enfermeras y personal en los hospitales han trabajado, incluso, en las peores condiciones. No solo no reciben puntual su salario, sino que se ven obligados a atender a la población con pocos recursos. Para entender este drama, entrevistamos a un empleado del Hospital General San Juan de Dios, quien a cambio de permanecer en el anonimato, nos cuenta en qué consisten las crisis y cuáles son las otras deficiencias que, por años, han afectado este centro asistencial, que es solo una muestra de cómo está el sistema de salud en general.

De nuevo, en crisis

El centro asistencial que más ha permanecido en la palestra es el San Juan de Dios, que en abril incluso llegó a ser declarado en alerta amarilla. Las denuncias han ido desde volcanes de ropa sucia por daños en el equipo de lavandería y carencias de medicinas, hasta la imposibilidad de alimentar a los internos.

Artículo 94 de la Constitución de la República de Guatemala.
Artículo 94 de la Constitución de la República de Guatemala.

Durante los últimos días la crisis hospitalaria que afecta el país empeoró a consecuencia de la falta de insumos, medicamentos y equipo deteriorado, entre otros.

En los últimos días, el Hospital de Cuilapa, Santa Rosa, colapsó, y se mantiene cerrada la consulta externa. Solo atienden casos muy urgentes. Otro de los hospitales donde prevalecen las mismas necesidades es el de Jalapa, que no cuenta con lo básico para la atención de pacientes.

No son los únicos. Centros asistenciales de la provincia como el de Huehuetenango, Escuintla, Coatepeque, Quetzaltenango, Cobán, Alta Verapaz y San Marcos permanecen con la misma problemática que no les permite dar atención a los enfermos.

En La Antigua Guatemala, este fin de semana, médicos y personal solicitaron a la población insumos básicos, como inyecciones o guantes quirúrgicos, para poder operar.

Médicos y personal del Hospital de Antigua realizaron una marcha y solicitaron ayuda, ya que no cuentan con los insumos...

Posted by Soy502 on Domingo, 27 de septiembre de 2015

El ministro de Salud, Pablo Werner Ramírez Rivas, en una entrevista radial con Emisoras Unidas este lunes, aseguró que en este mes solo se les liberó dinero para pagar el personal, pero no para abastecer los centros de salud y que la falta de recursos genera desabastecimiento, especialmente del material quirúrgico, antibióticos e insumos de laboratorio. 

Un año de crisis profunda

Aunque las autoridades del Ministerio de Salud sostienen que el porcentaje de abastecimiento se ha mantenido encima del 65 por ciento luego de una crisis en abril, la supervisora de hospitales de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), Zulma Calderón, asegura que no ha superado ese nivel, lo cual es confirmado por un empleado del centro asistencial, cuya identidad es resguardada.

A decir de Calderón, la Magistratura de Conciencia ha documentado durante un año la crisis, que calificó como "profunda" y la más grande de las últimas dos décadas.

Siempre ha habido dificultades, pero ahora afecta a los servicios básicos; considero que es la peor condición en la que el hospital ha estado por la falta de recursos económicos.
Zulma Calderón
, jefe de Supervisión Hospitalaria de la PDH.

Calderón resalta que hay personas que deben esperar por dos meses para ser operadas por la falta de material quirúrgico, equipo de rayos X descompuesto y otros factores. Además, afirma que el banco de sangre también se ha visto afectado, no por la ausencia de donantes, sino porque no hay bolsas para recolectar.

En más de una de las visitas no hemos encontrado bolsas para recolectar sangre y el abastecimiento del banco puede no ser el óptimo en esa situación, por lo que en esos momenos el personal le ruega a Dios que no haya un accidente múltiple porque no podría afrontarlo.
Zulma Calderón
, jefe de Supervisión Hospitalaria de la PDH.

* Con información de Marcia Zavala, Verónica Gamboa y Juan Manuel Vega.

28 de septiembre de 2015, 08:09

cerrar