Residencial Jardines del Norte vive con temor de ser un nuevo Cambray

Cuando la montaña cayó sobre las viviendas de El Cambray II, soterrando a cientos de familias, salieron a la luz numerosos residenciales que estaban en una situación similar de riesgo.

Uno de esos casos es el de los casi 600 vecinos que habitan en la colonia Jardines del Norte, en la zona 18, y que viven atemorizados, pensando que en cualquier momento sus viviendas pueden verse destruidas en el fondo del barranco.

Con la intención de cambiar la historia, los vecinos llevan organizándose durante dos años cuando comenzaron a ver los primeros daños en sus viviendas como grietas, humedades y hundimientos. En esa misma época, otros decidieron huir del área perdiendo su inversión, pero sin poner en peligro su vida.

A título personal, yo sí responsabilizo al ejecutor del proyecto y a la municipalidad de Guatemala que fue quién lo aprobó.
Paola Cárdenas
, vecina afectada

"De haber sido conscientes de ese peligro, creo que ninguno hubiéramos comprado", lamentó Paola Cárdenas, una de las representantes de los vecinos.

Mientras tanto, los vecinos complementan su día a día escuchando en la madrugada cómo truena la tierra y cómo corre el agua por muros de contención que deberían estar perfectamente cimentados.

Y ahora, que vuelven de nuevo las lluvias, se temen lo peor.

El residencial

El proyecto se inició hace 18 años con la Inmobiliaria Motagua y después terminó la ejecución la empresa Olympus Ventas Inmobiliarias, cuyo representante legal es Alan Richard Cruz Turnes (número de colegiado 2827), según aparece en el portal Guatecompras.

La obra se divide en tres sectores, de los cuáles dos de ellos están edificados. "Era un lugar bonito y económico (60 mil quetzales)", recuerdan sus vecinos, que lamentan tener que dejar sus proyectos de futuro.

El tercer sector está asfaltado y tiene divididos los espacios donde irían los lotes. Sin embargo, afotrunadamente, nunca se llegó a terminar ese sector, porque algunas partes de la carretera están hundidas en el barranco.

Aún así, a la fecha, la inmobiliaria Alta Gama ofrece el terreno a una constructora para edificar 143 lotes por 18 millones de quetzales.

Además, la colonia no cuenta con planta de tratamiento, lo que supone un gran riesgo de contaminación.

Los daños

Paseando por la colonia, a la vista quedan las grietas en los muros de las viviendas y los hundimientos en la carretera que, según un informe de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), estarían provocados por exceso de aguas subterráneas en el cerro.

Además, esa teoría tendría sentido dado que en la parte baja existen tres lagunas naturales que podrían abastecerse de esa agua.

La USAC realizó 13 pozos para analizar la calidad del suelo donde se cimenta el proyecto. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)
La USAC realizó 13 pozos para analizar la calidad del suelo donde se cimenta el proyecto. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)

Según la opinión de ingenieros expertos, se recomienda que la última habitación de las casas no se usen por riesgo de deslave.

Además, las laderas no cuentan con muros de contención construido con los estándares internacionales, lo que provoca que se aparezcan agujeros en los supuestos muros que se llenan de lodo en época lluviosa.

Los avisos

Según los vecinos, la Conred estará llegando esta semana para hacer evaluaciones individuales y así realizar un dictamen definitivo.

"Los vecinos ya han sido avisados de los riesgos y son conscientes", señaló la representante.

Aviso emitido por la municipalidad de Guatemala. (Foto: Soy502)
Aviso emitido por la municipalidad de Guatemala. (Foto: Soy502)

Sin embargo, no dejarán sus casas hasta que no tengan una reubicación. La regencia norte de la municipalidad envió la recomendación de evacuar a unas 25 familias.

"Se le hace del conocimiento para que usted pueda adoptar las medidas que considere pertinentes", señala la carta firmada por Alicia de Morán, regente norte de la Municipalidad de Guatemala.

El objetivo es buscar la forma en que sean reubicados antes de que pase una catástrofe. La alcaldía ya les ha propuesto un salón en la zona 18 y les dará una frazada, un catre y un kit de limpieza por familia. Sin embargo, los vecinos no están dispuestos a dejar su casa por esa oferta.

05 de mayo de 2016, 09:05

cerrar